Con el presidente de Estados Unidos como referente, este candidato a las municipales de la ciudad más poblada de Galicia desarrolla su campaña bajo el lema ‘Palabra de gitano’ y asegura que sus apoyos crecen cada día: “Esto es lo nunca visto”.

“Están temblando por lo que puede pasar el día de las elecciones”. Sinaí Giménez, excéntrico candidato a la alcaldía de Vigo por Iniciativa Independiente, está en una nube. Quizás impelido por la magnificencia de su bíblico antropónimo, se dice convencido de que el 24 de mayo puede hacer historia. En su caso, quiere que sean los ciudadanos y no Dios los que le hagan entrega de los mandamientos a desarrollar en una urbe “saqueada” por el “prepotente” Abel Caballero, exministro socialista que ostenta el bastón de mando desde 2007. Y no le importa ser a la vez escenario y catalizador del “cambio”, ejercer de Moisés del pueblo vigués a partir de las próximas elecciones.

Ante “el sentimiento social mayoritario” de la ciudad, que según Sinaí es de rechazo a la gestión de Caballero y en general a todos los políticos tradicionales, ha decidido dar el paso y liderar una candidatura popular. Cree que su condición de gitano es un plus y trata de explotarlo en la campaña, que desarrolla bajo el lema ‘Palabra de gitano’. “Todo el mundo sabe, y más aquí en Vigo, que cuando un gitano da su palabra es como firmar ante notario, es lo más importante para nosotros, están cansados de las promesas de los de siempre y yo me comprometo a cambiar las cosas”, explica a SABEMOS.

“La gente está cansada de las promesas de siempre y agradece que alguien les hable claro”

¿Quién le acompaña en esta aventura? “No es una lista de gitanos, yo soy el único gitano de los diez primeros, lo que queremos es gobernar para ayudar al 53-54% de los vigueses que tienen algún tipo de carencia”. Eso sí, no quiere implementar una cultura del subsidio que les haga dependientes del Ayuntamiento: “Lo primero será asistirles económicamente pero luego se promoverá que encuentren un empleo, no mantenerlos con ayudas, la mejor política social es darles un puesto de trabajo”. Entre quienes le están ayudando, aparte de “los grandes amigos, payos de Vigo” de toda la vida, está Beatriz Carrera, número cinco de la lista que se ha hecho célebre por su desnudo en la portada de Interviú.

Sinaí habla con la voz ronca, está pagando ya los efectos de una campaña electoral que no le deja ni un respiro. La Junta Electoral le “recomendó” prescindir de un cartel particularmente “agresivo” con el equipo de Gobierno socialista, donde se comprometía a terminar “con la mafia del PSOE”. No fue fruto del ímpetu del candidato, sino algo pensado. A él lo que le parece “agresivo es gastarse cientos de millones en macetas, cemento y obras faraónicas, cuando hay gente durmiendo en la calle”. Además, añade que el alcalde “lo tiene todo muy controlado, por eso lo del término ‘mafia’”. Sin embargo, acató la resolución y retiró el cartel.

Barack Obama, un ídolo al que ha estudiado

Su referente político es el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a quien califica de “ídolo”. La devoción es tal que se hace llamar “el Obama gallego”. “He hecho un estudio de él, de cómo llegó a la Casa Blanca, de cómo ha gobernado, y quiero aplicar esas políticas en el Concello”, indica con entusiasmo. Sinaí ve cierto paralelismo entre ambos: “los dos nos enfrentamos a romper barreras, él como el primer negro que llega a presidente allí, yo como el primer gitano que quiere ser alcalde de Vigo”, la ciudad más poblada de Galicia.

¿Y nota que las está rompiendo? “Cada vez más. Esto es lo máximo, lo nunca visto, cada vez más gente nos apoya, continuamente vienen jóvenes y mayores y me piden fotos, me abrazan, me dan su cariño”. Y es que “nunca nadie les había hablado tan claro, diciendo lo que hay y lo que vamos a hacer”.

Sinaí hace campaña con “voluntarios, gente del mercadillo, vecinos” para dar la sorpresa el 24-M

El candidato ya tiene un séquito de “voluntarios, gente del mercadillo, de la venta ambulante, vecinos”, que recorren con él Vigo “barrio a barrio”, incorporan sus carteles a sus vehículos y piden el voto por Iniciativa Independiente, el partido que le abrió sus puertas hace unos meses. Se revuelve molesto ante quienes le acusan de ser un personaje a no tomar en serio: “Diciendo eso, lo dicen todo, se creen superiores, pues yo no me creo superior a nadie, solo soy alguien que quiere luchar por lo que quiere”. ¿Por qué le atacan? “O están temblando por lo que puede pasar el día de las elecciones o no tienen ningún respeto por los derechos sociales”.

El candidato reivindica su bagaje y su trayectoria, asegurando que tiene “18 años de experiencia en política social”. En ese tiempo, ha pasado por diferentes cargos en asociaciones “provinciales, autonómicas y nacionales”, sido “ponente y asesor” de un proyecto de la Universidad de Sevilla para la “erradicación del chabolismo”, “comisionado de la Xunta de Galicia durante cuatro años” en materia de integración o asesor para la “ley de comercio” autonómica. “No ha sido fácil, me ha llevado sudor, trabajo y firmeza”, proclama.

¿Se ve de alcalde? “De momento soy el tercer candidato más conocido, según una encuesta de ‘La Voz de Galicia’, y el número uno en las redes sociales con un 62% de popularidad, según ‘El Faro de Vigo’. Seguiremos trabajando para lograrlo y hacer que los derechos recogidos en la Constitución se respeten para todos”. Lo dice Sinaí. Nombre testamentario. Palabra de gitano.