Un artista vasco propone juzgar la salud del sistema político y democrático a través de una instalación en la que los espectadores pueden llenar de pintura los rostros de los principales representantes públicos. La muestra se inaugura en Málaga el día 22.

Cientos de huevos rellenos de pintura del color de cada uno de los partidos políticos españoles, frente a un mural compuesto de 66 fotos de políticos en blanco y negro. Cada espectador recibe uno de esos huevos y decide: o lo estampa contra esos representantes públicos, o se lo lleva de recuerdo y les indulta. Esta es la propuesta que plantea el artista donostiarra David Rodríguez Sevilla (San Sebastián, 1976) en su instalación Democracia que el 22 de mayo, justo dos días antes de las elecciones municipales y autonómicas, quedará expuesta en el Espacio Frank Rebajes de Málaga. La obra se enmarca en el proyecto Downloading 2015 que pretende potenciar la poesía y las nuevas prácticas artísticas.

“Que la exposición se inaugure justo dos días antes de las elecciones es pura casualidad. Llevo trabajando en esto desde enero”, explica Rodríguez Sevilla a este diario. Él es especialista en estética relacional, una rama en la que el artista “pone las herramientas para que el espectador interactúe”. “Nunca sabes cuál será el final”, advierte. Eso es lo que ocurre con su obra Democracia. El punto de partida es ese mural en blanco y negro, pero el final será colorido o no en función de lo que decidan los espectadores.

“Me propuse juzgar un elemento tan festivo como la democracia, para convertirla en una fiesta de color”, explica el artista. “Muchas veces uno no puede decir lo que piensa y aquí sí puede hacerlo. Es un momento de democracia, pero he querido quitarle dramatismo al hecho de votar, para aplicar el humor”, asegura. Entre las 66 fotos que forman parte de la instalación hay políticos, “a los que conoce la mayoría de la gente”, como los expresidentes del Gobierno Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero; el actual jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy; líderes de partidos como el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez; el de IU, Cayo Lara, la de UPyD, Rosa Díez; o el de Podemos, Pablo Iglesias; presidentes de comunidades autónomas como el lehendakari, Iñigo Urkullu; o la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal; así como otros ministros y dirigentes o miembros de distintas formaciones o sindicatos, como Esperanza Aguirre, Laura Mintegi, Cristina Cifuentes, Manuel Chaves, Cándido Méndez, José Ignacio Fernández Toxo, Rodrigo Rato, Diego Cañamero, Juan Carlos Monedero y un largo etcétera.

Esa es una crítica al votante. A ver qué pasa, pero seguro que hay espectadores que lanzan huevos a esos escritores pensando que son políticos

Sólo quien esté familiarizado con la actualidad también percibirá que entre los rostros se han colado otras personalidades que no están estrictamente relacionados con la política. Entre otros, se pueden observar escritores como Ana María Matute, Juan Goytisolo, Javier Marías o Mario Vargas Llosa. “Esa es una crítica al votante. A ver qué pasa, pero seguro que hay espectadores que lanzan huevos a esos escritores pensando que son políticos”, advierte. Y es que a juicio de Rodríguez Sevilla “tenemos que tener cuidado de a quién votamos”. “Por eso he querido jugar con la ignorancia que nos persigue”, indica. “La idea es que la gente falle, que es un poco lo que pasa en las elecciones”, añade. “Será una representación de esa incertidumbre que rodea el momento democrático actual. Habrá quien acierte y lance el huevo al político que quería lanzárselo, pero también habrá otros a quienes la puntería les falle, o no conozcan a quien están llenando de pigmento”.

Al autor le parece “muy divertido que la gente se pregunte: ¿Y este quién es?” y que actúe lanzando el huevo o guardándoselo aún sin conocer a los fotografiados. Espera, no obstante, que haya otros rostros que no despierten ninguna duda. Quien se sitúa en el centro del mural es el ministro de Cultura, José Ignacio Wert, y no es por casualidad. “Él es uno de los grandes responsables del momento cultural por el que atravesamos, y por eso está en el centro y todo el mundo le rodea”, explica Rodríguez Sevilla. Lo que persigue el artista es que al final se pueda deducir una “conclusión social”. “Si la gente borra todas esas fotos en blanco y negro con colores será algo bello”, afirma. La elección del blanco y negro tampoco es casual. A su juicio, “le da dramatismo” a la obra. Las fotos han sido todas extraídas de internet.

Como explica Guillermo Cano Rojas en el dossier de la exposición, en Democracia el espectador elige, “y en esa elección hay una metáfora que se actúa. La suma de las elecciones resultantes durante la muestra terminará la acción y el resto de días que siga expuesta se verá el resultado de dicha acción por parte de los espectadores”. En el proyecto Dowlnloading 2015 colaboran también otros artistas como Ángel García Roldán, Aixa Portero de la Torre, y Joaquín Peña-Toro & José Carlos Rosales. Uno de los principales problemas que se plantea la muestra es dar a conocer, tanto al público en general como al público especializado, una selección de trabajos donde la poesía queda vinculada a nuevas prácticas artísticas generando una experiencia más intensa.