En 1939 todavía no había llegado 1951.Obvio. Y como no había llegado 1951, tampoco existía la Convención del Estatuto de Refugiados de Ginebra . En 1939, España había salido de una guerra y Europa entraba en otra, y tanto a un lado como otro de los Pirineos, ser un refugiado de guerra era lo más parecido a ser un paria sin derechos.

Según las diversas estimaciones, cerca de medio millón de españoles atravesaron la frontera en febrero de 1939 a causa del avance de las tropas franquistas. El país de acogida, Francia, no sólo atravesaba una grave crisis económica desde el crack de 1929, sino un auge de la ultraderecha del que se aprovechó el primer ministro Édouard Daladier para jugar la baza de la xenofobia contra los refugiados como forma de medrar políticamente. Los españoles huidos del desastre eran sospechosos y, encima, costosos.

 

Refugiadas españolas en el campo de concentración francés de Saint Cyprien

Entre los que optaron por regresar a España y los que huyeron a causa del inicio de la guerra mundial, en 1940 sólo quedaban alrededor de 130.000 refugiados españoles en Francia, 50.000 de los cuales se vieron atrapados por la caída de París a manos de los nazis en junio de 1940 y acabaron en Mauthausen y en otros campos de concentración, con la triple complicidad de los regímenes fascistas de Alemania, España y Francia

En cuanto a los 80.000 refugiados restantes, se convirtieron en un estorbo para el gobierno francés de la “zona libre”, que no sabía cómo quitárselos de encima y a los que conminaba a participar en la defensa o, en caso contrario, a regresar a su país. Como es bien sabido, alrededor de 20.000 refugiados españoles fueron finalmente acogidos, gracias al apoyo de la Cruz Roja Internacional, por el presidente mexicano Lázaro Cárdenas.

Los hechos relatados sucedieron entre 1939 y 1940. Aún no había Convención de 1951.

Nos encontramos en 2015. La Convención tiene más de 60 años. España es Estado parte de ella desde 1978. En Siria también hay una guerra civil desde hace más de cuatro años, a causa de la cual cerca de cuatro millones de personas se han visto obligadas a refugiarse en los países vecinos, donde, según el Alto Comisionado de ACNUR, António Guterres, “son cada vez más pobres y vulnerables, al tiempo que sus condiciones de vida se están deteriorando drásticamente”.

 

 

Mujeres y niños en el campo para refugiados sirios de Adiyaman, en Turquía

“Muchas personas ya hablan de fatiga de los donantes. Pero, ¿quién está hablando de la fatiga de los países y las comunidades que han estado soportando la peor parte de esta crisis masiva durante los últimos cuatro años? Estos países y comunidades se encuentran peligrosamente al límite de su capacidad y el apoyo internacional está lejos de seguir el ritmo de las crecientes necesidades”, declaró Guterres el pasado mes de marzo en Kuwait. 

“El número de refugiados sirios registrados en el Líbano sería el equivalente a que 22,5 millones de refugiados llegaran a Alemania y 88 millones a los Estados Unidos”, prosiguió el alto comisionado. Aparte, “Jordania está afrontando una situación similar debido al gran crecimiento de población. Turquía ya ha gastado 6.000 millones de dólares en asistencia directa a los refugiados y ha emitido un decreto histórico que da acceso a los sirios al mercado de trabajo. Irak, por su parte, se ha visto completamente envuelto en el conflicto sirio y acoge a refugiados sirios junto a 2,5 millones de sus ciudadanos que se han convertido en desplazados internos desde comienzos de 2014″

En estas condiciones, según Guterres, “no sorprende que haya más refugiados que se estén viendo obligados a trasladarse a otros lugares más lejanos” y, desde enero, “15.000 personas han cruzado el Mediterráneo para buscar protección en Europa”.

Según los datos de Eurostat del pasado 12 de mayo sobre la acogida de refugiados en los países de la UE, “los sirios, cuyo número casi se ha duplicado en comparación con 2013 y cuadruplicado desde 2012, representaron en 2014 el grupo más amplio de beneficiarios del estatus de asilo en cerca de la mitad de los Estados miembros”.

Alemania se ha comprometido a acoger a 30.000 refugiados sirios. España, a 230

En todo caso, según Amnistía Internacional (AI), la respuesta de la comunidad internacional a la crisis de refugiados de Siria es “vergonzosa”. “Países como Líbano, Turquía, Jordania, Irak o Egipto han acogido a casi el 97 por ciento de los cuatro millones de personas refugiadas”, mientras en el resto del mundo “sólo se ha ofrecido cobijo para el 1,7 por ciento restante”. La Unión Europea “tan solo se ha comprometido a reasentar a un mísero 0,17 por ciento”. “Salvo Alemania, que ha prometido 30.000 plazas por medio de su programa de admisión humanitaria, Europa está dando la espalda a los refugiados de Siria”, lamentó AI en un comunicado difundido a finales de 2014.

¿Y qué pasa con España, ese país cuyo ministro de Exteriores considera excesiva la cuota del nueve por ciento propuesta por la Comisión Europea para la acogida de los solicitantes de asilo que ya se encuentran en territorio europeo, a pesar de acoger en la actualidad menos del uno por ciento del total de refugiados en Europa? ¿Qué ocurre con ese país cuyo ministro del Interior se atreve a asegurar que las personas devueltas en caliente “no tienen derecho a asilo”?

Según Amnistía, la respuesta española a la crisis de los refugiados sirios “deja mucho que desear, ya que sólo ha ofrecido 130 plazas para reasentar personas refugiadas procedentes de Siria entre 2013 y 2014”, que se unen a las otras 130 aprobadas por el Consejo de Ministros para 2015. “Si Líbano, con una población de 4,5 millones de personas, acoge a alrededor de 1,1 millones de refugiados sirios, España podría y debería actuar mejor y, en línea con los acuerdos internacionales sobre reparto de cargas y responsabilidades, reasentar a un número mucho mayor de personas de lo que ha ofrecido hasta ahora”, advirtió Eva Suárez-Llanos, directora adjunta de Amnistía Internacional en España.

España es uno de los países de Europa en que es más difícil solicitar asilo político

Los datos sobre refugiados sirios son extrapolables a los procedentes del resto del mundo. Según Eurostat, la UE concedió en 2014 alrededor 185.000 solicitudes de asilo, una cifra casi un 50 por ciento superior a la 2013. Pues bien, en este mismo periodo, España recibió 5.947 solicitudes de asilo (sobre todo de Siria, Ucrania y Malí) y se concedieron 1.583, el 26 por ciento. Esta cantidad sólo representa apenas el uno por ciento de las solicitudes en el conjunto de la UE (en Alemania hubo 173.075 solicitudes, con 47.555 concesiones).

Detrás de estos datos se revela que España es uno de los países de Europa en los que es más difícil solicitar asilo político. Las dos misiones de investigación llevadas a cabo por Amnistía Internacional en octubre de 2014 revelan que las condiciones de acogida y las limitaciones impuestas sobre la libertad de movimientos de los solicitantes de asilo en Ceuta y Melilla “influyen en que estas personas desistan de solicitar asilo”.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) también ha denunciado las “enormes dificultades para acceder al procedimiento de protección internacional en los centros de internamiento de extranjeros (CIE), en los puestos fronterizos y en las costas”, en los que “se han detectado múltiples irregularidades que tienen que ver, esencialmente, con el derecho a una asistencia jurídica especializada”. Por ello, denunció, muchos de los solicitantes, conocedores de este problema, se trasladan directamente a Alemania y a los países nórdicos para iniciar los trámites.

En declaraciones a SABEMOS, la coordinadora del área de incidencias de la CEAR, Nuria Díaz, ha calificado de “alarmante” la tendencia del ministro José Manuel García-Margallo a confundir, en sus declaraciones, “inmigrantes” con “refugiados”, como si se tratase de dos términos intercambiables, cuando, “según datos oficiales de FRONTEX y de ACNUR, el 80 por ciento de las personas que llegan a Europa son potenciales refugiados y el 60 por ciento de los que llegan a Ceuta y Melilla son también potenciales refugiados”. “El discurso político es que son inmigrantes económicos, pero no es así. Esto forma parte del intento de evadir los compromisos de España con los derechos humanos y el Derecho Internacional”, denunció.

 

Nuria Díaz

 

Asimismo, Nuria Díaz lamentó que entre los argumentos esgrimidos por Margallo para rechazar la cuota de refugiados propuesta por la UE figure el  de los “recursos ingentes” que está destinando España para “taponar” las vías de inmigración desde Marruecos, Mauritania y Senegal.

La política española, según la responsable de CEAR, consiste en la “externalización de las fronteras” a través de acuerdos de cooperación con terceros países para controlar las fronteras. Como resultado de ello, advirtió, las personas que intentan llegar a España “se ven atrapadas en sus países de origen, donde sus vidas corren peligro y donde no se les garantiza el derecho a pedir asilo”. En definitiva, denunció, el número de refugiados acogidos en España está “muy por debajo de la media” de la Unión Europea, incluso si se toman como referencia las cuotas propuestas por la CE, que son “completamente insuficientes pero al menos suponen un paso”.

En un sentido similar, la organización humanitaria Save the Children se ha mostrado muy crítica con las declaraciones de García-Margallo en las que afirmó que los criterios propuestos por la Comisión Europea para repartir el número de demandantes de asilo no son “proporcionados, justos ni realistas” y no han tenido en cuenta el problema del desempleo en España. “La situación económica del país no puede ser excusa para no acoger a más refugiados”, declaró Ana Sastre, directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Save the Children.

“Hay países de fuera de la Unión Europea que están acogiendo cantidades muy superiores de refugiados con situaciones económicas mucho peores que la nuestra”, agregó. “Jordania, por ejemplo, con una situación económica débil, actualmente está acogiendo a 700.000 refugiados sirios. Desde que comenzó la actual crisis de refugiados de Siria, España solamente ha ofrecido 260 plazas de reasentamiento para los refugiados de este país”.

Un grupo de organizaciones no gubernamentales (Amnistía Internacional, Save the Children, Oxfam Intermón, Acción contra el Hambre y Alianza por la Solidaridad) reclamó a finales de 2014 al Gobierno español que amplíe “significativamente” la cifra de refugiados, que constituye uno de los programas de reasentamiento “más escasos” de los ofrecidos por Europa y “está muy por debajo de las acuciantes necesidades de esta población”

“España está muy por debajo de la cuota justa que le corresponde -5.982-, concretamente un 2% del total” de refugiados sirios, denunció Oxfam, que lamentó que España no hubiera asumido “ningún nuevo compromiso” en la Conferencia de Ginebra convocada por esas fechas por ACNUR, en la que los gobiernos debían comprometerse a reasentar o proporcionar otras formas de admisión humanitaria a los refugiados de Siria. Todo ello a pesar de que, como precisa Nuria Díaz, la situación de los solicitantes de asilo sirios en España es “más favorable” que los de otros países, como Ucrania o Malí.

El derecho de asilo está reconocido en España en el artículo 13 de la Constitución y está desarrollado por la Ley reguladora del Derecho de Asilo y la Protección Subsidiaria, todo ello en el marco de la citada Convención de Ginebra de 1951 y del Protocolo de Nueva York de 1967. Asimismo, el artículo 14 de la Declaración Universal de Derechos Humanos establece claramente que, “en caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país”.

Pese a todo, el capítulo dedicado a los derechos humanos que figura entre los objetivos declarados por el Gobierno para los dos años de pertenencia de España al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas no hace ni una sola referencia a la situación de los refugiados en el mundo. Tampoco se incluye el tema de los refugiados entre las prioridades de política exterior y cooperación internacional del Ministerio de Asuntos Exteriores relativas a los derechos humanos

 

Imágenes | http://todoslosrostros.blogspot.com.es. http://acnur.es/emergencia-en-siria. CEAR