Los smartphones se han vuelto imprescindibles en nuestras vidas, al igual que muchas de sus aplicaciones, como las de mensajería, juegos y salud. Las apps que se preocupan del bienestar de los usuarios y que promueven la actividad física están en auge, consiguiendo un gran número de descargas.

El sector de la salud siempre ha contado con un gran apoyo tecnológico que ayuda en las labores de análisis, seguimiento y diagnóstico de enfermedades. Esta tecnología sale de los hospitales y centros médicos para encontrar su hueco en los móviles, esos dispositivos que siempre llevamos encima, en forma de aplicación.

Poco a poco las apps de salud están ganando adeptos y cada vez son más las personas que cuentan con una aplicación de este tipo en su teléfono, una decisión que puede ser muy acertada siempre y cuando estas aplicaciones cuenten con el respaldo de profesionales.

Desde luego el número de aplicaciones de salud que podemos encontrar en las tiendas de Google y Apple es inmensa, lo que puede llevar a la gente a utilizar apps poco adecuadas. En una entrevista con Tania Menéndez, directora de proyectos y comunicación en WakeApp Health, una empresa de desarrollo de aplicaciones de salud, nos señalaba cómo “existen alrededor de 100.000 apps (sin contar con las de ejercicio físico), de las cuales más del 50% no llegan a las 500 descargas, lo que indica que estas aplicaciones pueden ser poco conocidas, malas o que no atienden a ninguna necesidad”.

En EE.UU ya hay médicos que prescriben aplicacaciones y webs junto al tratamiento

“Doctores que prescriban aplicaciones”, algo que Menéndez nos presenta como lo ideal. Las aplicaciones pueden ser el complemento perfecto para realizar un seguimiento de la enfermedad, y de hecho ya en EE.UU existen expertos en salud que están utilizando estas aplicaciones de salud en sus consultas. Además, la empresa que desarrolle una app debe contar con el apoyo de especialistas que den credibilidad y seguridad al servicio que se ofrece.

El crecimiento de estas aplicaciones de salud, o mHealth,  suponen un cambio en el sector, ya que si se integran de forma que nuestro teléfono pueda convertirse en todo un dispositivo de seguimiento que recoja datos que más tarde fuesen comunicados a un médico o profesional de la salud (como por ejemplo un psicólogo), estaríamos hablando de una nueva forma de atención sanitaria.

Las aplicaciones de salud como medio para resolver dudas e incluso como apoyo emocional, ese es el objetivo a seguir que señalan desde WakeApp Health, aunque lo ideal también radica en trabajar en una mayor relación entre el paciente y el médico, algo que puede parecer difícil, ya que como señala la entrevistada aún hay bastantes reticencias ante el cambio que supone.

El sector de la salud, como vemos, cuenta con algunos retos en el mundo de las aplicaciones móviles que deberá superar poco a poco. Una vez superados tan solo queda avanzar.

Alrededor de 100.000 millones de euros podrían ahorrarse en Europa si se hiciese un uso adecuado de las mHealth. Unos datos que rescataba la directora de proyectos de WakeApp Health haciendo hincapié en lo que supone el uso de estas aplicaciones para la salud, como disminuir el número de visitas al médico o reducir las posibilidades de una mala gestión de la enfermedad que pueda acarrear un nuevo trastorno o el ingreso hospitalario.

El futuro de las aplicaciones parece pasar por la temática de la salud, que además ahora encuentra un gran aliado en los wearables, como los smartwatches. La integración de estos dispositivos al uso de aplicaciones móviles permitiría un seguimiento exhaustivo de las actividades realizadas por el usuario, lo que facilitaría conocer los hábitos de éste. “El futuro se dirige hacia la integración de dispositivos wearables con aplicaciones móviles y con el propio sistema sanitario”, señala Tania Menéndez.

¿Qué es WakeApp Health?

Según cuentan, WakeApp Health nace como spin-off de una compañía mayor, WakeApp, que trabajaba en España desarrollando aplicaciones de entretenimiento. Sin embargo, debido al poco éxito que aquí tienen estas aplicaciones, WakeApp se traslada a EE.UU con su negocio mientras que en Madrid gracias a la demanda de apps de salud se crea WakeApp Health. Todo un ejemplo de cómo reconvertirse para sobrevivir y acabar dando paso a una empresa independiente y fuerte.

De este modo, WakeApp Health realiza estudios sobre las necesidades de las personas para conocer qué aplicaciones serían viables y realmente útiles, ya que su principal objetivo es prestar servicio a los ciudadanos. Con estas premisas nos encontramos con numerosas aplicaciones respaldadas por grandes equipos de profesionales sanitarios:

  • Fotoskin. Esta aplicacion se crea por petición de dermatólogos y permite realizar tests sobre la piel para identificar su estado y recibir consejos sobre fotoprotección, hacer un seguimiento de lunares y manchas cutáneas a través de las fotografías. Es una herramienta para la prevención y detección precoz del cáncer de piel. 
  • Contigo. Presta un servicio de apoyo, recoge información sobre el cáncer de máma con el objetivo de informar y acompañar a las mujeres que sufren esta enfermedad.
  • Más Que Dos. Una app pensada para acompañar a las futuras madres y padres durante el embarazo aportando información, propuestas y recursos de gran utilidad.
  • ViQuiz. Pensando en los más jóvenes han desarrollado esta aplicación que propone diferentes preguntas relacionadas con la salud al estilo trivial.
  • El Círculo de la Salud. Relacionada con la salud cardiovascular y los hábitos de vida que deben tener los adultos para evitar enfermedades.