“Un montaje vergonzoso, ridículo, surrealista, kafkiano, que demuestra que el régimen no tiene sentido común ni dignidad” . Con estas palabras ha definido el secretario general de la opositora Convergencia para la Democracia Social (CPDS), Andrés Esono, la acusación lanzada contra él de haber intentado introducir el virus del ébola en Guinea Ecuatorial.

“¿Quién no va a tener miedo cuando una dictadura irracional como la de Obiang te pone en el punto de mira?”, declaró este lunes el líder opositor a SABEMOS. El régimen presidido por Teodoro Obiang Nguema “quiere frenar la acción política del único partido de oposición legal y meterme en la cárcel, o algo peor, como colofón”, prosiguió. “Estoy en una situación de indefensión absoluta como persona y como dirigente político”, advirtió.

El líder de CPDS ha sido acusado de “comprar enfermos de ébola” para meterlos en Guinea

Según Esono, el país atraviesa una crisis económica, como consecuencia de la caída de los precios del petróleo, que ha llevado a “miles de ciudadanos” al paro y que ha dejado a Obiang “menos dinero para comprar voluntades y contentar a su círculo”. Por ello, la dictadura “tiene miedo a todo este descontento político y a la crisis económica y social, y a que la oposición real pueda explotar esta situación”.

El pasado 4 de febrero, un antiguo representante ecuatoguineano ante la Organización para la Alimentación y la Agricultura de la ONU (FAO), Crisantos Obama Ondo, acusó a través de Facebook a varios líderes de la oposición de haber viajado a mediados de enero a Guinea-Conakry, Sierra Leona y Liberia con el propósito de “negociar la compra del virus del ébola”, para lo cual habrían contactado con familiares de un paciente infectado con el fin de “embarcarlo en un vuelo a Guinea Ecuatorial como un miembro de la CAN”, la Copa Africana de Naciones de fútbol.

 

 

“Mientras el país se llena de orgullo por el trabajo de su selección y la organización general de los juegos de la can 2015 en Guinea Ecuatorial, se recibe información escalofriante sobre los intentos fracasados de un grupo de opositores al régimen de Malabo residentes en España, Francia, Gabón y otros y de los partidos políticos Cored, PP, CPDS, quienes según dichas fuentes, viajaron a Liberia, Sierra Leona y Guinea-Conakry por separado, en grupos de dos personas por grupo y por país, los días 10, 11, 12, 13 y 14 de enero para negociar la compra del virus del ébola e introducirlo en Guinea Ecuatorial durante los juegos de la Can 2015”, se lee en el texto de Crisantos Ondo.

 

Crisantos Ondo 

 

“Tras la negativa de las autoridades sanitarias de dichos países, acudieron en uno de los centros de aislamiento de enfermos de Guinea-Conakry para negociar con los familiares de los enfermos de la compra de un enfermo y embarcarlo como un miembro de la CAF en un vuelo de Ceiba para Malabo desde Dakar, ofreciendo unos 150.000 euros a los familiares, un dinero procedente de fuentes igualmente dudosas”, prosigue el funcionario.

El enfermo sobornado, se llama Cherif Coulybaly, un granjero de 35 años, enfermo desde hace un mes. Pero la operación fue abortada por los servicios secretos de Senegal en coordinación con los de Guinea Conakry y Guinea Ecuatorial”, añade.

Según “las fuentes fidedignas” citadas por Ondo, los líderes que han participado “indirecta o directamente” son los exiliados Severo Moto y Armengol Engonga Ondo (ambos del Partido del Progreso), los dirigentes de CPDS Andres Esono, Celestino Okenve y Santiago Martin Engonga, entre otros, o representantes de la Coalición de Oposición para la Restauración de un Estado Democrático (CORED). La “operación” habría sido “coordinada técnicamente por Amadio Alfredo Buaki, del ilegalizado partido del progreso PP, como médico, y, a nivel financiero por Juan Cuevas, captador de fondos y amigo íntimo de Severo Moto”, asegura Ondo en su cuenta de Facebook.

El 19 de marzo, el antiguo representante ante la FAO reiteró sus acusaciones ante la televisión estatal e incluso aseguró que había sido informado por familiares de una víctima del ébola, a través de Facebook, de que varios líderes opositores les habían prometido “evacuar al paciente enfermo al extranjero” y entregar a la familia una cantidad de 150.000 euros.

A principios de abril, la página de Internet del Ministerio de Información se hizo eco de este caso afirmando que, “según algunos testigos que están siendo interrogados”, CPDS, “el extinguido Partido Popular (sic; su verdadero nombre es Partido del Progreso) y “la llamada” Coalición para la Restauración Democrática (CORED) “habrían intentado que un enfermo de ébola viajase a Guinea Ecuatorial para propagar la enfermedad” durante el desarrollo de la Copa de África de Naciones.

“Hay que recordar que fueron estos partidos también los que protestaron duramente contra la organización de la CAN 2015, y llevaron a cabo una campaña de boicot con panfletos y pintadas, e instrucciones a sus militantes para que realizaran diferentes acciones de sabotaje contra este evento futbolístico (el más importante del continente africano), que el Gobierno había decidido albergar por solidaridad”, continuaba la web del Ejecutivo de Obiang.

La página del régimen incluía también unas declaraciones de Daillo Coulybaly, hermano del citado Cherif Coulibay y”el ciudadano de Guinea-Conakry que, de alguna forma, ha destapado este tema“, en las que aseguraba que Andrés Esono le había ofrecido los 150.000 euros procedentes “de España o de Francia” para “llevar a su hermano Cherif, enfermo de ébola, a Guinea Ecuatorial durante la CAN”, e incluso afirmaba que el líder de CPDS le había advertido de que su vida correría “peligro” si “contaba” algo. “Pregunté si era una amenaza y respondió que era algo más que una amenaza”, añadía el hermano, siempre citado por la web de Obiang. Finalmente, debido a que su conciencia no estaba “tranquila”, decidió contactar por Internet con Crisantos Obama para relatarle los hechos.

Como consecuencia de estas acusaciones, CPDS presentó el pasado 2 de marzo una querella por calumnias contra Crisantos Obama Ondo ante el Juzgado de Instrucción de Malabo. El querellado ignoró hasta en dos ocasiones los emplazamientos ordenados por el juzgado con vistas al acto de conciliación y el 20 de abril el juez de instrucción firmó un “acta de no comparecencia” y autorizó la querella criminal del CPDS. Pese a todo ello, e ignorando la querella, según explicó Andrés Esono a SABEMOS, las autoridades iniciaron el 27 de abril (sólo una semana más tarde) una investigación contra él, que se tradujo en dos interrogatorios policiales, el último el 4 de mayo, y un auto judicial del 29 de abril por el que se le prohíbe salir de Malabo, la capital de Guinea Ecuatorial (a Esono no se le notificó el auto y sólo tuvo conocimiento el 2 de mayo, cuando la policía aeroportuaria le impidió viajar). El líder de CPDS está acusado de un delito contra la salud pública y de un intento de “propagación de una enfermedad con el fin de exterminar a la población”.

 

Acusacion del Gobierno contra Andrés.pdf

 

El abogado del líder opositor, el prestigioso activista por los derechos humanos Ponciano Mbomio, ha presentado un recurso contra el auto judicial, en el que se exige al juez que tenga en cuenta la querella autorizada el 20 de abril y se denuncian “los vicios, contradicciones, falta de pruebas y manipulaciones” de la acusación, según las palabras del propio Andrés Esono. El recurso de Mbomio ha sido desestimado y el caso podría pasar a la Audiencia.

 

Recurso de reforma y subsidiario de apelacion.pdf

 

En todo caso, Andrés Esono tiene bien claro que “el régimen ha ordenado que se celebre el juicio”. “No hay presunción de inocencia, no se exige la presentación de pruebas, porque no las hay”, salvo las que “han falsificado”, denunció. Sólo hay “tarjetas de embarque falsificadas a nombre de una persona que supuestamente viajó a Guinea Ecuatorial los días 20 y 28 de enero, muerta o viva”, añadió.

Según EG Justice, una organización internacional ecuatoguineana con sede en Estados Unidos liderada por el ilustre abogado Tutu Alicante, las evidencias policiales contra el líder de CPDS se basan en las declaraciones del propio Crisantos Ondo, en la declaración de Diallo Coulibaly (cuya filiación no se incluye), en una “nota confidencial” supuestamente escrita por el propio hermano del difunto, en varias tarjetas de embarque correspondientes a vuelos de Dakar a Malabo fechadas los días 20 y 28 de enero de 2015, “a nombre de otras personas diferentes a Andrés Esono”, y en una tarjeta de embarque a nombre del supuesto paciente que, aparentemente, viajó a Guinea Ecuatorial en dos ocasiones antes de morir.

El recurso del abogado de Esono indica, entre otros argumentos, que la compraventa de enfermos de ébola es “un delito imposible”. Los protocolos vinculantes para el tratamiento de los enfermos en Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia, recuerda, “no autorizan transacción alguna con dichos enfermos, por su estado de aislamiento total del resto de los seres aún no contagiados”, de forma que ”ni tan siquiera los familiares acuden a los lugares de enterramiento de enfermos de ébola”.

El juez admitió una querella por calumnias contra el acusador y, una semana más tarde, inició un proceso contra Esono basándose en esas mismas acusaciones

Por ello, “si realmente se pudiera vender un enfermo de ébola, serían los servicios sanitarios de los países afectados los que se ocuparían de tales transacciones, y no un familiar o familiares cuyos parientes se hallan en situación de aislamiento”, advierte Mbomio. “En un tema tan delicado como éste, ¿cómo puede la comunidad internacional asistir impasible, como si fuera normal comprar enfermos de ébola y traerlos a Guinea para causar un exterminio?”, se pregunta Andrés Esono.

En el mismo sentido, el recurso del abogado advierte de que, para admitir el supuesto delito del líder de CPDS, se deberían demostrar otros delitos o errores anejos, como la violación de las leyes internacionales por parte de Guinea-Conakry, la posibilidad de trasladar a un enfermo de ébola en un avión para pasajeros de la compañía ecuatoguineana Ceiba Internacional o la actuación de Diallo Coulibay “como un delincuente que trafica con la vida de su familiar” y que, encima, tendría “la osadía de denunciar el incumplimiento de pago por la venta de su hermano”.

Andrés Esono denunció el pasado mes de diciembre la decisión del Gobierno de su país de albergar la Copa de África de fútbol, a la que había renunciado Marruecos a causa del ébola, lo cual, a su juicio, era un ejemplo de que “Obiang dirige el país a su antojo”. “Marruecos tiene una infraestructura sanitaria mucho mejor que nosotros, y de hecho allí es donde van los hombres del régimen a curarse”, declaró al diario The Diplomat in Spain. “En Guinea Ecuatorial prácticamente no hay hospitales, un solo caso de ébola sería una catástrofe no sólo para Guinea, sino para los países limítrofes”, advirtió.

Imagen | Cuenta personal de Facebook de Crisantos Ondo Ondo Cris