Se cumplen tres años desde que nació #15MpaRato, cuatro desde que la indignación acampó en la calle. La intención de acabar con la impunidad del poder empezando por una de sus cabezas más visibles, el exvicepresidente Rodrigo Rato, va cumpliendo los pasos tal y como se planearon y mucho más allá. Han sentado en el banquillo a un centenar de imputados, descubierto las tarjetas black a través de los correos de Blesa, propiciado fianzas millonarias y la reclamación por la vía civil del dinero de preferentes y acciones de Bankia y otras entidades. Esta es la parte escrita de momento de su historia.

“Y entonces decidimos que teníamos que ir a por los banqueros”. Sergio Salgado, 15MpaRato.

Año 2012. Mayo. El 15M se acerca a su primer aniversario sin una tienda de campaña a la vista en Sol. El movimiento por entonces ha mutado. Quiere celebrar en las calles cuatro días de manifestación y reencuentro (#12M15M) pero además está en plena búsqueda de objetivos concretos en una actividad frenética que late en las largas raíces que el movimiento tiene hundidas en internet, donde nació.

Unos días antes de que los ciudadanos vuelvan a llenar Sol o la Plaza de Catalunya, el 7 de mayo, Rodrigo Rato, al que han forzado a dimitir por la tarde como presidente de Bankia, paga, todavía con su tarjeta black, una cena de 341,63 euros en el Restaurante Pepa. Ese día, varios periódicos han despertado a España (inmersa en los recortes del Partido Popular y con una tasa de paro del 24,19%) a la posibilidad de que el Estado, a través del Frob, tenga que inyectar otros 10.000 millones de euros en Bankia (serán muchos más al final y la inyección se la deberemos durante años a Europa). Rato se pasa las últimas semanas antes de que lo dimitan sacando dinero en efectivo con su tarjeta black hasta reunir 16.300 euros a razón de 1.000 euros cada vez. Debía ir ajustado el hombre con la rebaja de salario que le había hecho Luis de Guindos en febrero, dejando su sueldo de 2,3 millones de euros anuales en 600.000 euros

Rato no es consciente de la que se le viene encima. Ni él, ni el resto. La mano que le pone el café, los ojos que se sientan en una mesa de un despacho unas plantas por debajo del suyo, los oídos de un inspector de Hacienda que ve dar carpetazo a un potencial expediente están tan indignados como los jóvenes y no tan jóvenes que un año antes habían dormido en las plazas y en la Puerta del Sol para poder despertar. Solo esperaban una llamada. 

El 12 de mayo de 2012 se difunde de forma anónima un mensaje para el 12M15M desde el barrio de Internet. En ese momento no se sabe pero el mensaje parte de Xnet, la plataforma activista fundada en 2008 (como Exgae) entre otros por Simona Levi, Maddalena Falconi y Ana María Méndez, defensores de la cultura libre, la democracia en Internet y la neutralidad de la red e inspiración del Partido X. El mensaje dice: “Si queremos que esto cambie, tendremos que hacerlo nosotros mismos, por nuestros propios medios”. Y añade: “Ni un euro más a los bancos. (…) Vamos a por los banqueros”.

(En la foto, parte del equipo de 15MpaRato)

El 16 de mayo nace 15MpaRato. “En el momento en que nos dijeron que los bancos eran demasiado grandes para caer y que eran intocables, pensamos que los banqueros sí eran ciudadanos como nosotros. Y que si alguien había cometido algún delito, tenía que pagarlo”, explica a SABEMOS Sergio Salgado, uno de los integrantes.

Apuntaron alto. “Al artífice del milagro económico español, el señorito por excelencia, el arquetipo de la patada para arriba, de las puertas giratorias y el irresponsable que lo había ido quebrando todo y nunca había asumido la más mínima responsabilidad”, argumenta. “Ética y estratégicamente, a la hora de acabar con la impunidad, con la sensación que tenían de que no les iba a pasar nada, lo mejor era actuar contra Rodrigo Rato. Pero era solo el primero”.

El temporizador

15MpaRato se marcó un calendario que hoy, tres años después, parece una profecía cuando se piensa en todo lo que se ha sabido durante estos años. Los más de 100 imputados que han sentado en el banquillo, las fianzas atendidas con patrimonio personal de los otrora intocables Rato y Miguel Blesa, el dinero recuperado en demandas civiles de las preferentes y las acciones de Bankia por los informes solicitados en el transcurso del proceso penal por el movimiento activista (informe de los peritos del Banco de España, informe de la CNMV sobre las preferentes), la fianza de 800 millones de euros (después rebajada a 34 millones) gracias, entre otras cosas, a la inclusión del delito de falsedad documental en la querella. 

Y la imagen del exvicepresidente del Gobierno, exdirector gerente del FMI y expresidente de Bankia, detenido por unas horas el pasado mes de abril (mano en la nuca para entrar en el coche incluida frente a un oportuno ejército de cámaras de televisión que pasaba por allí) en unas circunstancias como poco extrañas por agentes de Vigilancia Aduanera. “Una detención circense”, reconoce Sergio Salgado, pero que “no viene nada mal. No estamos en contra de que se haga ese señalamiento público, aunque no es en lo que nosotros estamos trabajando”, comenta. 

No hay euforia al hablar de las imágenes del expresidente de Bankia detenido. Al contrario. “Tenemos que felicitarnos como ciudadanos porque este señor haya pasado de ser uno de los suyos, un intocable, a ser un lastre del que se tienen que liberar. Pero no vamos a permitir que sus antiguos cómplices lo usen ahora como chivo expiatorio“.

Él solo era el primer objetivo en un calendario que, cuando se trazó hace tres años, pudo parecer muy ambicioso. Y visto ahora…

– 2013: recopilar información de los ciudadanos sobre Rato y difundirla, así como crear un dispositivo legal e informativo.

– 2014: Rato es la comidilla de todos y se le acaba la impunidad, lo que le hace imposible seguir viviendo en España.

– 2017: si es responsable de estafa, se hará que sea condenado por la evidencia de las pruebas presentadas. 

En la querella se incluye una reivindicación que supondrá otro de los grandes logros de 15MpaRato en su objetivo principal de recuperar el dinero de los afectados: incluir en el proceso las preferentes.

Si creían que iban a necesitar un año para recopilar las pruebas para fundamentar una querella, las tuvieron en dos semanas. Un buzón de correo habilitado en la plataforma Minileaks (que cerró en febrero de 2013 tras haber intentado convertirse en un buzón de referencia para recibir denuncias ciudadanas de forma anónima) obtuvo la información suficiente para considerar que podía haber caso y presentar la querella criminal, que incluye algunas de las claves de los éxitos del movimiento activista en el proceso a Bankia: centrarse en demostrar que “se falsificaron y manipularon documentos con la intención de estafar. En la querella se incluye una reivindicación que supondrá otro de los grandes logros de 15MpaRato en su objetivo principal de recuperar el dinero de los afectados: incluir en el proceso las preferentes. Un producto vendido casi en exclusiva a particulares y que incumple la Ley del Mercado de Valores, como confirmará el informe de la CNMV que desvela 15MpaRato, un informe clave para las demandas civiles de preferentistas que reclaman su dinero y también para iniciar acciones penales contra otras entidades que comercializaron de forma fraudulenta este tipo de productos.  

A los ocho meses, 33 imputados acuden a declarar ante el juez Fernando Andreu de la Audiencia Nacional. Entre ellos, Rodrigo Rato. También se querellan otras acusaciones por este caso como es UPyD.

El buzón se quedó corto con el paso de los meses porque la sociedad, que al fin tenía la llamada que esperaba, seguía volcando información en la boca de embudo que le habían abierto. Y llegan los 8.000 correos de Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid hasta que fue sustituido por Rato. Una fuente anónima los deja allí como un regalo, un inmenso puzle que hay que ordenar, tratar y mostrar a la sociedad. La Comisión Anticorrupción del Partido X ve el mensaje de que allí hay algo importante y deriva el contenido a la prensa. El trabajo periodístico de eldiario.es sirvió para mostrar a la sociedad cómo celebró Blesa el ‘éxito de las preferentes’, o que el hijo de Aznar se permitía presionar al presidente de Caja Madrid por no apoyar un proyecto de su padre, pero sobre todo, permitió desvelar la existencia de las tarjetas black.

15MpaRato pide que los correos de Blesa se incluyan en la querella. La Fiscalía Anticorrupción pide que se investiguen las tarjetas, lo que acaba en pieza separada abierta por el juez Fernando Andreu en la Audiencia Nacional. Están involucradas 86 personas de los principales partidos y sindicatos. El proceso avanza.

Si se le pregunta a Sergio Salgado si no se está dando excesiva importancia a un comportamiento vergonzoso, potencialmente constitutivo de delito pero que rondó los 15 millones de euros de gasto ilícito en una caja que tuvo que ser rescatada por más de 22.000 millones, explica que en su opinión, “las tarjetas black son un mirlo blanco. Una oportunidad histórica de mapear el sistema, de ver no ya en qué se gastaba el dinero de la black cada uno de los exconsejeros y exdirectivos sino para qué se les daba la posibilidad de gastarlo. “Había gente votando y callando a cambio de cosas como tener una tarjeta black. Eso es lo que nos interesa, las voluntades que se estaban comprando y no solo individuales”. Partidos, sindicatos… el sistema. 

El Buzón X

La llegada de un volumen de documentación como la de los correos de Blesa hace que 15MpaRato se plantee que “había que sistematizar todo lo que había y hacer un sistema de filtraciones que, en cuanto a seguridad e ingeniería humana, funcionase lo más rápida y efectivamente posible, sin que su difusión llevase a pensar que todo está podrido. Queríamos que el mensaje fuera que los ciudadanos podemos plantarle cara al sistema que han creado y conseguir su reacción“.

Por eso crean el Buzón X. “Hay gente que está totalmente sola y que durante años se ha dedicado a guardar y registrar pruebas de cosas que están pasando en su entorno, a pesar de no tener mucha esperanza de que fuera posible que viesen la luz”, comenta Sergio Salgado. 

La información que llega al buzón es tratada por periodistas. No es solo por oficio. Nadie podrá exigirles que revelen las fuentes porque la Constitución los protege en este sentido. Sus informes son después analizados por activistas, abogados, todo un ejército desplegado frente a la capacidad de los agentes más poderosos.

La estructura de seguridad tiene dos formatos, uno muy sencillo que usa la red de comunicación anónima Tor (acrónimo de The Onion Router) y otro de seguridad muchísimo más alta con GlobalLeaks

El anonimato es importante en algunos casos pero no siempre, advierte Sergio Salgado. “La principal prioridad con las filtraciones es proteger a la fuente pero hay casos en los que anonimizándola no solo se les hace un flaco favor sino que la pones en peligro. Alguien que lleva en un municipio pequeño denunciando durante años algo, si conseguimos que lo que ocurre salga en los grandes medios pero ocultamos la fuente, todo el mundo sabrá que es esa persona y su vida se hará muy complicada. Pero si conseguimos que esa persona salga en grandes medios, que exponga lo ocurrido, quedará relativamente blindada”. 

Todo esto quién lo paga

El ciudadano no solo está listo para sacar del cajón lo que lleva atesorando años. También para arrimar el hombro con los gastos de un proceso como el que se sigue en la Audiencia Nacional. Procuradores, fotocopias y lo suficiente para que gente como los abogados de Colectiu Ronda no tengan que poner dinero de su bolsillo para cubrir los gastos de su trabajo. En 2012, 15MpaRato solicitó a través de crowdfunding 15.000 euros para los procesos legales que iba a acometer. En 24 horas los tenía. Ahora ha vuelto a pasar. Cuando han necesitado realizar una nueva provisión de fondos, han tirado de crowdfunding y en 24 horas tenían los 15.000 que habían solicitado.

“Tanto el Gobierno de Zapatero como el de Rajoy convirtieron Bankia en un asunto de Estado. Primero para salvarla y luego para tapar lo ocurrido”.  

“Llevamos tres años denunciando el papel del Frob, del Banco de España, de la CNMV, de Deloitte, de la actual dirección de Bankia y de los ministerios de Economía de los respectivos gobiernos. Tanto el de Zapatero, con Elena Salgado y Solbes, que convirtieron la salida a bolsa de una Bankia quebrada en una cuestión de Estado; como del PP de Rajoy y De Guindos, que intentaron tapar esa estafa también como una cuestión de Estado”.

Se creían fuertes. No contaron con que la sociedad era capaz de organizarse ni con que el sistema está lleno de ojos que observan cada paso que dan. 

Imagen | Flickr – Fito Senabre