Las secciones sindicales con representación en la entidad han recibido cantidades entre los 120.000 euros de 2012 y los 131.000 que recibirán en 2018, desvela CGT en una convocatoria de #15MpaRato. En total, han pactado 879.000 euros en siete años.

La unión de cajas de ahorros que dio lugar al nacimiento de Bankia fusionó créditos y depósitos, directivos y consejeros, sistemas informáticos y oficinas de siete entidades diferentes que por unos cuantos motivos que no vienen al caso se decidió integrar. El mal estado de los balances, plagados de inversión en suelo y ladrillo tóxicos, desembocó en un rescate de 22.424 millones de euros por parte de Europa condicionado, entre otras cosas, a un ajuste de 4.500 empleados que se hizo a través de un ERE. Mientras menguaba la plantilla no se ha recortado ni un euro la asignación económica dirigida a los sindicatos que la representan y que se pacta entre la entidad y las organizaciones que logran representación en la misma. Al contrario, aumenta. ¿Cómo es posible?

Bankia nació con 707 delegados sindicales procedentes de Caja Madrid, Bancaja, Caixa Laietana, Caja Insular de Canarias, Caja Rioja, Caja Ávila y Caja Segovia. Lo normal es que el surgimiento de una nueva entidad hubiese derivado en elecciones sindicales pero se alcanzó un acuerdo en todo el sector de las cajas de ahorro, inmerso en pleno proceso de fusiones y ajustes, para mantener las cosas como estaban hasta finales de 2014, explica a SABEMOS Salvador Tejedor, responsable del sector financiero de CCOO en Madrid. Este acuerdo pretendía evitar que nadie pudiese impugnar a los delegados procedentes de las cajas originales. Junto al acuerdo, se pactaron con Bankia, en octubre de 2011, las asignaciones que se darían a las representaciones sindicales en 2012 (120.000 euros), 2013 (122.500 euros) y 2014 (125.000 euros).

Tras el rescate por parte de Europa, en febrero de 2013 se firmó el ERE que afectó a un 25% de la plantilla de Bankia. Las nuevas elecciones sindicales no se celebraron hasta finales de noviembre de 2014 y es en estas en las que se produce una drástica reducción del número de delegados. De 707 se pasa a algo más de 400, un 40% menos. Parte es por el menor número de trabajadores, pero parte está pactada con la propia Bankia, cuya dirección ha mostrado un especial interés en reducir el número de horas liberadas de que disponen los representantes sindicales. Menos delegados, menos horas. Pero además, de 40 horas mensuales por delegado y 500 horas por trimestre por sección sindical se ha pasado a 40 horas mensuales por delegado y 450 horas por trimestre cada sección sindical.

Y sin embargo, más dinero. El nuevo acuerdo alcanzado entre los sindicatos con representación en Bankia y la entidad, esta vez por cuatro años, incluye las asignaciones para 2015 (125.000 euros), 2016 (126.500 euros), 2017 (129.000 euros) y 2018 (131.000 euros).

Los sindicatos con representación en Bankia habrán recibido entre 2012 y 2018 un total de 879.000 euros procedentes de las asignaciones acordadas con la entidad. Es el resultado de aplicar el pacto de tres años que se cerró en octubre de 2011 y el que se ha firmado en abril de este año. 

La explicación que ofrecen desde Bankia es que “por ley hay que financiar la actividad sindical y si se tienen menos delegados sindicales significa que tienen que hacer un mayor número de viajes para atender sus funciones”, aunque no explica si esto hace que el número de viajes, aunque los hagan las mismas personas, sea mayor. En los sindicatos explican, respecto al primer acuerdo, que “durante el tiempo que ha tenido vigencia ha habido una comisión ejecutiva formada por 45 personas de todos los terriotorios que debía reunirse cada tres meses tal y como establecen los estatutos, lo que significaba aviones desde los territorios insulares, trenes, etc”, explica Salvador Tejedor. Además se visitan las oficinas en cada ciudad, se emiten folletos explicativos de acciones, etc.

Los sindicatos con representación en Bankia habrán recibido entre 2012 y 2018 un total de 879.000 euros procedentes de las asignaciones acordadas con la entidad. Es el resultado de aplicar el pacto de tres años que se cerró en octubre de 2011 y el que se ha firmado en abril de este año. En ambos casos, la mayor cuantía (por tener también un mayor respaldo de los trabajadores), además de la asignación mínima que se da a todas las secciones sindicales que respaldan el acuerdo con Bankia, ha sido para CCOO, que contaba con una representación del 40,81% en el acuerdo de 2011 y del 35,25% tras las elecciones de 2014. UGT ha pasado de la segunda posición (22,07%) a la tercera (16,25%). Accam le sustituye en segundo lugar (pasa de 18,53% a 24,59%). Además están SATE, CSICA, ACB y CGT, aunque este último no recibe la asignación por no firmar el acuerdo con Bankia. 

La información sobre el acuerdo de este año fue hecha pública ayer precisamente por el sindicato CGT en una rueda de prensa convocada por #15MpaRato, la iniciativa ciudadana que mantiene el pulso a la cúpula de Bankia ante la justicia. CGT atribuye las cantidades acordadas a un pacto de Bankia con los sindicatos principales para mantener la paz suficiente durante las negociaciones actuales, que pretenden lograr una mayor flexibilidad horaria de los trabajadores y un reparto de la retribución que dé un mayor peso al variable. 

En CCOO niegan totalmente este extremo que tachan de “falso”, recuerdan “las movilizaciones” en las que han participado y que “en este país se regulan los gastos y desempeños de la actividad sindical en todos los sectores”. Así mismo, defienden no solo que mantienen las acciones necesarias para sus reivindicaciones sino que su gestión del dinero recibido es “totalmente transparente”. Confirman que, cuando sobra parte de lo asignado, no se devuelve a la empresa y explican que esto es debido al sistema elegido dentro de Bankia. En otras entidades, como BBVA, las secciones sindicales reciben el dinero una vez han justificado los gastos. 

FOTO: Marco Enzo Squilliacioti en FLICKR