El partido de Pablo Iglesias recurre a su líder, a varios miembros más de la dirección y a los candidatos autonómicos para escenificar un cierre de filas presentando las 215 propuestas con que concurrirá a las elecciones. Monedero, que fue quien coordinó el programa, no participa en ese acto ni lo hará en ninguno de la campaña. El aparato hace caso omiso a los críticos que piden una refundación.

Acallar a los críticos y recuperar la iniciativa. Esos son los objetivos que Podemos se ha marcado para los días previos al inicio de la campaña electoral, inevitablemente marcados por la espantada de su número tres, Juan Carlos Monedero. La dirección del partido trata de salvar los muebles tras la primera gran crisis interna, producida a la vez que la caída en las encuestas, y para ello ha diseñado una estrategia que cuenta con tres patas: ponerse de perfil ante las voces que critican la moderación en el discurso, negar dicho viraje y tapar la controversia con el programa electoral, que será presentado esta tarde íntegramente. El acto lo protagonizará el líder, Pablo Iglesias, y no contará con la presencia del dimitido Monedero -que fue quien lo coordinó y que tampoco participará en la campaña- ni de los otros dos pesos pesados de la dirección, Íñigo Errejón y Carolina Bescansa.

La renta mínima, la reforma universitaria y las medidas antifraude marcan las líneas maestras del programa

Pese a que en un principio se ideó la presentación de las propuestas por bloques -al estilo de Ciudadanos– finalmente se ha decidido exponer las 215 medidas a la vez. Ya había escaso margen tras el retraso de dos semanas en los plazos, pero la posibilidad de copar la agenda neutralizando así la crisis ha acabado de convencer al partido.

La idea es que desde esta tarde se hable del programa con el que Podemos quiere recuperar su esencia. Así, se hará hincapié en el plan de rescate ciudadano -lo primero en presentarse-, en la renta mínima garantizada, en un plan para reformar la universidad -que detallará el candidato aragonés, Pablo Echenique-, en el afianzamiento y protección de los servicios públicos, en iniciativas para mejorar la transparencia de instituciones y partidos y en la lucha contra el fraude y la corrupción. Entiende el aparato que una vez desgranado todo eso será imposible sostener que el partido se ha alejado de sus bases, de la gente o de los postulados iniciales. El propio Errejón lo dejó claro ayer antes de intervenir en un acto en Fuenlabrada, al garantizar que “absolutamente todo Podemos” respalda el programa porque “coincide con la mayoría social”.

Así, los candidatos autonómicos y diversos miembros de la dirección se repartirán los turnos desde las 18h en el madrileño Círculo de Bellas Artes, mientras se pospone hasta después de las elecciones el “debate político” sobre el exsecretario de Programa, que no tendrá sustituto a medio plazo. El responsable de Organización, Sergio Pascual, negó ayer que se hubiera tratado el tema en el Consejo de Coordinación, para después matizar, a la séptima pregunta sobre ello, que solo se había abordado ligeramente, sin entrar en el fondo político de la cuestión. No urge nombrar un nuevo secretario de Programa y Proceso Constituyente, explicó, porque no habrá programa que abordar hasta que se trabaje con la vista puesta en las generales.

“No hay un vínculo entre la salida de Monedero y el rumbo de Podemos”, remarcó Pascual, para después zanjar que “una decisión personal no va a llevar a un Congreso Extraordinario” donde se desarrolle la refundación de Podemos. Esa es la respuesta oficialista al reclamo que ya hace sin rodeos el sector crítico y que a la dirección ni se le “ha pasado por la cabeza”. Miguel Urbán, eurodiputado y referente de aquella corriente, declaró ayer en La Sexta que su partido “nació de gente valiente” y “tomará decisiones valientes siempre”. De modo que tras los comicios autonómicos “habrá que hacer balance y coger la mayor fuerza para ganar las elecciones generales, que era nuestro objetivo, y si para ello hay que hacer cambios organizativos los haremos”. Poco antes se había manifestado en Público en los mismos términos, pidiendo “ser menos partido y menos Podemos, y más expresión y herramienta para el cambio”.

Rodríguez pide recuperar “el estilo del 15-M”

La líder del partido en Andalucía, Teresa Rodríguez, no tardó en unirse a Urbán, considerando “razonable” su reflexión. Rodríguez, que ha acabado imponiendo -al menos por el momento- su criterio de oponerse a la investidura de Susana Díaz frente al posibilismo que propugnaba la dirección desde Madrid, quiere también que se avance hacia “la ruptura con el régimen del 78 y sus políticas de austeridad”, volver al “estilo del 15M” y mantener el equilibrio “entre la institución y la calle”.

Ante estos conatos de revuelta desatados por el desaire con que dejó su puesto Monedero, la estrategia oficial es negar la mayor. “Si hay un adjetivo que define a Podemos no es precisamente el de la moderación, sino el de la firmeza” contra las decisiones de los “gobiernos que nos han traído hasta aquí”, sentenció Pascual para dar respuesta a esas críticas que denuncian el distanciamiento con los principios fundacionales. “Vamos a mantener esa firmeza y esa contundencia”, remató, porque el ideario que se defiende es “de sentido común”. Además, restó valor a esos movimientos asegurando que en los órganos internos no hay tensión alguna y añadiendo que lo que no puede hacer el partido es entrar a discutir posturas personales de alguno de los 360.000 simpatizantes que tiene inscritos.

Iglesias apoyará el sábado la candidatura de Ada Colau a la alcaldía de Barcelona

Mientras tanto, la maquinaria comunicativa del aparato se ha puesto a pleno rendimiento para recuperar las riendas de la situación. Además de planificar el acto sobre el programa, se está cerrando un intenso calendario de eventos con los referentes del partido -mañana Errejón presenta en Badajoz al candidato extremeño, el sábado Iglesias arropa a Ada Colau en Barcelona- y acompañando todo de otras iniciativas como el lanzamiento ayer de un vídeo electoral que carga contra el presidente del Gobierno. Titulado ‘Hola sr. Rajoy, nos presentamos’, el spot recoge durante dos minutos testimonios de dirigentes y candidatos de Podemos, que reivindican su legitimidad al haber sido elegidos en primarias y no “en ninguna cafetería“, sus trayectorias y su cercanía a los ciudadanos.

Se trata del primer granito de arena de la nueva estrategia con la que el partido quiere retornar a la primera línea por lo que propone y no por la respuesta que da a malas nuevas o por las tensiones internas. Volver a la confrontación directa con las políticas del PP y olvidar de una vez por todas a un Monedero que difícilmente reaparecerá junto al resto de fundadores. Y si para lograr esa empresa hay que quemar la baza del programa electoral en un solo día, se hace sin dudar.

 Imagen | Flickr