La Real Academia de Ingeniería acogía el pasado martes la conferencia “Un hito para la industria aeroespacial española”, que trataba de exponer cuál es el futuro del sector espacial y las medidas que debe tomar España para que los datos sigan reflejando buenos resultados.

Desde los años 80 existe una apuesta firme e ininterrumpida (salvo momentos puntuales) por el sector espacial español, que ha ido acompañado de un notable crecimiento. Esta buena época ha llegado hasta el año 2010, año en el que la crisis tiene gran repercusión, y se da paso a una fase de estabilidad en la que las cifras se mantienen, según los datos que exponía José Guillamón, director comercial y de estrategia de Airbus Defence and Space.

Ahora, España se sitúa como la 5ª potencia mundial con un sector industrial competitivo abierto al mercado exterior, fruto de la labor que realizan empresas del sector aeroespacial como Thales Alenia, Elecnor Deimos, Airbus y SENER, todas ellas con presencia en La Real Academia de Ingeniería. Sin embargo, el dinero aportado a la ESA se ha reducido notablemente, de los 250 millones de euros  a alrededor de 150, llegando a poner en peligro este quinto puesto. Diego Rodríguez, director de Espacio de SENER, ponía sobre la mesa la necesidad de aumentar la contribución a la ESA a esas cifras, al 8%, además de apostar por la creación de una Agencia Espacial Española.

Esta idea también la comparte José Guillamón, que invitaba a seguir una hoja de ruta para que el sector aeroespacial siga creciendo. Un plan estratégico del sector, que permita acometer inversiones con visión a largo plazo y la creación de una Agencia Espacial Española, cuyo primer paso lo constituye la reciente Comisión Interministerial del Espacio.

España preside el próximo Consejo Ministerial de la ESA, en 2016, y se encargará de la organización del siguiente en 2019. Esta es toda una oportunidad para apostar por la tecnología aeroespacial que tanta importancia tiene para nuestro país, pues no olvidemos que son varios los ministerios que se encuentran involucrados en el sector, entre los que podríamos destacar Defensa, Industria, Economía y Fomento.

La participación en las últimas misiones de la ESA y NASA, así como en las próximas exploraciones previstas en Marte dejan a la industria espacial española como un gran socio en los grandes programas internacionales, además de generar un empleo estable de calidad. Con estos datos, ¿cómo no confiar en la creación de una Agencia Espacial Española?

El futuro se ve con aire optimista, pues Ignacio F. Tourné, de Elecnor Deimos señalaba como ya empieza a establecerse el sector en otros países europeos. Y prestando atención a su propia empresa, también en Estados Unidos comienza a tener peso el servicio de observación por satélites, pues EE.UU se ha convertido en uno de los principales clientes de Elecnor Deimos. 

Pero si apesar de esto, del futuro que parece esperarle al sector aeroespacial espacial, la idea de una Agencia Espacial en España sigue pareciendo más un capricho, quizás haya que tirar de beneficios. El Director Comercial y de Marketing de Thales Alenia Space, José Antonio Álvarez de Arcaya, recordó que por cada euro que se invierte en el espacio, el estado recibe 1,6 fruto de las ventas en mercados de exportación.