Juan Manuel Márquez Jaramillo , un antiguo legionario y constructor de Burgos que fue encarcelado en 2007 por su participación, junto a otros dos sicarios, en el intento de asesinato de un opositor ecuatoguineano exiliado en la localidad madrileña de Alcorcón, figura en las listas de la “marca blanca” de Podemos para las elecciones municipales en la localidad burgalesa de Valle de Mena.

Los hechos sucedieron en junio de 2005, cuando tres hombres agredieron con arma blanca al ciudadano ecuatoguineano Manuel Moto Tomo, a quien habían confundido con el que era el verdadero objetivo del atentado, Germán Pedro Tomo Mayo, antiguo dirigente de la ilegalizada Fuerza Demócrata Republicana (FDR) y residente en Alcorcón desde que se exilió en 2003.

“Matar al negro de Alcorcón”

Manuel Tomo acababa de llegar de Canadá y ese día había tomado prestado el BMW 520 granate de su hermano para ir de compras. A causa del ataque, debió permanecer hospitalizado durante más de una semana para recuperarse de las heridas. Tras la agresión, uno de los atacantes fue retenido por el propio Germán Pedro Tomo Mayo y otros familiares. Se llamaba Óscar Darío Velásquez, de nacionalidad colombiana y uno de los tres sicarios que habían recibido la orden de “matar al negro de Alcorcón”.

La captura del colombiano ayudó a buscar al resto de los implicados en el crimen, concretamente los empresarios Óscar Pérez Bidegain, Ángel Alonso Delgado López y Juan Manuel Márquez Jaramillo, acusados de “inductores” de un intento de asesinato, y el español Miguel Ángel Rodríguez Ramón y los colombianos Óscar Darío Velásquez y Sigifredo Hoyos en calidad de ejecutores. Márquez Jaramillo fue detenido el 19 de agosto de 2005 y puesto a disposición judicial al día siguiente.

Los autores del atentado, según la oposición ecuatoguineana en el exilio (y muy en particular los propios hermanos Tomo), habían actuado por encargo de la dictadura de Teodoro Obiang Nguema. No obstante, existen otras versiones menos políticas de los hechos. Según el Ministerio Fiscal, Mayo debía dinero al empresario guipuzcoano Oscar Pérez Bidegain y éste decidió matarlo.

El juicio comenzó en marzo de 2007 en la Audiencia Provincial de Madrid. Según el escrito de la sentencia, dictada en abril de 2007, Pérez Bidegain, un empresario español domiciliado en Eibar “y con intereses en Guinea Ecuatorial”, decidió, “en fecha no determinada de finales de 2004 o principios de 2005”, y “por causas no suficientemente determinadas, acabar con la vida de Germán Pedro Tomo Mangue, también conocido como Mayo, empresario de nacionalidad guineana vinculado a la oposición al régimen guineano y con residencia en nuestro país”.

El antiguo empresario fue condenado a siete años de cárcel por intento de homicidio de un opositor ecuatoguineano

Para ello, se puso en contacto con dos empresarios, entre ellos Juan Manuel Márquez Jaramillo, “mayor de edad y sin antecedentes penales, constructor burgalés, al que le solicitó “conseguir a las personas necesarias para que le ayudaran a matar a Germán bajo promesa de participar en unas obras de construcción en Marbella”.

Márquez Jaramillo, a su vez, contrató “para llevar a efecto el encargo, a Miguel Ángel Rodríguez Ramón y al ciudadano colombiano Sigifredo Hoyos Gómez (…), que trabajaban para él en su empresa de construcción AMT Proyect Norte”, y a Óscar Darío Velásquez González, amigo y compatriota de Sigifredo, a quienes facilitó el alquiler de un vehículo, los gastos de desplazamiento y “la promesa de una cantidad de dinero por matar a Germán Tomo, aceptando éstos el encargo”. Rodríguez Ramón, antiguo portero de discoteca, se encargó de vigilar los movimientos del vehículo de Mayo. Los dos colombianos, sencillamente, se equivocaron de objetivo.

Finalmente, la Audiencia Provincial de Madrid condenó a Pérez Bidegain, al también empresario Ángel Alonso Delgado López, a Márquez Jaramillo, a Rodríguez Ramón, a Velásquez González y a Hoyos Gómez, “como responsables en concepto de coautores de un delito intentado de asesinato”, a las penas “para cada uno de los cinco primeros de once años y tres meses de prisión e inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena, y para el último a la pena de diez años de prisión e inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena”. Pérez Bidegain fue indultado por el Gobierno en julio de 2010.

En junio de 2008, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo rebajó a siete años la pena contra Márquez Jaramillo (el único de los empresarios condenados que no tenía una relación directa con Guinea Ecuatorial) después de estimar parcialmente el recurso de casación interpuesto por éste contra la sentencia en primera instancia. Los magistrados modificaron la calificación jurídica de “delito de asesinato frustrado” por “homicidio intentado” y admitieron que, aunque “dado el diseño de la operación en su conjunto, cabría conjeturar que la aportación de Juan Manuel M. no fue desinteresada”, lo cierto es que no había “constancia de que recibiera ninguna contraprestación” por el encargo y, por tanto, de la “existencia de ésta, en tanto que dato fáctico y elemento de agravación del delito en el que se implicó”. El Supremo sí confirmó, en cambio, las condenas del resto de los procesados.

Candidato a concejal en la “marca blanca” de Podemos

En declaraciones al diario digital ecuatoguineano Diario Rombe, Márquez Jaramillo aseguró el pasado mes de abril que él no había tenido “nada que ver” con los hechos. SABEMOS ha intentado contactar en varias ocasiones con el propio Márquez Jaramillo, sin resultado.

Juan Manuel Márquez Jaramillo, quien no oculta en su cuenta personal de Facebook su entusiasmo por Podemos y su interés por los temas ecuatoguineanos, figura en el número siete de la lista de Sí Se Puede Valle de Mena por la circunscripción electoral del municipio burgalés de Valle de Mena, según figura en el Boletín Oficial de la provincia de Burgos del pasado 28 de abril. Fuentes de Valle de Mena han admitido a SABEMOS que la candidatura de Márquez Jaramillo “ha chocado bastante” en el pueblo, donde su historia penal es bastante conocida por sus habitantes. El antiguo sicario, indicaron, regresó “hace tiempo” de la cárcel (aunque no han podido precisar) y actualmente hace “una vida normal” en su localidad. 

 Imagen | Cuenta personal de Facebook