La compañía aérea, que pasará a denominarse Malaysian Airlines Berhad (MAB) en septiembre, anuncia un drástico plan de reestructuración que contempla la salida de un tercio de su plantilla.

Malaysia Airlines comunicará a partir de este miércoles los despidos para un tercio de la plantilla, entre 5.000 y 6.000 trabajadores, según consta en el plan de reestructuración de la aerolínea para crear una nueva compañía. Los trabajadores dispondrán de una semana para aceptar o negociar los nuevos términos contractuales y aunque en principio se ha fijado entre los 5.000 y 6.000 los despidos, esta cifra podría ampliarse hasta los 8.000, según informan medios locales.

Este lunes se ha dado a conocer el nombramiento de Dato Mohammad Faiz Azmi, como nuevo administrador de la aerolínea, que operará bajo una nueva marca el próximo 1 de septiembre, de forma que pasará a llamarse Malaysian Airlines Berhad (MAB), frente a la denominación actual de la compañía Malaysian Airlines System Berhad (MAS en sus siglas en inglés), informa Europa Press. El consejero delegado de MAS y de la nueva MAB, Christoph Mueller, asegura que “todos los vuelos, previsiones y reservas continuarán operando con normalidad” al mantener el compromiso con sus clientes.
 

Tragedias y pérdidas

En agosto de 2014, el Gobierno decidió comprar por medio de su fondo de inversiones Khazanah National Berhad la empresa aérea MAS por 1.381 millones de ringgit (298,6 millones de euros), a causa de los daños de los dos accidentes de aviones de 2014.

El pasado año, en el mes de julio, MAS tuvo que afrontar el derribo del avión MH17 en Ucrania, con un total de 298 fallecidos, además de la desaparición de un Boeing 777 –el vuelo MH370–  el 8 de marzo de 2014, con 239 pasajeros personas a bordo.

La aerolínea malasia registró ‘números rojos’ durante los tres últimos años, incluidas pérdidas de 307 millones de ringgit (74 millones de euros) en el segundo trimestre del pasado año, un 74,5% más.  Khazanah Nasional Berhad incluye como parte de la reestructuración una inversión de hasta seis millones de ringgit malasio (1,5 millones de euros) en la aerolínea bandera.