“Es difícil ocupar el centro izquierda cuando no eres de centro izquierda: los dirigentes de Podemos provienen de Izquierda Unida”, razona el sociólogo Ignacio Urquizu. El presidente de Metroscopia, José Juan Toharia, no ve factible que puedan convertirse a la vez en “la nueva IU y el nuevo PSOE”.

Se acabó la luna de miel entre Podemos y el electorado. Un año después de su aparición en el panorama político español, el partido de Pablo Iglesias ha visto frenado su crecimiento e iniciado la cuesta abajo, según reflejan todas las encuestas. La tendencia no solo no es coyuntural sino que se mantendrá en los próximos meses, a tenor del juicio de los expertos demoscópicos y sociólogos que ayer se dieron cita en Madrid para debatir en un foro titulado ‘2015: el año político que cambiará España’.

“Es el partido cuyo voto más se explica por la desafección política y ahora está ante el reto de articular un proyecto positivo, de Gobierno”, razonó Luciano Miguel, directivo del Instituto DYM. Según Miguel, “desatender el origen contestatario” para definirse y colocar propuestas concretas, proceso en el que Podemos se halla inmerso, le hace “distanciarse de sus bases fundacionales”. Lo peor para ellos, concluyó, es el hecho de que “no les cabe alternativa” una vez embarcados en el camino de tratar de ser opción mayoritaria.

Con su nueva estrategia se arriesgan a perder a los “desesperanzados” que impulsaron su creación 

Víctor Sobrino, director asociado de TNS, incidió en ese argumento, aseverando que el “virus larvado” que la formación tiene desde su nacimiento -ser más contestatarios que propositivos- comienza a lastrarles. El viaje a la centralidad les hará dejarse por el camino a gran parte de los “desesperanzados” que posibilitaron su creación y consolidación, pues perderán “la confianza en el movimiento”.

El presidente de Metroscopia, José Juan Toharia, empezó por relativizar la aparición estelar del partido del círculo -“emerge en las Europeas con un 3,4% del voto sobre censo, si bien luego su crecimiento en las encuestas es exponencial”- y coincidió en diagnosticar que su estancamiento no parece pasajero. Debe decidir si quiere luchar por ser “la nueva IU o el nuevo PSOE”, aseguró. ¿Y si quieren ser las dos cosas?, se inquirió desde el público. El sociólogo respondió con ironía: “Buena suerte”. Para Toharia, el mejor análisis de la caída de Podemos fue el que hizo “con lucidez y desapasionamiento” Ignacio Urquizu en El País el día anterior.

“Ni siquiera ellos esperaban ese éxito”

Precisamente Urquizu, profesor de Sociología de la Universidad Complutense muy vinculado al PSOE, fue otro de los invitados al foro organizado por Aneimo y El Confidencial. La suya fue la intervención más categórica sobre la situación del partido de Iglesias. “Es difícil ocupar el centro izquierda cuando no eres de centro izquierda; los dirigentes de Podemos provienen de Izquierda Unida o Izquierda Anticapitalista”, argumentó. En su opinión, ahora están tratando de “dejar de ser lo que son para ser otra cosa, y su credibilidad empieza a caer porque eso es pragmatismo puro, oportunismo”. El giro socialdemócrata de la formación, según su análisis, se explica por la ambición de ser mayoritarios que motiva el crecimiento brutal que “ni siquiera ellos esperaban”.

“Su proyecto no tiene nada que ver con lo que piensan la mayoría de los españoles; Monedero tiene auténtica aversión a la Transición, incluso insinúa que fue obra de la CIA”, continuó. Para Urquizu, lo que ha hecho Podemos es “utilizar de forma oportunista un estado de ánimo” y eso a largo plazo es insostenible: “La mayoría de sus votantes ya está en la extrema izquierda, el electorado sitúa también ahí al partido y ahora todo sigue esa lógica, lo raro era lo contrario, que fueran los más votados entre los electores de centro”. Como vaticinio final, aseguró que en adelante sus dirigentes aparecerán menos en los medios, ya que se encuentran en una encrucijada complicada: “o se traicionan a sí mismos o dicen algo que no casa con lo que piensa la mayoría”.

Bescansa dio ayer una conferencia en la Universidad de Princeton sobre el “terremoto” político español

Ese augurio comenzó a cumplirse allí mismo, pues Podemos excusó la ausencia de su secretaria de Análisis Político y Social, Carolina Bescansa -que ayer conferenció en la Universidad de Princeton-, y renunció a suplirla con otro enviado. Sí estuvieron presentes el PP –con su portavoz de la campaña autonómica y municipal, Pablo Casado-, el PSOE -con el citado Ignacio Urquizu- y Ciudadanos -con su director de campaña, José Manuel Villegas-.

El encuentro tuvo un amplio seguimiento, contando con asistentes de lujo como Pedro Arriola, sociólogo de cabecera del presidente del Gobierno y del PP; Gabriel Colomé, concejal del PSC en Barcelona y exdirector del CEO; Leopoldo Barreda, diputado popular en el Congreso; o Eduardo Baeza, director del Departamento de Análisis y Estudios de Moncloa. Ahora la única duda es si, en esta ocasión, podremos fiarnos o no de las encuestas.

Imagen | Flickr