Las cámaras de acción se han convertido en objeto de deseo de los más deportistas, un dispositivo imprescindible para grabar espectaculares imágenes mientras corremos, descendemos barrancos, saltamos en paracaídas o practicamos kitesurf.

La archiconocida GoPro tiene cada vez más competencia, pues grandes marcas han sabido ver el tirón que tienen estas cámaras que, a pesar de su pequeño tamaño, graban con una gran calidad y son capaces de soportar el ritmo de los deportistas más extremos. Además, estas cámaras también se han convertido en el perfecto compañero de viaje ya que son fáciles de transportar y cuentan con infinidad de accesorios que permiten realizar las mejores fotografías desde la posición más adecuada.

Hay precios para todos los gustos, desde cámaras de gran calidad que rondan los 500 euros hasta modelos más básicos pero igual de funcionales que no llegan a los 200 euros. Aquí os presentamos algunas de estas cámaras, las más curiosas y conocidas que ahora mismo se encuentran en el mercado. 

La recién llegada, la TomTom Bandit

Dejando para más adelante la GoPro, no porque sea peor, sino porque a todos nos suena bastante más, destacar la apuesta de TomTom por las cámaras de acción con su recién lanzada TomTom Bandit. Lo más novedoso que nos presenta este dispositivo es la posibilidad de editar las imágenes tomadas con solo agitar el teléfono. Sí, agitar el teléfono, pero después de haber grabado imágenes cuyos momentos se etiquetan de forma automática según la velocidad, altitud, fuerza G, aceleración y ritmo cardíaco (esto siempre y cuando contemos con un accesorio adicional, sino nos tocará etiquetar a mano cada secuencia).

Con esta cámara, la TomTom Bandit, se reduce el tiempo de edición, pues no necesitamos pasar la grabación a un ordenador para realizar esta tarea, lo podemos hacer desde la aplicación móvil con la que cuenta el dispositivo. Es resistente al agua, tiene una lente gran angular de gama alta de 16 MP, una batería de larga duración (3 horas), tarjeta microSD y se conecta al ordenador a través USB 3.0.

Será a partir de mayo cuando pueda adquirirse esta cámara por un precio de 429 euros, así como los diferentes accesorios que permitirán su colocación en cascos, manillares, etc.

La RE de HTC, ¿de verdad eso es una cámara?

Aunque pueda parecer difícil de creer por su singular pero práctico diseño (una especie de periscopio en miniatura), la RE de HTC es una cámara de acción que ofrece grandes resultados. Es práctica, debido a que puede sujetarse cómodamente con la mano, evitando así posturas incómodas a la hora de tomar imágenes, y además bastante discreta, ya que queda mayormente oculta en la mano.

A través de una conexión Wi-Fi las imágenes obtenidas por la RE son trasladadas a nuestro smartphone, funcionando así el teléfono como un visor que también nos permitiría ver en directo las imágenes que está grabando la cámara. Además, cabe la posibilidad de extraer las imágenes directamente de la tarjeta SD, en lugar de visionarlas a través de la aplicación.

En la cámara nos encontramos con un sensor de 16 megapíxeles y la capacidad de tomar imágenes con un ángulo de visión de 146 grados. También existen diferentes soportes que permiten colocarnos la HTC RE en la cabeza o en la bicicleta. Y la cámara puede adquirirse por 169 euros.

 

Las cámaras de acción de Sony

Sony también cuenta con diferentes modelos de cámaras de acción, que se diferencias principalmente por la calidad de grabación de vídeo, por lo que nos podemos encontrar con dispositivos como la Action Cam X1000V 4K con WI-FI y GPS capaz de realizar vídeos en 4K, que cuenta con una lente gran angular de 170 grados y tecnología SteadyShot con la que se logra triplicar la estabilización de la imagen . Esta cámara tiene un precio de casi 449 euros y está especialmente indicada para grabaciones en exterior. Es resistente al agua (hasta 10 metros de profundidad), al polvo y los golpes con la funda externa que viene incluida, pero con otros accesorios podemos llegar a conseguir que nuestra cámara se sumerja hasta los 60 metros.

Algo más económica es la cámara digital acuática AS20 con Wi-Fi, que presenta algunas características similares a la anterior como la integración de una lente gran angular de 170 grados y la estabilización de imágen gracias a SteadyShot. Puede sumergirse hasta 5 metros con la funda que ircorpora. Y tiene un precio de 199 euros.

Las cámaras de acción de Sony pueden acoplarse a diversos accesorios que convierten a sus modelos en verdaderos todoterreno, que pueden colocarse en tablas de surf, cascos o incluso drones.

El “cubo” de Polaroid

Una habitual en el mundo de la fotografía, Polaroid, tiene en el mercado una llamativa y cuadrada cámara, la Polaroid CUBE, que cuenta con un bonito diseño, que se reproduce en tres colores (rojo, azul y negro) y que nos permite ver esta cámara casi como un juguete.

Entre sus características, su reducido tamaño (35 mm), un objetivo gran angular de 124 grados, un sensor de 6 megapíxeles para fotografías, una batería que permite grabar durante 90 minutos y su compatibilidad con MicroSD de hasta 32GB. Además, esta cámara cuenta con un imán en la parte inferior, por lo que se puede colocar en cualquier superficie metálica, como el manillar de una bici, el coche o un palo de golf.

La Cube es resistente al polvo, las salpicaduras de agua y los golpes, pero para sumergirla necesitaremos un accesorio especial. Su precio alrededor de los 100 euros, adecuado a la calidad y posibilidades que la cámara nos ofrece.

La conocida GoPro

Y ahora la más famosa, la GoPro, que sobre todo destaca por su calidad y rendimiento. También dispone, al igual que otras cámaras con una aplicación a través de la cual se puede controlar la cámara, previsualizar y reproducir secuencias, además de poder compartir los vídeos en las redes sociales como Facebook o YouTube. Cuenta con diferentes modelos, que atienden a diferentes funciones y características.

El modelo más básico, HERO permite grabar vídeo de alta calidad de 1080p30 y 720p60, y además viene integrada en una carcasa con la que podemos sumergir la cámara en agua hasta una profundidad de 40 metros. Utiliza el modo de vídeo SuperView, que captura una perspectiva de gran angular envolvente y un modo de luz baja que se activa de forma automática. Todo esto por unos 140 euros.

Y ya si nos vamos hasta el modelo HERO4 Black nos encontramos con la mejor cámara de GoPro, que realiza capturas de vídeo 4K ultra HD y cámara lenta fluida de hasta 240 fotogramas por segundo. El audio que recoge es espectacular, además de que se le puede conectar un micrófono externo. Y al igual que ocurre con la TomTom Bandit, está cámara también permite marcar los momentos clave mientras grabas para poder encontrarlos fácilmente a la hora de reproducir, editar y compartir las imágenes. Su precio, tan increíble como sus prestaciones, 530 euros.

La oferta de accesorios y soportes para GoPro es inmensa, y va desde arneses y diferentes tipos de soporte para cascos hasta pulseras que nos permiten situar la cámara en nuestra muñeca, así como mandos de control remoto o pantallas LCD que pueden adherirse a la cámara.