A Flickr parecen irle bien las cosas, sobre todo si miramos al profundo pozo al que estuvo a punto de caer hace tan solo unos años. Por ahora sobrevive teniendo en frente a competidores de la talla de Instagram y Facebook que también ofrecen a sus usuarios una plataforma en la que compartir imágenes, aunque de una manera menos profesional.

Once años lleva Flickr entre nosotros, once años en los que ha tenido tiempo de estar a punto de ganarlo todo para acabar cayendo muy abajo y volver a remontar más tarde. Subidas y bajadas que ahora sitúan a la web por detrás de otras aplicaciones y redes sociales que han sabido explotar mucho mejor el concepto de compartir imágenes con el que partía Flickr.

Su nacimiento en 2004 supuso la aparición de la primera comunidad online que permitía a los usuarios guardar y organizar sus fotos, lo que significó toda una novedad con la que Flickr podría haber conseguido mucho más de lo que finalmente ha logrado. De hecho, sigue trabajando y con las últimas actualizaciones ha tratado de mejorar. No obstante, desde hace ya algún tiempo tanto Instagram, Facebook o Pinterest le han tomado la delantera. Las redes sociales han encontrado en las fotografías su mejor herramienta, desarrollando plataformas que ofertan mayores servicios que Flickr, todo por no haber trabajado en una buena dirección durante algún tiempo y haber dejado pasar demasiadas oportunidades.

Un año más tarde la empresa caía en manos de Yahoo!, lo que introdujo mejoras en el almacenamiento y algunas (no muchas) nuevas características más (etiquetar, comentar, crear Grupos…). A Yahoo! parecían importarle más los datos de los usuarios que hacer crecer la comunidad de Flickr añadiendo mejores funciones a la web. Mientras tanto Facebook comenzaba a dar sus primeros pasos. En un principio la red social no podía compararse con Flickr, pero en cuanto comenzó a ganar protagonismo, se convirtió en una amenaza.

Entre los errores de Flickr: tener que iniciar sesión a través de Yahoo! y una aplicación para móvil que llega demasiado tarde (en 2009 a iPhone y en 2011 a Android). Entre los aciertos: el cambio en la dirección ejecutiva de Yahoo! en el año 2012, que colocaba a Marissa Mayer al frente de la compañía. Y ésta, a su vez, apostó por el español Bernardo Hernández y por Flickr. Un cambio que ha contribuido a que la plataforma siga adelante, a que se mantenga como un lugar de almacenamiento de fotografías más profesionales con una colosal cantidad de espacio a disposición de los usuarios.

Lo que tiene Flickr que no tienen otros

Unos 112 millones de usuarios son los que se encuentran registrados en Flickr, compartiendo cerca de las 11.000 millones de fotos que se encuentran almacenadas en la plataforma. Unos datos que dejan constancia de que Flickr sí tiene seguidores, y que además el número de estos crece, aunque sea a un ritmo pausado pero aparentemente constante. Así, los visitantes de Flickr aumentaron con la llegada de Marissa Mayer a Yahoo! un 15% en los EE.UU. en el mes de marzo respecto al año anterior, situándolo en el puesto número 3 entre los servicios de fotografía que encontramos en Internet, según recogía ComScore.

Tanto Instagram como Facebook superan notablemente en número de ususarios a Flickr, aunque cabe destacar que el uso que se hace de estas herramientas no es el mismo que el de Flickr. Mientras Facebook es una red social donde compartir contenido y los “me gusta” son el día a día, Instagram ofrece una mayor rápidez a la hora de subir una imágen y filtros para editar las fotografías tomadas con el móvil. Por otro lado, alejado quizá de ese uso más cotidiano tenemos Flickr, destinado a la creación de galerías compuestas por imágenes de una mayor calidad. Por lo que podríamos decir que mientras otras aplicaciones más utilizadas, como las que hemos nombrado, están orientadas a un fotógrafo aficionado, a cualquiera que tenga una cámara, Flickr se dirige a un usuario más profesional. 

Desde el pasado 7 de mayo se encuentra disponible una cuarta y nueva versión de Flickr, que facilita la subida de fotos, acerca el servicio al concepto de red social, añade filtros (en la app móvil) y mejora la herramienta de búsqueda, entre otras cosas. Flickr busca dar un salto mayor que atraiga a nuevos usuarios, aunque corre el peligro de acabar con esa idea de un lugar que recoge imágenes de calidad, algo que no puede permitirse. 

Imagen | Flickr – Wendy