El rector de la Universidad Complutense no logra revalidar su mandato al perder por 20 puntos frente a su rival, Carlos Andradas. En la Facultad de Ciencias Políticas, donde en 2013 nació Podemos, la distancia fue casi el doble que la global.

El rector de la Universidad Complutense de Madrid, José Carrillo, perdió ayer de manera inapelable las elecciones para revalidar su mandato, quedando a 20 puntos de distancia de su rival en segunda vuelta, Carlos Andradas (60,05%-39,66%). La diferencia fue aún mayor en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, centro que sirvió de laboratorio para la creación de Podemos, donde Andradas se impuso por casi 40 puntos.

Y ello pese a que se había acusado a Carrillo de recurrir a los poderes fácticos de esa facultad para que maniobraran a su favor, consolidando la supuesta sintonía mantenida durante su mandato. La realidad ha demostrado que nada más lejos. Lo que queda de Podemos en dicho centro ha dado en masa su apoyo al rector electo.

Jesús Montero, politólogo miembro de la dirección de Iglesias, sí apoyó a Carrillo

Así, 352 de los 575 estudiantes que en la jornada del miércoles acudieron a votar (el 68%) lo hicieron por Andradas y sólo 166 (el 32%) por el hasta entonces rector. La diferencia fue todavía más grande entre los profesores doctores de los cuerpos docentes: 69,41% a 30,59%.

“Se ha podido comprobar que no había apoyo implícito ni alianza de ningún tipo entre Carrillo y los miembros de esa facultad”, señala a SABEMOS el entorno del todavía rector. Esas mismas fuentes, que han colaborado codo a codo con él en la campaña, apuntan que “las informaciones aparecidas sobre esa supuesta capacidad de movilizar al personal cercano a Podemos no eran ciertas, porque es que ni siquiera los movimientos estudiantiles de allí son ya de Podemos”.

Esas informaciones se basaron en hechos como el apoyo dado por Jesús Montero, politólogo de la Complutense y miembro de la dirección de Pablo Iglesias, a Carrillo. Un respaldo que fue “meramente personal, un posicionamiento individual tan legítimo como cualquier otro”, en palabras del entorno del hijo de Santiago Carrillo. Todo lo contrario que ocurrió, contraponen, “con Comisiones Obreras, que sí dio su apoyo como organización” al actual rector, “y se dice sin ningún problema”.

Batacazo entre los estudiantes

Especialmente dolorosa ha sido la derrota entre los estudiantes, donde Carrillo sólo ha sido el más votado en cinco de los 29 centros. Este hecho se atribuye a lo “complicados que han sido estos cuatro años”, teniendo que lidiar con recortes en el presupuesto, subidas de tasas, gestión de una deuda desbocada… “No hemos sabido vender lo que se ha hecho, no se ha sabido transmitir lo crítica que era la situación cuando llegamos, el desgaste ha sido muy grande” y lo ha capitalizado el catedrático de Álgebra que fue compañero de Carrillo en el anterior equipo rectoral, el de Carlos Berzosa.

Cuando Berzosa, profesor muy vinculado a Izquierda Unida, optó por el ayer ganador de las elecciones como delfín, Carrillo se distanció y dejó su vicerrectorado. Luego se presentó a los comicios de 2011 y ganó, en una contienda donde Andradas ni siquiera pudo acceder a la segunda ronda. Ahora ha visto cobrada su venganza.

La izquierda, hegemónica en la Complutense, seguirá dominando el rectorado cuatro años más

Ya la semana pasada, en la primera vuelta, quedó ratificado que la izquierda mantendría su fortín de la Complutense cuatro años más. Bien con un nuevo mandato del rector, afiliado al PSOE y a CCOO, o bien con un cambio en favor de su compañero de Facultad, también progresista. Ni el considerado candidato del Gobierno, el exsecretario general de Universidades, Federico Morán, ni el catedrático de Relaciones Internacionales y miembro de UPyD, Rafael Calduch, consiguieron los votos suficientes para luchar por la victoria en segunda vuelta. Igualmente relegado quedó el también izquierdista Dámaso García.

Ahora, Andradas tendrá que hacer frente a una deuda de más de 70 millones de euros, una crisis sin precedentes en la imagen pública de la Complutense y la aplicación del polémico decreto 3+2 del que ya se ha declarado contrario. Además, está aún pendiente de resolución el expediente abierto contra Juan Carlos Monedero por no informar debidamente de sus trabajos en Latinoamérica. El rector electo dispone aún de unas semanas para pensar en todo ello, ya que no podrá tomar posesión hasta que haya nuevo presidente de la Comunidad de Madrid.