La salida de Santander del accionariado de NH Hotels hacía prever que Rodrigo Echenique (hombre fuerte del banco) tenía las semanas contadas como presidente de la cadena. Pero los accionistas quieren que siga al frente.

“Rodrigo es ante todo un caballero, y hoy lo ha demostrado otra vez”. Lo dice una persona que conoce bien a Rodrigo Echenique y la nueva demostración de caballerosidad a la que se refiere es su decisión de poner su cargo como presidente no ejecutivo de NH Hotels a disposición del consejo de administración tras la salida del accionariado de la cadena de Santander.

Santander ha cerrado hoy mismo la venta de la participación del 8,56% que tenía en el capital de NH mediante una colocación acelerada entre fondos de inversión por 153 millones de euros. Con la operación, el grupo comandando por Ana Botín sale del accionariado de la compañía y lo hace apenas cinco meses después de entrar. Y, claro, la salida de Echenique, hombre fuerte de Santander, se daba por hecho. Quizá no sería inminente, pero en semanas acabaría abandonando el grupo. Pues parece que no será así.

Tras la operación de venta, Echenique ha puesto su cargo a disposición del consejo, pero, al tiempo, ha comunicado su interés por mantenerse como presidente no ejecutivo. El consejo de administración del grupo hotelero ha ratificado hoy mismo, y por unanimidad, su continuidad como presidente no ejecutivo. Así que las quinielas que ya habían aparecido en los mentideros del sector –apuntando la posibilidad de que el grupo chino HNA (principal accionista de NH) designara su propio presidente o incluso que se volvieran a unir las figuras de presidente y consejero delegado- se cierran de manera anticipada. Al menos durante un tiempo.

¿Por qué seguirá al frente del grupo Echenique tras la salida del banco del accionariado? Por un lado, porque el interés de Santander en la buena marcha de la cadena sigue vigente (que no es otro que el hecho de que Hesperia, accionista de NH, pueda cancelar el crédito que le vincula al banco). Por otro, porque los accionistas del grupo hotelero –con la china HNA a la cabeza- entienden que tener sentado en el consejo a una figura ascendente en uno de los grandes bancos europeos y latinoamericanos sólo puede abrir puertas y ofrecer ventajas. Y, además, por otro tema no menor: la relación personal de Echenique con los dirigentes de HNA es magnífica.

El interés de Santander

NH designó en noviembre de 2012 como nuevo presidente no ejecutivo a Rodrigo Echenique, un hombre de Santander, y que en los últimos meses además ha ido ganando peso en el banco (hoy es vicepresidente y consejero ejecutivo tras las últimas remodelaciones de la cúpula emprendidas por Ana Botín).

Santander entraba así hace dos años y medio en el consejo de administración de la cadena para velar de cerca por sus intereses en la marcha del grupo. Unos intereses indirectos, pero importantes: Santander era, y es, el principal acreedor de Hesperia (que aún arrastraba la deuda asumida, principalmente, en su antigua aventura de opas hostiles para tomar el control de la propia NH… sin éxito). En ese momento, NH se ahogaba en los números rojos (perdió 292 millones en 2012) y Santander, ante la perspectiva de que Hesperia no pudiera afrontar el pago de la deuda, impulsó la presencia directa de Echenique como presidente no ejecutivo.

El pasado diciembre, Santander, como parte del acuerdo de refinanciación de la deuda de Hesperia, ejecutó parte de las garantías vinculadas al crédito y se quedó con casi la mitad de la participación de Hesperia en NH, un 8,56%. Hesperia mantiene una participación del 9,1% y el paquete sigue pignorado. Así que el interés de Santander por la buena marcha de NH se mantiene.

El interés de los accionistas

El principal accionista de NH es hoy el grupo turístico chino HNA, que controla un 29,5% del capital. Le sigue Hesperia que, tras ceder una parte al Santander, aún controla ese 9,1%. La confluencia de intereses entre Hesperia y Santander/Echenique se da por supuesta. Pero la relación del grupo HNA con Echenique es, según fuentes cercanas, realmente magnífica y lo es desde su entrada en el accionariado de la cadena.

Echenique se implicó personalmente en la negociación para la entrada de HNA en el capital de NH y la relación con los dirigentes del grupo chino fue asentándose. Viajes, reuniones… El grupo turístico oriental está encantado con el presidente no ejecutivo de NH desde un punto de vista personal, pero además su presencia ofrece una plataforma inmejorable para abrir puertas.

Echenique es una figura ascendente dentro de Santander. En los últimos meses ha ido asumiendo nuevas responsabilidades impulsado por la nueva presidenta del banco, Ana Botín, y ahora ocupa una vicepresidencia y es también consejero ejecutivo. Y tener como presidente de NH a un representante importante del mayor banco español y uno de los principales del mercado europeo y latinoamericano es una baza que los accionistas no quieren desaprovechar.

NH ha tenido tres presidentes en cuatro años. Gabriele Burgio ocupó el cargo durante dieciocho años y dejó la compañía en 2011. Entonces, Caja Madrid y Bancaja –que ya habían sellado su fusión fría- controlaban un 16% del capital de la cadena y promovieron la sustitución de Burgio por Mariano Pérez Claver, un hombre fuerte de Caja Madrid. Menos de dos años después, con Bankia ya en horas bajas, se produjo el movimiento de Santander/Hesperia que acabó por encumbrar a Echenique.

Tres presidentes en cuatro años. Y aunque muchos daban (dábamos) por hecho que no tardaría en haber un cuarto presidente que se sumara a la lista, parece que no será de manera inminente.