En nuestro día a día compartimos imágenes, comentarios e informaciones a través de las redes sociales. Lo hacemos sin más, sin pararnos a pensar que esta práctica tan habitual puede ayudar a predecir el futuro de la bolsa, Eurovisión o un partido de fútbol.

No es ninguna locura, pues en diferentes ocasiones ya se ha recurrido a los datos de búsqueda que registra Internet, así como a las publicaciones en las redes sociales para hacer predicciones sobre resultados de partidos de fútbol, elecciones o entregas de premios. De este modo, analizando los presagios que millones de usuarios realizaron a través de sus redes sociales y sus búsquedas, Bing dio como ganador del Festival de Eurovisión a Måns Zelmerlöw, con su tema Heroes, antes de que el espectáculo comenzase.

Los datos son sometidos a un específico análisis llevado a cabo por equipos de expertos que siguen complejos modelos de matemática predictiva para adelantar los resultados. Un sistema con el que Bing ya consiguió averiguar el desenlace de la Copa del Mundo de Fútbol de Brasil, la Superbowl, los Globos de Oro, el referéndum por la Independencia de Escocia y las últimas elecciones legislativas de Estados Unidos. Además, el buscador ya se atreve a predecir quién será el próximo campeón de la Champions League, el F.C. Barcelona, aunque el resultado puede variar hasta el mismo día del partido.

Twitter, todo un adivino

Twitter se convierte en la principal fuente para conocer consecuencias del futuro, pues además de poder adelantar los resultados de competiciones y premios, permite predecir con antelación, nada más y nada menos, que la evolución de la bolsa. Parece ser que los estados de ánimo tienen mucho que ver con las finanzas.

Fue a mediados de la década de los 2000 cuando comenzó a utilizarse Twitter como herramienta para determinar los cambios en la bolsa, aunque no sería hasta el año 2010, cuando un estudio de la Universidad de Indiana revelase que efectivamente el estado de ánimo de los usuarios podía servir para realizar estas predicciones. Se dedujo que ante un público pesimista lo ideal es invertir, mientras que si los tweets son optimistas lo mejor es no comprar o incluso vender.

Hay quien ha sabido ver en estas predicciones todo un negocio. MarketPhysch es una empresa que utiliza Twitter para conocer información sobre la bolsa para después ofrecérsela a sus clientes, pues gracias a los datos obtenidos pueden asesorar para que éstos inviertan en unos u otros valores. Del mismo modo nos encontramos con el supermercado estadounidense Walmart, que conoce tendencias de compra de la población por medio de las publicaciones que hacen los usuarios de Twitter y las utiliza para aumentar sus ventas. 

Google, sus predicciones y tendencias

Otro buscador, Google, también juega a adivinar el futuro, aunque quizás no con tanta certeza como debiera, pues si tecleamos en el buscador “elecciones generales 2015” Google nos adelanta que se celebrarán en España el domingo día 20 de diciembre, cuando aún se desconoce la fecha y la mostrada corresponde con el día límite para su convocatoria. Pero, ¿y si Google está en lo cierto y las elecciones no llegan hasta diciembre?, seguramente recursos para realizar predicciones tenga por lo que habrá que esperar para ver si está en lo correcto o se equivoca.

Frente a Bing Predicts, la herramienta con la que Bing muestra sus predicciones, Google cuenta con Trends, que no muestra resultados sino tendencias. Google Trends recoge las palabras más buscadas, los términos más utilizados en Internet, aportando datos sobre en qué ciudad estos conceptos han sido más usados y durante qué periodo de tiempo. Podemos comparar diferentes términos, al igual que conocer también resultados que tengan que ver con Youtube. Son estas tendencias las que analizadas de forma correcta pueden ayudarnos a conocer el futuro.

Imagen | srgpicker en Flickr