La formación de Pablo Iglesias sólo mejoraría los resultados de las elecciones andaluzas en Asturias, Valencia, Madrid y Navarra, según el CIS. Colau ganaría en Barcelona con 7 puntos de ventaja sobre CiU. IU se hunde y UPyD desaparece de las instituciones.

Ciudadanos ya ha alcanzado a Podemos. La pugna que ambos partidos mantienen por conquistar al electorado descontento con el bipartidismo está cada vez más cerca de decantarse del lado de Albert Rivera, que en tres meses ha cuadruplicado sus apoyos -del 3,1% al 13,8%-, mientras los de Pablo Iglesias han cedido más de siete puntos -del 23,9% al 16,5%-. La progresión de Rivera no está focalizada en ciertas zonas, sino que es un fenómeno global que se expande por toda España. Tan es así que, según la encuesta del CIS publicada hoy, la ‘marea naranja’ ha dado caza a la formación de Iglesias en nueve de las 13 autonomías que renovarán sus parlamentos el día 24.

Podemos sólo mantiene una ventaja considerable sobre Ciudadanos en Asturias -le doblaría en número de votos-, Navarra -lucha con UPN por ser primera fuerza-, Extremadura -sacaría 8 escaños por los 4 del partido naranja- y Canarias -rozaría el 16% de los votos, frente al 10,7% de C’s-. En el resto de regiones, la diferencia a favor de Iglesias es ridícula y probablemente inexistente a día de hoy, ya que cabe esperar que en las últimas semanas la tendencia se haya acentuado, máxime tras las tensiones internas desatadas en Podemos con la dimisión de su número tres, Juan Carlos Monedero.

El trabajo de campo del sondeo se hizo del 1 al 12 de abril, antes de la espantada de Monedero y de la presentación del programa fiscal de Ciudadanos, que copó la agenda política durante días. Tampoco ha podido influir la difusión de las propuestas de Podemos para las autonómicas -realizada esta misma semana-, sensiblemente más moderadas que las presentadas en las europeas de 2014.

En cualquier caso, el auge del partido de Rivera ya era hace un mes especialmente notorio en Murcia, La Rioja, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Cantabria, comunidades donde se sitúa por encima de Podemos. Los resultados cobran un valor añadido al constatar que solo en Castilla y León el PP conservaría la mayoría absoluta, por lo que Ciudadanos sería decisivo en casi toda España.

En Baleares, Aragón, Comunidad Valenciana y Madrid el partido del círculo aparece unas décimas por encima de un Ciudadanos que si les pisaba los talones hace cuatro semanas ahora bien pudiera estar ya por delante. Sería particularmente doloroso para Podemos quedar relegado en las tres últimas de esas regiones, ya que a ellas lo ha fiado todo.

Podemos echará el resto en Madrid, Valencia, Aragón y Asturias; sólo realiza encuestas allí

Los actos centrales de la campaña de Iglesias tendrán lugar en las capitales de esas comunidades y en Asturias, lugares donde más posibilidades tenían de sacar un buen resultado cuando diseñaron la estrategia. De hecho, solo están realizando encuestas en esas cuatro regiones, al frente de las cuales está la secretaria de Análisis Político y Social, Carolina Bescansa, según ha podido saber este diario.

El declive de Podemos es tal que únicamente en Navarra -donde la candidata, Laura Pérez, pertenece al sector crítico con la dirección- y en Asturias el CIS les sitúa claramente por encima del resultado cosechado por Teresa Rodríguez en Andalucía, que en marzo supuso un jarro de agua fría respecto a las aspiraciones maximalistas de la formación. La barrera de ese 15% aparece ahora como casi infranqueable.

“A Podemos le sientan bien las campañas”, proclamó el número dos, Íñigo Errejón, cuando presentó el calendario electoral. A eso lo fían todo, una vez dada por superada la crisis interna que desató la elaboración del programa y la dimisión de Monedero. El problema es que enfrente tienen a un rival que no existía hace unos meses y que no puede ser tan fácilmente asociado al stablishment contra el que Podemos carga en sus discursos.

Ciudadanos, presente en todos los parlamentos; UPyD, en ninguno

Rivera, por su parte, ya ha abrazado el discurso ganador con el que pretende continuar su escalada y asegura que no se conforma con los vaticinios del CIS. “Nunca ha sido la encuesta que más votos ha dado a Ciudadanos, por lo que esperamos superar esos resultados”, ha señalado desde Barcelona. Su partido, que según la encuesta obtendría representación en los 13 parlamentos autonómicos, sale a “competir de tú a tú con PP y PSOE” y espera “poder superar a estas fuerzas en algunos puntos de España”. Para ello, centrará su campaña en Madrid, Barcelona y Valencia, sitios donde parte con mayor fuerza.

IU y Podemos obtendrían un gran resultado en los municipios donde han confluido

En el polo opuesto se sitúan Izquierda Unida y UPyD, que van camino del precipicio. La coalición quedaría fuera del Ayuntamiento de Madrid por primera vez, lo mismo que le ocurriría en el consistorio y las cortes valencianas. Sólo mantiene el tipo Luis García Montero en la Asamblea madrileña, aunque por un exiguo margen de cuatro décimas. A IU le penaliza no haber confluido con Podemos, como muestra el buen resultado que obtendrían las candidaturas de unidad popular en los municipios donde sí se han integrado ambas fuerzas.

En Barcelona, Zaragoza y Santiago de Compostela sus marcas instrumentales obtendrían un 25,9%, 21,8% y 19,8% de los votos respectivamente, dejando a la candidata de la ciudad condal, Ada Colau, muy cerca de la alcaldía. La activista antidesahucios superaría a la CiU del actual primer edil, Xavier Trias, por tres concejales y más de siete puntos. En Madrid, la candidata apoyada por Podemos, Manuela Carmena, se sitúa como segunda fuerza por encima del PSOE, aunque a más de 13 puntos de Esperanza Aguirre.

En cuanto a UPyD, sigue pagando caro la falta de entendimiento con Ciudadanos y el rosario de dimisiones y expulsiones acaecidas en los últimos meses. El CIS les deja fuera de asolutamente todas las instituciones que el día 24 renovarán a sus cargos. La formación magenta perdería los 5 concejales de Madrid, los 8 diputados de esa región y el escaño asturiano, quedándose como únicos cargos electos los eurodiputados, el parlamentario vasco Gorka Maneiro y los cinco miembros del Congreso, a la espera de ver si conserva alguno de los concejales en municipios que no fueron objeto de estudio por parte del CIS.