Nadie duda que, pese a lo ocurrido en los últimos años y a sus roces con la dirección del partido, José María Aznar continúa siendo un valor de gran valor en el PP, para recuperar al electorado más conservador. Así lo creen numerosos candidatos en toda España, que reclamaban la presencia del ex presidente del Gobierno en sus campañas para las elecciones municipales y autonómicas del próximo 24 de mayo. Las peticiones eran tantas que Aznar hubiera necesitado más de un mes para atenderlas todas. Sólo en Baleares, Extremadura y la Comunidad Valenciana no contaban con él.

Escribía Concepción Arenal que el error es un arma que acaba siempre por dispararse contra el que la emplea. Eso debieron pensar los máximos dirigentes de la sede de la calle Génova cuando el año pasado decidieron no contar con José María Aznar para la campaña de las elecciones europeas y, después, sufrieron una importante caída en el número de votos.

Escarmentados por los errores pasados, los dirigentes del partido mayoritario han decidido contar con el expresidente del Gobierno en la campaña para las elecciones autonómicas y municipales, que dará comienzo durante la medianoche del próximo jueves al viernes.

Y lo hacen por tres cuestiones básicas: la primera, por la cantidad de peticiones de los candidatos, que quieren contar en sus territorios con la presencia del antiguo jefe del Ejecutivo; la segunda, por el acercamiento que Aznar y Rajoy tuvieron durante la última convención nacional, que los populares celebraron en Madrid el pasado 23 de enero; y, la tercera, por recoger el guante que aquel día lanzó el presidente de honor del partido. “¿Dónde está el PP? ¿Aspira a ganar las elecciones?”, preguntó entonces Aznar, de modo retórico y ante la plana mayor del partido de la gaviota.

Así las cosas, en la sede de la calle Génova se planteó la disyuntiva de cómo enfocar la campaña del ex presidente. La decisión final fue la de limitar la presencia de Aznar en campaña, reduciendo las peticiones a sólo cinco mítines.

El primero de esos actos electores tendrá lugar en Zaragoza el 12 de mayo, donde Aznar arropará a su amiga y candidata a la reelección como presidenta del Gobierno aragonés, Luisa Fernanda Rudi. Las siguientes paradas tendrán lugar en dos de los feudos con los candidatos más veteranos del partido, que precisamente fueron nombrados en la etapa de Aznar al frente del PP. Así, el presidente de honor acompañará el 14 de mayo a Pedro Sanz en Logroño y, dos días después, a Juan Vicente Herrera en Ávila.

El 17 de mayo, Aznar asistirá a un acto con las candidatas populares en Madrid, Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes y el 18 apoyará a la secretaría general del partido, María Dolores de Cospedal, en un mitin en Toledo.

Siete años sin que coincidan Rajoy y Aznar en un acto electoral

Hay que hacer hincapié en el interés que ha mostrado la plana mayor el PP en que Rajoy no coincida con Aznar en ningún acto de campaña. Preguntado por este punto, Génova no sólo quita importancia al hecho, sino que lo consideraría una equivocación si se produjese. “Cuanto más espacio ocupemos, mejor”, señalan en el partido.

Pocas veces han coincidido el presidente nacional y el presidente de honor en actos electorales desde que el primero pasó el testigo al segundo en la dirección del PP, allá por el 2003. La última vez que se les pudo ver juntos en un mitin fue en la plaza de toros de León durante la campaña de las generales de hace siete años. Y hay que decir que esa coincidencia no fue programada. Aznar se presentó por sorpresa. El objetivo era claro: dar un empujón a las candidaturas populares en la patria chica del entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.