Ramón Marcos, candidato magenta a la Comunidad, asegura que no le afecta la convulsa situación de su partido, pide recuperar el impuesto de Patrimonio y se marca como gran objetivo ser “decisivo” tras las elecciones para desalojar al PP: “Tiene que haber un cambio radical”.

Nada en las convulsas aguas de UPyD, luchando cada día por abstraerse del goteo de dimisiones y expulsiones de cargos del partido. Asegura que tiene un proyecto para Madrid, que gracias a su grupo la Asamblea se ha abierto a la ciudadanía y se muestra durísimo con la gestión del PP.

Cuando no son diputados, son eurodiputados y, cuando no, candidatos autonómicos los que dejan UPyD. ¿De dónde saca las fuerzas para continuar?

Bueno, lo importante es que tenemos un gran proyecto político, un equipo, unas personas que han trabajado en las instituciones defendiendo cosas esenciales para los ciudadanos, que hemos abierto la política en España y que tenemos muchas propuestas para cambiar de verdad la política en Madrid. Yo me dedico a eso. Y luego hay una cosa importante: hemos defendido el juego limpio en las instituciones, que garantiza la democracia, el Estado de Derecho, que haya libertad e igualdad… Y de la misma manera lo exigimos dentro del partido. Hay que cumplir las normas.

¿Los que se van a Ciudadanos lo hacen por coherencia o por oportunismo?

Esas son cosas que uno no sabe. Lo importante es que UPyD ha presentado más de ocho mil candidatos en toda España, casi 500 candidaturas, muchas más que en 2011. Y tenemos un proyecto político con muchas propuestas muy serias y muy consolidadas y lo otro me parece más irrelevante y habría que preguntárselo a ellos.

¿No le lastra esta situación en su trabajo?

No, en mi actividad diaria no, al contrario, estoy lleno de ánimo y de ganas de presentarme a las elecciones y de intentar ser decisivo en la Comunidad de Madrid, porque todo lo que hemos hecho sin ser decisivos se multiplicaría si lo fuéramos. Por ejemplo, PP, PSOE e IU no podrían seguir bloqueando nuestra propuesta de que los diputados paguemos impuestos por la totalidad de nuestro salario (ahora están exentos de hacerlo por 800 euros).

Ya llevan una legislatura en la Asamblea. ¿Con qué bagaje se presentan?

Lo primero es que hemos hecho transparente la Asamblea de Madrid. La gente ha podido saber cosas elementales como cuánto cobra un diputado o los privilegios que tenían. Y estoy muy orgulloso de las más de 8.000 iniciativas que hemos presentado, los que más con muchísima diferencia. Hemos defendido un parlamento abierto, debates reales que interesan a los ciudadanos, llevado propuestas concretas que incomodaban hasta el punto de que no nos dejaban tramitarlas. Hemos tenido que recurrir al Constitucional por ello, ganando cinco sentencias. Hemos colaborado en la paralización de la privatización sanitaria, denunciado el despilfarro de dinero público, los enchufismos…

Y sin embargo ese trabajo no se ve recompensado en las encuestas. ¿Qué han hecho mal?

Quizá haber interpuesto la querella de Bankia para defender a los preferentistas y pedir que Rodrigo Rato y todos los miembros del consejo de administración vayan a la cárcel, no oponernos a que haya privilegios fiscales en País Vasco y Navarra, defender la igualdad de todos los españoles, que no se resuelva el tema catalán mediante una modificación del Estatuto que dé privilegios a esa comunidad, pedir una ley de segunda oportunidad para autónomos o personas que estaban cerca de un desahucio…

Sabe que no es eso lo que penaliza el electorado…

“No hemos sido capaces de explicar todo lo que hemos hecho, nos hemos centrado en la labor institucional”

No hemos sido capaces de llegar a los ciudadanos y explicarles lo que estábamos haciendo, quizá porque hemos pensado que el trabajo fundamental había que hacerlo en las instituciones, defendiéndoles, pero está claro que no basta con eso. También hay que contarlo, explicarlo y no hemos sabido hacerlo adecuadamente.

Hay partidos que aún no han tenido opción de gestionar nada y les pasan en los sondeos.

O quizá han tenido opción y han preferido no hacer nada. En Cataluña -se hablaba del oasis catalán y yo diría a la vista de los casos de corrupción que más bien es la charca catalana- no ha habido nadie que haya levantado la voz de manera manifiesta contra la corrupción, por la limpieza de las instituciones y el funcionamiento democrático. Nosotros en Madrid sí lo hemos hecho.

Hablando de Madrid, ¿son Cristina Cifuentes y Ángel Gabilondo mejores candidatos que Ignacio González y Tomás Gómez?

Eso lo tienen que decidir sus propios partidos. A Cristina Cifuentes la respeto mucho y Gabilondo me parece que tiene una larga trayectoria, aunque también es verdad que estuvo en el Gobierno de Zapatero cuando se colocaron los 13.000 millones a los preferentistas y no dijo nada. Lo importante son las políticas, no los candidatos. ¿Ha levantado la voz alguna vez Cristina Cifuentes respecto a la corrupción del PP? ¿Se ha manifestado en contra de las políticas que la han provocado? ¿Gabilondo ha hecho una crítica real del Gobierno en el que él participaba y que tan graves problemas causó a todos los españoles?

Dígame dos o tres cosas buenas que haya hecho el Gobierno regional esta legislatura.

Esta legislatura ha hecho pocas cosas buenas, me gustaría poder decir alguna pero es complicado, se han negado a hablar, a reconocer evidencias… La apuesta por el bilingüismo en los colegios no es mala aunque no funciona bien. Han hecho bien suprimiendo algún órgano inútil como el Consejo Económico y Social o el Tribunal de la Competencia.

Critica con dureza la política sanitaria del PP, que ellos defienden diciendo por ejemplo que han construido otros ocho hospitales…

“El PP construyó hospitales por lo mismo que amplió la red de metro: por electoralismo”

Esos hospitales no debían haberse construido de la forma en que se construyeron. Había motivos electoralistas, el modelo era público-privado, no eran los que se necesitaban y ponen en riesgo la salud de los madrileños. Hay que reordenar todo el sistema hospitalario madrileño. El PP lo ha hecho francamente mal apostando por los edificios frente a lo importante: los profesionales sanitarios, la tecnología, los medicamentos, la atención primaria… Se dedicaron a hacer hospitales igual que ampliaron la red de metro: por motivos meramente electorales, sin analizar la relación coste/beneficio.

¿Es Madrid un paraíso fiscal respecto al resto de autonomías? ¿Aprueba las sucesivas bajadas de IRPF, la supresión del Impuesto de Patrimonio, la bonificación al 99% del de Donaciones y Sucesiones?

En España hay una presión excesiva sobre las rentas del trabajo, desmesurada. Y no sobre las rentas del capital, y eso es lo que hay que cambiar, la región tiene margen para ello, puede rebajar la carga fiscal de las rentas del trabajo. Y lo que no puede ser es la bonificación al 99% en Donaciones. La apoyamos para casos de hasta 500.000 euros la cuota, pero los muy ricos que dejan una herencia tienen que tributar progresivamente. No por dejar la vivienda habitual o el pequeño negocio, pero sí por las grandes fortunas. Es que si no se convierte en riqueza inactiva, genera distorsiones, dificulta la igualdad de oportunidades. Y además es competencia fiscal ilícita con el resto de regiones. Y lo mismo con el de Patrimonio, que tiene que haberlo a partir de un millón de euros.

¿Debe haber tarifa plana de 20€ para los jóvenes en el abono transporte?

Nosotros proponemos que los menores de 12 años no paguen el transporte público, como en Londres. Eso incentivará que las familias lo usen mucho más. Y para los jóvenes políticas de abaratamiento, lo tenemos en el programa electoral. Lo que no puede ser es defender medidas electoralistas sin cuantificar el coste, y además cambiando de criterio. Cuando nosotros lo propusimos nos dijeron que era imposible, que éramos unos demagogos, ahora resulta que lo proponen ellos. Bienvenidos sean.

También puede tacharse de electoralista prometer cien euros al mes por hijo…

¿Cien euros por hijo al mes es electoralista? Se aplica en Francia desde hace 40 años, en Alemania también, en Reino Unido es una de las medidas más importantes de ayuda a las familias, la tienen hasta en Grecia y Portugal. No se puede aplicar de un día para otro pero debe contemplarse. A nivel nacional, no de Madrid, porque es una política de Seguridad Social.

¿Hay que habilitar más albergues para los mendigos que duermen en la calle?

“Pensé que Aguirre quería hacer con los mendigos lo de Gil en Marbella, que los mandó a Estepona”

Yo pensé que lo que quería hacer Aguirre era lo de Gil en Marbella, que los mandó a Estepona. A los mendigos lo que hay que hacer es ayudarlos, yo me he reunido con asociaciones que les asisten y el número ha aumentado de forma significativa en Madrid. Antes muchos eran inmigrantes y ahora son españoles que han caído en la pobreza extrema con la crisis. Los hay con problemas mentales, de alcoholismo, de drogadicción… Lo que hay que hacer es ayudarlos, que estén bien atendidos, pero eso no consiste en estabularlos en un albergue.

España se encamina a Parlamentos sin mayorías absolutas. ¿UPyD en Madrid iría a las negociaciones sin prejuicios, considerando todas las opciones por igual?

No, no, iríamos con prejuicios, queremos cambiar las políticas que se han hecho en Madrid durante los últimos años. Tiene que haber un cambio radical y eso es lo que queremos, no sillones. Vamos a esperar al resultado, también es importante saber qué están dispuestos a hacer los otros partidos, que no están diciendo cosas demasiado interesantes.

UPyD aboga en sus estatutos por la limitación de mandatos. Esta sería su segunda lesgislatura. ¿Lo dejaría al concluir? ¿Lo dejaría ahora si no saca escaño?

Soy letrado de la seguridad social y mi trabajo es ese, aunque llevo casi cuatro años de diputado, y si no salgo elegido me vuelvo tranquilamente a mi trabajo, que me interesa también mucho. Y si lo saco, pues dentro de cuatro años ya veríamos, UPyD marca la limitación de tres legislaturas para los cargos legislativos. Lo que sí haré es seguir como afiliado, que no voy a dejar de serlo en ningún caso.

¿Le ha dado más disgustos que alegrías su paso por la política?

Ha sido una etapa apasionante, he conocido cómo funciona una institución por dentro, y también ha sido muy decepcionante. La sociedad española tiene mucha más altura que la gente que está en la política. Quedé profundamente decepcionado con ciertos malos ejemplos, con la falta de rigor, con el debate ideológico mentiroso. La mayor decepción de todas se produjo un día que intervino Granados en el pleno, estando ya muy en entredicho su comportamiento, y toda la bancada del PP le aplaudió a rabiar, cerrando filas. Ahí pensé: “Mal vamos en este país”.