Siete años después del inicio de la debacle económica, algunos ya se están pertrechando con capital fresco para los nuevos tiempos en el mercado inmobiliario. No en vano, varios estudios han registrado inversiones milmillonarias en el sector durante el primer trimestre del año.

La consultora CBRE ha medido un total de 2.900 millones de euros inyectados al sector entre enero y marzo de 2015, el 154% más que en el mismo periodo del año anterior. En un comunicado, esta firma resalta que la cifra se ha quedado muy cerca de los 3.011 millones invertidos en el mercado inmobiliario durante el primer trimestre de 2007, antes de la crisis.

Los datos son similares a los aportados por otra consultora, Cushman & Wakefield, que rebaja el monto a 2.463 millones; una cifra astronómica, en cualquier caso.

Los estudios de ambas compañías coinciden en apuntar a la recuperación de la confianza de inversores foráneos en el inmobiliario español: casi la mitad del capital ha provenido del extranjero en estos tres meses. También resaltan que el motor de esta mejoría es el sector retail, con grandes operaciones cerradas en Madrid durante el primer trimestre como la compra del edificio de Gran Vía 32 por 400 millones de euros y la del centro comercial Plenilunio por 375 millones.

Más indicadores positivos

A este optimismo se le suman otros indicadores, como la compraventa de pisos: en febrero se produjo el mayor pico de los últimos doce meses en el registro de la propiedad, según el Instituto Nacional de Estadística.

Además, el precio del alquiler ha subido un 2,8% en el primer trimestre de 2015, según datos de Fotocasa, algo que no sucedía desde hace 7 años. Por otro lado, el índice de precio de viviendas de segunda mano que elabora Idealista se ha mantenido estable en marzo con respecto al mes anterior, aunque registra un incremento del 0,6% desde el inicio del año.

Así pues, la excitación parece cundir entre la demanda tras unos años de repudio, primero, y desdén, después, hacia el negocio inmobiliario. Este fenómeno, sumado a los bajos tipos de interés, invitan al optimismo y vaticinan una carrera al alza de los precios, siempre que España sea capaz de superar de manera definitiva la crisis económica.

Es lo que prevé la agencia de calificación Moody’s en un informe en el que, no obstante, alerta de que el alza, si se produce, será “desigual” entre las diferentes autonomías, dependiendo de la cantidad de inmuebles vacíos por región.

 

Imagen | Flickr – oatsy40