Los mayoristas extranjeros que operan en Grecia están presionando a los hoteleros del país para incluir en sus contratos cláusulas en caso de que el país heleno se declare en bancarrota, de modo que puedan afrontar cancelaciones sin retribuir el coste.

Organizadores de eventos internacionales han introducido cláusulas de suspensión de pagos como condición impuesta a la firma del contrato, que incluyen también la compensación en casos de desastre natural, según una información del diario Ekathimmerini, recogida por Europa Press. Un medida que podría trasladarse a los alojamientos a lo largo de los próximos meses y de cara a firmar los acuerdos para 2016, como condición por parte de los touroperadores, en caso de que Grecia abandone la Eurozona.

El ministro del Interior de Grecia, Nikos Voutsis, ha hecho saber este domingo que el país se ha quedado sin dinero para devolver al Fondo Monetario Internacional (FMI) el plazo correspondiente al mes que viene. Voutsis recordó que los cuatro pagos correspondientes al mes de junio ascienden a 1.600 millones de euros. “No vamos a entregar ese dinero porque no hay dinero que entregar”, señaló. El ministro indicó también que Atenas no tiene intención de pedir un crédito adicional. “Ni lo estamos buscando, ni lo queremos, ni es nuestra estrategia”, afirmó.

Mayor incertidumbre

El posible incremento del IVA, también es visto con preocupación por el sector, dado que países como Turquía pueden salir beneficiados ante el encarecimiento en Grecia. Representantes de asociaciones turísticas advierten de que, si se introducen más tasas, las más afectadas serán las pequeñas y medianas empresas, que conforman el grueso de la oferta en el país y verán su posición debilitada en la negociación con clientes extranjeros.

Según el presidente de la Asociación Profesional de Turismo (SETE), Andreas Andreadis,  “una subida del 120% para el sector turístico dejaría a Grecia fuera de la competencia“. “Más de 200.000 puestos de trabajo se perderían en 2016”, recalcó.

La situación incierta del país también ha afectado al número de turistas internacionales llegados a Grecia por vía aeroportuaria (un 22,1% menos de entradas en el aeropuerto de Kos, una caída del 31,1% en Mikonos y un descenso del 7,4% en el aeropuerto de Creta. No obstante, a nivel global el descenso se compensó con un aumento del 21% en las llegadas por el aeropuerto de Atenas durante el cuarto mes del año.