El pasado 23 de abril falleció en Madrid el ilustrador Jose María Ponce, conocido en el mundo del videojuego por ser el dibujante de las portadas de las revistas Microhobby y Micromanía.

Era una tradición semanal entre varios de mis compañeros de clase de la EGB ir al quiosco de la vieja con cien pesetas, pedir la Microhobby y un chicle Cheiw de fresa ácida y, camino a casa, buscar la firma “Ponce” en la portada, que podía aparecer en el lugar más insospechado.

(Aquí la firma va en la goma roja del centro del manillar de la bici)

Sus trabajos aparecieron también en diarios como El País o ABC y en revistas generalistas como Cambio 16 o Muy Interesante. Ilustró también libros infantiles para editoriales como Santillana, Anaya y SM.

Además de su faceta de ilustrador, realizó campañas publicitarias para Endesa, Coca Cola y RENFE entre otras compañías, y colaboraba con la Escuela Popular de Oporto como profesor de arte para adultos.

Descanse en paz, maestro. Aquellos niños convertidos en treintañeros tardíos y cuarentones tempranos no le olvidan.

Imagen | Flickr