Esperanza Aguirre volvió ayer a sorprender a todos al desmarcarse de movimientos internos contra el presidente de su partido y descartar que un mal resultado en las elecciones municipales el 24-M ponga contra las cuerdas a Mariano Rajoy. Además, y en contra de la opinión de muchos, la candidata del PP a la Alcaldía de Madrid dio por hecho que el actual inquilino de la Moncloa se presentará a la reelección.

Dos días antes de que comparta mitin con el presidente de su partido, la candidata a la Alcaldía de Madrid quiso salir al paso de ciertas informaciones que apuntan a determinados movimientos de algunos barones del partido con el objetivo, si hay batacazo en las elecciones municipales y autonómicas del próximo día 24, de forzar la convocatoria de un congreso extraordinario en el que se debata el liderazgo de Mariano Rajoy. De las palabras de Esperanza Aguirre se puede interpretar que la lideresa apuesta por unir fuerzas para ganar las reñidas elecciones del 24-M.

Con sus declaraciones en un desayuno organizado por la agencia Efe, intentó la presidenta del PP de Madrid dejar claras dos ideas. La primera, que ocurra lo que ocurra en las próximas elecciones, el liderazgo de Rajoy no está en cuestión. En este sentido, Esperanza Aguirre sostuvo que al presidente de Gobierno no le afectará en absoluto un mal resultado del Partido Popular el 24 de mayo, porque quienes se la juegan son los candidatos que se presentan a los comicios.

La segunda idea fue que, pase lo que pase el 24-M, el actual inquilino de la Moncloa se presentará a la reelección. “A Rajoy le afectarán las elecciones generales que tiene a finales de año, pero éstas no”, dijo textualmente la ex presidenta de la Comunidad de Madrid.

Viniendo de quien viene, las palabras de Esperanza Aguirre tienen un alto valor. Tal vez por el hecho de que cuando se habla de sector crítico en el seno del partido las miradas se dirigen hacia ella, lo cierto es que ayer, cuando tuvo ocasión de hacerlo, se desmarcó de los citados movimientos rebeldes contra la autoridad de Rajoy.

Más cerca de Aznar que de Rajoy

En la dirección del PP no terminan de gustar las declaraciones de Esperanza Aguirre, ya sean en un sentido de apoyo o de crítica hacia el presidente del partido. Sabían en la sede Génova de la incomodidad que supone que la lideresa volviese a la primera línea de la batalla política, pero aceptaron el reto de nombrarla candidata, pues ella constituye, tras la realización de muchas encuestas internas, la apuesta más segura dentro del partido para no salir derrotados en un feudo tradicional de los populares.

En Génova aceptaron el reto y ahora dan por amortizado que Esperanza Aguirre salga cada día a hacer una exhibición de fuerza o a desafiar al partido, al presidente o a la candidata a la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

Ayer mismo la candidata a alcaldesa no perdió ocasión de marcar distancias con el jefe del Ejecutivo, al afirmar que se encuentra más cerca de Aznar que de Rajoy. A la pregunta de si se siente más cómoda con uno o con otro, la candidata aseguró que el presidente de honor del PP todavía le intimida. Aunque se declara una grandísima admiradora de ambos, admitió que quizá está más cerca del antiguo inquilino del palacio de la Moncloa. “En cambio, Rajoy en las relaciones personales es encantador, es fácil, y tengo muy buena relación con él”.