La resaca de las Elecciones autonómicas y municipales permite vislumbrar algunas claves. El batacazo del PP muestra no obstante un suelo tan alto que les permite ganar en la mayoría de territorios; gran triunfo de los indignados en las grandes capitales y remontada del PSOE en algunos de sus feudos.