Es el recurrente tema de conversación a pocos días de que arranque el ‘festival de festivales’ nacional. Las coincidencias en las actuaciones son tan variadas como gustos hay entre el público, pero, como cada año, consiguen poner de acuerdo a todos en algo: nadie está contento.

Una vez que asumimos que “el mejor cartel de la historia del Primavera Sound” volvería a contar con innumerables joyas, pero que no es Woodstock del 69. Y ya habiendo comentado bastante la ausencia de Bowie, la ‘sorpresa’ de Shellac y otras ‘bromas internas’… los solapes en los horarios marcan las conversaciones sobre el evento cuya programación principal arranca este 28 de mayo en el Parc del Fórum de Barcelona. Ya sea por medio de aplicaciones o de románticas y mimadas cuadrículas, y teniendo en cuenta que traicionarás a alguna de las bandas ahora marcadas en rojo por un buen crepe o trozo de pizza, la principal preocupación es lograr ese recorrido con el que sacar el mayor jugo a la line-up.

Y lo mejor es que hay casi tantas opciones como asistentes visitarán el cada vez más enorme recinto. Y cada decisión conlleva el inasumible riesgo de no estar en el a posteriori elegido por unanimidad mejor concierto del festival. De ahí que grupos de amigos, parejas, familias… se verán rotos varias horas por culpa de una programación configurada sin el más mínimo escrúpulo que pondrá en serio examen la fiabilidad de un buen ‘meeting point’. Insustituible estrategia de encuentro, más si cabe cuando las soluciones tecnológicas para encontrar a tus allegados, como aquella recordada app Heineken Connect de hace un par de años, los situaba bien entrado el mar Mediterráneo.

Si bien los solapes son inevitables y los más veteranos ya cuentan con ellos desde el principio, los de este año, por afinidades, coincidencia de propuestas o simple interés, son llamativos. Aquí alguno que clama al cielo:

Jueves 28: Giant Sand (19:50)-Benjamin Booker (20:00)

Dos propuestas norteamericanas más que interesantes. Si bien son diferentes, su audiencia puede coincidir en muchos aspectos. Dan comienzo a un jueves de solapes de infarto.

Jueves 28: Sun Kil Moon (20:45)-Thurston Moore (20:50)-The Replacements (21:10)

Si la intención es estar en una fila adelantada para ver a las leyendas de Minneapolis, no hay debate. Pero a la vez que The Replacements, están programados el mucho más que ex de Sonic Youth Thurston Moore y los canadienses Ought. Para colmo, en el Auditori estará tocando Mark Kozelek. De vender el abono para no sufrir.

Jueves 28: Mikal Cronin (22:00)-Mineral (22:05)

El compañero de Ty Segall parece apuesta segura. Pero si eres de esos que acude en 2015 a Barcelona para ver a los grupos que te perdiste en los 90’s, ya sabrás que asistir al regreso de Mineral es completamente innegociable.

Jueves 28: Spiritualized (22:50)-Brand New (22:55)

Se supone que a esa hora las decisiones son cada vez más indoloras. Las atmósferas de Spiritualized y de Brand New son para estados de ánimo diferentes, pero buenas opciones las dos. Casi a la misma hora, además, Tyler, The Creator (23:20).

Jueves 28: The Black Keys (23:45)- Chet Faker (23:55)

No será solape para muchos, pero una tragedia para los amigos del ‘aversitocanladelanuncio’.    

Viernes 29: Ride (23:45)-Run the Jewels (23:45)-Ariel Pink (00:10)

De acuerdo que el sonido noventero de Ride, el pop psicodélico de Ariel Pink y el particular hip-hop de Run The Jewels no tienen nada que ver. Pero eran tres puntos muy fuertes del viernes y coinciden casi completamente.

Sábado 30: MOURN (18:30)-Nueva Vulcano (18:40)

No vaya a ser que a alguien al que le gusta el indie patrio quiera ver a dos de las grandes propuestas locales incluidas este año.

Sábado 30: The Vaselines (19:30)-American Football (19:35)

Lo de Swans y sus 150 minutos de concierto es insalvable, pero si no comulgas con Michael Gira y los suyos, también tendrás que elegir entre dos de las alternativas más interesantes del sábado.

Sábado 30: Underworld (1:30)-Thee Oh Sees (1:55)

Cabeza de cartel electrónico contra uno de los grupos guitarreros más fuertes del sábado. Puede que sea más un tema de horarios en sí que de solapes. Pero apetecía que no coincidieran. Lo bueno es que los de John Dwyer repiten a última hora en la apetecible programación del domingo 31 de mayo. Buen detalle de la organización, lástima que más de uno vea ahí el solape con estar en el trabajo a primera hora del lunes de forma más o menos presentable.