Tras la sentencia del Tribunal Supremo, que obliga a la distribuidora Iberian Partners a readmitir a todos los empleados afectados por el expediente de regulación de empleo (ERE) de su planta de Fuenlabrada, parte de los trabajadores se ha enrocado, mientras otros ven que la resolución judicial abre un camino para negociar con la compañía.

El Supremo ha avalado el criterio de la Audiencia Nacional [sentencia disponible más abajo], en contra del ERE de Coca Cola Iberian Partners (CCIP) que dejó a más de 800 trabajadores en la calle. Pero la cuestión es si quieren volver a currar y cómo quieren hacerlo.

La intención de la empresa es reconvertir la planta de Fuenlabrada en un centro logístico

La intención de la empresa es reconvertir la planta de Fuenlabrada para que pase a ser un centro logístico, una “singular plataforma de I+D”, un “proyecto vanguardista”, como ha explicado la compañía en un comunicado. Eso no le ha gustado a todo el mundo.

En el seno del comité de empresa, Comisiones Obreras se ha instalado en una línea dura. En varios comunicados han criticado que la planta vaya a reorientar su actividad y que los empleados no vuelvan exactamente a sus puestos anteriores sino a unas tareas nuevas. Y también han cargado contra Coca Cola porque no se están produciendo negociaciones con los sindicatos para tratar los flecos de la reapertura, aunque la compañía lo haya afirmado.

“Como miembros del comité no hemos hablado”, ha confirmado a SABEMOS Rafael Romero, representante sindical de UGT en el comité de empresa, quien critica la posición maximalista de CCOO, mayoritaria en el campamento de afectados por los despidos.

“Nosotros estamos por la negociación, por abrir un camino de diálogo para buscar la mejor solución para todos”, comentan desde UGT

“Nosotros estamos por la negociación, por abrir un camino de diálogo para buscar la mejor solución para todos. Si abren la planta y me dan el mismo trabajo que tenía antes, perfecto. Pero lo veo bastante difícil, por sentido común lo veo prácticamente imposible”, ha indicado.

Rafael está esperanzado con el horizonte que se abre para los trabajadores, que en algunos casos han llegado a acuerdos de indemnización con la empresa. De ejecutarse la sentencia, estos empleados tendrían que devolver el dinero del paro que han estado recibiendo, mientras que los que se prejubilaron habrían de volver a trabajar. Eso no le interesa a todo el mundo, y la empresa lo sabe.

Iberian Partners coincide con la opinión de Rafael, que defiende que la resolución judicial se aplique con flexibilidad y que los empleados puedan elegir si reintegrarse o no en la planta. Porque no todo el mundo quiere trabajar en Coca Cola.

Foto: Flickr – Leo Hidalgo