De los 92 millones de abonados a los servicios de televisión online, como Netflix y Amazon Prime, en 2014, se pasará a los 332 millones en 2019 en todo el mundo. Unos datos optimistas que recogía Juniper Research y que muestran la tendencia del mercado hacia una televisión a la carta.

En EE.UU. siempre parecen ir un paso por delante, y si hablamos de Internet televisión estas apariencias se confirman. Netflix, con un increíble éxito en Norteamérica pronto aterrizará en España, donde Filmin y Wuaki.tv son plataformas de referencia en la televisión online y a la carta, pero se encuentran a años luz de conseguir los éxitos que esta televisión obtiene en EE.UU.

El II Estudio Anual de IAB sobre TV Conectada y Vídeo Online recoge que en el año 2014 unas 4.500.000 personas disponían de Smart TV (un 13% más que en el año anterior) pero que tan solo un 48% de estos dispositivos era utilizado para conectarse a Internet. El cine y las series extranjeras son los contenidos más solicitados por los usuarios de la televisión inteligente, aunque también hay que decir que a los españoles no les gusta tener que pagar para acceder a los contenidos. Así, es Youtube (canal gratuito) la plataforma a la que más se accedió a través de la tele, mientras que las cadenas de pago y a la carta apenas llegan al 10% de usuarios en el caso de Yomvi de Canal+ y al 5% si hablamos de Wuaki.tv que ofrece un servicio online.

Teniendo en cuenta el crecimiento previsto de la televisión online dirigida por plataformas como Netflix, deberíamos confiar en que el mercado de las Smart TV también se encontrase con un mayor número de usuarios. España se ha convertido en uno de los países con mayor grado de penetración de la Smart TV (23%), por encima de Alemania (20%), Reino Unido (17%) y EE.UU.(16%), según el informe La Sociedad de la Información en España, que el pasado año presentaba la Fundación Telefónica, sin embargo, como ya hemos dicho no es el país que mayor uso hace de esta tecnología. 

Las tablets y smartphones, junto a los ordenadores portátiles, se han convertido en el principal soporte para visualizar contenido, acceder a Internet, participar en las redes sociales, y cómo no, ver televisión y series. Teniendo dispositivos que nos permiten hacer todo esto de una forma cómoda y rápida, la Smart TV se encuentra con grandes competidores a los que tan solo parece superar en tamaño de pantalla y calidad de imagen. Que se seguirán vendiendo televisores es seguro, lo que no está tan claro es que ese crecimiento se corresponda con el del número de abonados a los servicios de televisión online, que encontrarán a muchos de sus usuarios tras una pantalla de ordenador. 

¿Qué hacemos con la televisión de pago?

La alianza entre Movistar y Canal+ cuenta con más de 3.500.000 usuarios, por detrás se encuentran Vodafone y ONO con 783.000, y ya más lejanos a la cima se sitúan GolTV con 231.000, Telecable con 129.000, Euskatel con 110.000 y finalmente Orange con 109.000 clientes.  Pero a esto hay que sumar los servicios que prestan las compañías que permiten a los usuarios acceder a contenidos en streaming a través de Internet.

Frente a estos datos de la televisión de pago en España, señalar que a nivel mundial Netflix, que al parecer podría llegar este mismo año a la península, ya cuenta con 60 millones de suscriptores (más de la mitad estadounidenses). Ante tal situación solo cabe preguntarse si con la llegada de la plataforma que proveerá de películas y series online a España el mercado de las televisiones de pago se verá apartado y la muerte de la televisión más tradicional se adelantará.

En EEUU, el uso de la televisión de pago ha caído en favor de la televisión online que oferta un contenido amplio, de calidad y sin horarios, lo que supone una mayor libertad para el usuario a la hora de ver su película o serie favorita.

Quizá la supervivencia de la televisión de pago resida en la emisión de eventos deportivos, un negocio en el que aún no ha metido la cabeza la televisión por Internet. No tiene mucho sentido poder acceder a un partido de fútbol a la hora que mejor te venga, lo suyo es verlo en directo, por lo que aquí ganan puntos las ofertas de las televisiones de pago. Aunque desde Netflix ya han dicho que no descartan meter la cabeza en el mercado deportivo, por lo que las cosas se les podrían complicar a Canal+ y compañía, en el caso de que la televisión online ganase fuerza en España con la entrada de Netflix.

Imagen | gebugc en Flickr