Aumentar su presencia en Europa, eso es lo que Huawei busca. La compañía china quiere conseguir una mayor implantación de sus productos y servicios en el continente, para seguir creciendo y obtener mejores resultados.

Algo así como “invertir en I+D” y “ser una empresa europea”, esas son las intenciones que según señalaba Guo Ping, actual CEO de Huawei, tiene la compañía respecto a Europa. El continente es un objetivo de inversión y desarrollo desde que Huawei diese sus primeros pasos, así ya en 1999 se abrieron las primeras oficinas de la compañía china en Europa, más concretamente en Estocolmo.

La semana pasada Huawei anunciaba la puesta en marcha del Instituto Europeo de Investigación durante su intervención en el European Business Summit (EBS) celebrado en Bruselas. Este centro, que tendrá su sede en Lovaina (Bélgica), nace como una herramienta que ayudará a Europa a conseguir los objetivos de su agenda digital. De forma más clara, esto implicará una mayor colaboración entre Huawei y la industria europea.

El lugar escogido para albergar el Instituto no es pura casualidad, la proximidad con numerosas instituciones de la Unión Europea y organizaciones asociadas convierten a Lovaina en un perfecto lugar estratégico.

Europa se transforma para Huawei en el escenario perfecto en el que desarrollar su tecnología (especialmente importan los proyectos de investigación 5G), pues además se encuentra con un mejor trato que el que le dan los tan deseados EE.UU, que no le permite prestar servicios de red. El motivo, las supuestas sospechas que tienen en Norteamérica que apoyan la teoría de que desde la compañía asiática llevan a cabo actividades de espionaje en favor del gobierno chino.

Aunque tampoco hay que olvidarse de que los roces entre Europa y Huawei también existierón en su momento. Guo Ping, quien afirmó que “el proceso fue muy incómodo”, se refería de este modo al caso referido a las medidas antidumping que la Comisión Europea quiso adoptar en 2014 ante los bajos precios que caracterizaban a los productos de Huawei y que suponían un peligro para el mercado.

Más allá de Europa y EE.UU: Huawei en Sudamérica y África

La expansión de Huawei pasa por ampliar sus operaciones allí donde vaya, es decir, contribuir en el desarrollo de redes y servicios en los países en los que tiene presencia. Esta fórmula le ha dado bastantes éxitos desde que comenzó desarrollando la experiencia operativa en los mercados del sudeste asiático y África, antes de lanzarse a la conquista de espacios más competitivos, como pudiesen ser Europa y EE.UU.

Sudamérica también es territorio de Huawei. La compañía tiene presencia en países como Argentina, Brasil, México y Venezuela, además de encontrarse actualmente en negociaciones para introducirse en Cuba, aunque aún no hay nada seguro. Tocará esperar para ver si finalmente el sector de telecomunicaciones en Cuba da la bienvenida a Huawei, o si por el contrario cierra las puertas a la empresa que busca aumentar su clientela de países para seguir expandiéndose.

El continente africano, que cuenta con oficinas desde 1999 (al igual que en Europa), siempre parece haber estado en mente de la compañía china. Huawei ha invertido en el desarrollo de redes 2G, 3G y hasta 4G, en lugares como Namibia y Angola, además de completar en el año 2013 la instalación del cable submarino Silphium que unía Etiopía y Libia.

Además de en el sector de las telecomunicaciones, donde se presenta como una amenaza para compañías como ZTE, Huawei también juega un papel importante en África debido a los bajos precios de sus productos. Esta es una forma muy inteligente para que los africanos adquieran dispositivos que después les convertirán en usuarios de las redes de Huawei.

A Huawei le salen las cuentas

Después de todas estas inversiones, proyectos en desarrollo y dispositivos a bajo precio, Huawei terminó el pasado 2014 como segundo fabricante mundial de equipos de telecomunicaciones, con un crecimiento del 20% a lo largo del año, por lo que no podemos decir que a la compañía le fuese muy mal. 

Tras la presentación de los resultados anuales, conocíamos que los ingresos de la empresa china se situaron entre los 39.167 y 39.440 millones de euros, mientras que la inversión en I+D estuvo en 2014 entre los 5.390 y 5.527 millones de euros. Unos datos que apoyan la buena gestión que parece estar llevando a cabo Huawei, quien además el pasado año consiguió aliarse con grandes multinacionales como SAP y Accenture, para crear zonas de innovación conjuntas sobre “big data” y “cloud computing”.

La estrategia de Huawei por ahora cosecha buenos resultados, y sus labores de expansión que buscan llegar a acuerdos con nuevos países están encaminados a que la empresa siga creciendo y aumentando sus ingresos y beneficios.  

Imagen | Flickr – HuaweiOZ