Un estudio de Infojobs revela que el 63% de las personas afirma haber perdido poder adquisitivo, mientras que certifica el crecimiento de la economía sumergida y los sueldos “en B”.

Ante un naufragio como el que ha sufrido la economía española en los últimos siete años, los marinos evacúan el navío a la voz de “sálvese quien pueda” y a menudo se tienen que aferrar a algún pecio que queda a la deriva.

“Hay alegría, pero esa alegría no se ve a pie de calle”, ha afirmado el director general de Infojobs, Jaume Gurt, al presentar los datos de su plataforma en 2014. Un 63% de los usuarios encuestados para el informe perciben que su poder adquisitivo ha bajado.

Hay otros datos del estudio elaborado por la compañía que certifican que la salida de la crisis está más cerca, pero que queda mucho para la recuperación y mucho más todavía para que los ciudadanos lo noten. Aunque las ofertas publicadas en este portal han crecido un 35%, el salario medio planteado a los candidatos ha descendido en 23 euros hasta los 23.628 euros brutos anuales.

Pero no queda allí la diferencia entre la subida del PIB, que ha alcanzado el 1,4% en 2014, y la situación de la clase media.

Un 19% de los encuestados reconocen haber cobrado en negro

Además, en el mar de la recuperación hay mucha economía sumergida. Un 19% de los encuestados reconocen haber cobrado en negro, la inmensa mayoría de ellos porque la empresa que les había contratado no les dió otra opción. Y un 36% del total dice que no ha recibidos pagos en B, pero estarían dispuestos a aceptarlos.

Estas prácticas se complementan con el estancamiento de la contratación indefinida, una modalidad que supuso tan solo el 26% de las ofertas publicadas en el portal el año pasado.

Náufragos a la deriva

“Las compañías vuelven a ganar dinero, pero no suben los salarios. La gente siente que pierde poder adquisitivo y no tienen opciones”, ha explicado Gurt, quien se ha referido a estos fenómenos para hablar de una cierta “explotación laboral” como práctica habitual en España.

A la cuestión de si ha tenido que ayudar a un familiar durante la crisis, un 35% de los preguntados reconoció haberlo hecho. “Este país está sobreviviendo por la empatía y la colaboración con los más cercanos”, ha añadido este responsable del portal.

En muchos casos, los empresarios se están aprovechando de la situación laboral, de la escasez de puestos de trabajo, según Gurt, que les da libertad para exigir más a los que consiguen un empleo. “La realidad está matando y maltratando a las personas”, ha indicado, a la vez que ha criticado la “falta de empatía y solidaridad” de las empresas en la actualidad.

“El gobierno -ha concluido Gurt- debería poner en marcha políticas de creación de empleo. Hay una tendencia clara al autoempleo, pero no porque la gente quiera sino porque no tiene nada, y piensan ‘de perdidos al río’”.

Foto: Flickr – David Lacarta