El sindicato de los controladores USCA denuncia que es necesario pagar una formación que supera los 70.000 euros para poder acceder a las 45 plazas que se convocarán en 2016. Por su parte, el Bloque Nacionalista Gallego (BNG) se suma a las críticas del colectivo y plantea una pregunta en el Congreso de los Diputados.

Enaire, ente público que gestiona en la actualidad la navegación aérea en España, ha anunciado que va a abrir en 2016 un proceso para adjudicar 45 plazas de controlador aéreo en torres de titularidad pública. Una ampliación de la plantilla que los propios trabajadores estaban demandando.

Pero la satisfacción del colectivo acaba ahí, dado que se muestran profundamente contrariados por el método de selección de los nuevos empleados.

En el sindicato de controladores creen que “habrá gente buenísima que no podrá entrar” debido al coste de la formación

“Habrá gente buenísima que no podrá entrar”, asegura a SABEMOS la secretaria de comunicación del sindicato de controladores USCA, Susana Romero, algo que achaca a las trabas económicas que suponen, en su opinión, los cursos de formación.

En la misma línea se manifiesta la diputada del Bloque Nacionalista Gallego (BNG) en el Congreso de los Diputados, Rosana Pérez. La parlamentaria ha planteado una pregunta por escrito en la Cámara baja para que Fomento aclare el proceso de selección y para denunciar que los cursos privados que tienen que completar las personas que quieran acceder a las oposiciones pueden costarles más de 70.000 euros.

Un “filtro económico”

“Entendemos que es una injusticia. Aquí lo que se está requiriendo para ser controlador aéreo es básicamente pasar un filtro económico. Nosotros lo encontramos intolerable, para esta profesión o para cualquier otra”, asevera Rosana Pérez.

A esta situación se ha llegado, afirma desde USCA Susana Romero, tras la liberalización de la formación de los controladores, emprendida por el anterior titular del Ministerio de Fomento, José Blanco, en 2010. “Nos parece vergonzoso que una empresa pública no garantice la igualdad de oportunidades que emana de la Constitución”, complementa Susana Romero, quien indica que la formación puede llegar a tener un coste de 90.000 euros y que su superación no garantiza la obtención de la plaza.

Anteriormente, la formación de los controladores corría a cargo de Aena, después de que el ente seleccionara a los candidatos entre universitarios españoles.

“Creemos que el sistema anterior era mucho más igualitario. Que la administración dé el visto bueno a esta convocatoria pone en evidencia cuál es su objetivo: que un número muy reducido de personas pueda acceder. Es una medida más entre todas las que está tomando el Gobierno, dirigidas a que la educación sea un privilegio para aquellos que puedan pagársela”, apostilla la diputada Rosana Pérez.

Foto: Flickr – Alessandro Caproni