Manuela Carmena sigue con sus debates a pie de calle, ayer con la Plaza del Museo Reina Sofía como escenario y con Ada Colau como participante a destacar.

Llenar una plaza no es fácil, pero ayer Manuela Carmena, candidata a la alcaldía de Madrid, lo consiguió. Aunque el mérito no era solo suyo, ya que sobre la tarima también se encontraba Ada Colau, que busca vencer en Barcelona, con los candidatos a las municipales de Málaga, Terrasa, Zaragoza y A Coruña.

Diferentes partidos políticos con objetivos comunes que buscan la unidad, evitan los tópicos que hablan de enfrentamientos entre ciudades y aceptan discutir abiertamente sobre sus diferencias. Ada Colau señalaba cómo el hecho de ser personas, la indignación, la valentía, la generosidad, el orgullo y el anhelo de cambio son esos factores comunes que les hacen juntarse para compartir sus ideas.

Todo esto entre aplausos y mucho “Sí, se puede” que contaron como la única intervención del público. Aunque, eso sí, Manuela Carmena no quiso olvidarse de las aportaciones de los ciudadanos recordando algunas frases que le dedicaron y cuestionaron el porqué confiar y creer en su partido si ya otros antes han hecho bonitas promesas que luego han quedado en nada. La candidata a las municipales aclaraba que preguntas como ésta solo dejan constancia del deterioro que ha sufrido la política y la democracia por la que tanto se luchó en otros años.

Recordando y recordando llegamos a la imagen de una joven Manuela que durante su juventud ya promovía luchas contra el poder en las plazas, vestida con pantalones de campana y junto a sus compañeros abogados. Una historia que dio pie a que Ada Colau señalara el compromiso de la candidata madrileña, que a su parecer sigue firme y sin abandonar la lucha.

Pedro Santiesteve, de Zaragoza en Común, también hizo referencia a esas generaciones que pelearon por instaurar la democracia, una democracia que parece hemos descuidado según explicaba el candidato. 

Unión, confianza y participación política fueron palabras repetidas por Ysabel Torralbo, de Málaga Ahora, y Xulio Ferreiro, de Marea Atlántica. Ambos lanzaban un mensaje que señalaba el 24 de mayo, día de las elecciones, como el momento del cambio, el momento de expresar el desacuerdo con la corrupción y las políticas que han llevado a cabo los que gobiernan.

Confianza parece no faltarles, pues todos los que se encontraban sobre el escenario mostraron estar convencidos de lograr un buen resultado en las próximas elecciones. Una esperanza que desataba sonrisas y vítores entre los asistentes al acto, que a cada palabra de los candidatos movían con gesto de afirmación la cabeza, como aceptando y reconociendo una vez más el mensaje que Ahora Madrid y otros partidos están difundiendo.

Y cómo no, ya para cerrar el debate, Ada Colau quiso acordarse de Esperanza Aguirre, dándoles a los madrileños donde más les duele, y asegurando que con Manuela Carmena como rival la ciudad no puede equivocarse. Se había hablado de corrupción, de tarjetas blacks, desahucios, pero la líder de Barcelona en Comú no quiso olvidarse de los mendigos. Colau recordó las “declaraciones poco acertadas” y las “apariciones en televisión llenas de egocentrismo y desprecio” de la expresidenta de la Comunidad de Madrid. “No se puede decir que los mendigos deben desaparecer. Los mendigos somos nosotros, los mendigos somos todos”.

Manuela Carmena, al igual que los demás participantes del acto, esperan ganar con el apoyo de los ciudadanos, sin depender de los bancos, y sin parecerse a Esperanza Aguirre.