Hoy se cumplen 35 años del lanzamiento del primer gran videojuego de la historia. Que sí, que antes ya existían el Pong y el Space Invaders, pero ninguno de ellos ha marcado tanto como Pac-Man.

 

Creado por Toru Iwatani, Pac-Man fue lanzado el 22 de mayo de 1980 por Namco, al igual que Galaxian y Galaga, y hoy en día Soul Calibur, Tales Of Symphonia y Tekken.

Pac-Man es el juego de máquina arcade más vendido de la historia (400000 máquinas vendidas en sus dos primeros años) y se ha convertido en un icono de la cultura popular que aún hoy sigue influyendo. En cierta forma, son sus hijos juegos como Doom, Wolfenstein 3D… incluso el primer Grand Theft Auto (GTA), atropellando peatones mientras somos perseguidos por la policía.

Treinta y cinco años después, la franquicia sigue produciendo videojuegos (más de 25 ya, con apariciones como invitado en otros juegos como Mario Kart Arcade, Street Fighter o Super Smash Bros), tiene en su historia juegos de mesa, toneladas de merchandising, series de televisión… incluso una de ellas producida por Avi Arad, el productor del Spiderman de Sam Raimi! (y del Nick Furia de David Hasselhoff, por cierto).

En breve, Pac-Man dará el salto a la gran pantalla en Pixels, película dirigida por Chris Columbus (Harry Potter, Solo en Casa) protagonizada por Peter Dinklage (Juego de Tronos, Nip/Tuck), Adam Sandler (Niños Grandes, Little Nicky) y Sean Bean (El Señor de los Anillos, Silent Hill). La historia es un tanto peculiar, atentos: En 1982, la NASA lanzó al espacio una cápsula con imágenes de la vida y la cultura en la Tierra (a lo que yo siempre digo “mala idea”). Los alienígenas a los que llega lo interpretan como una declaración de guerra y atacan la Tierra utilizando los videojuegos como modelos para sus ataques, incluyendo a Pac-Man y Donkey Kong. Y así, la única esperanza de la humanidad reside… ¡en los retrogamers! Ahí queda eso.

Concluyamos este homenaje a este personaje, basado en una pizza a la que faltaba un pedazo, con una cita de Marcus Brigstocke, humorista inglés, erróneamente atribuída en la red a un portavoz de Nintendo:

“Si Pac-Man nos hubiera afectado de niños, ahora estaríamos corriendo por cuartos oscuros, masticando píldoras y escuchando música electrónica repetitiva”.