Quizá no lo sepa, pero Yoigo estuvo a punto de llamarse Lentejas. El directivo que construyó la marca de la verdad verdadera en nuestro país, Johan Andsjö, se enfrenta hoy en Suiza a un nuevo desafío: reconvertir la enseña Orange después de que Xavier Niel, el empresario francés que fundó Iliad (Free), comprase a Apax Partners la compañía a finales del año pasado.

El nombre elegido ha sido Salt (Sal), un complemento ideal para las lentejas y una marca elegante que se distancia de la imagen tradicional de la compañía. La compañía ha afrontado un cambio radical en apenas 72 horas. Está previsto que el lunes abran con la nueva imagen el 90% de las tiendas que tiene el grupo en Suiza. A estos cambios habrá que añadir otros, como una nueva aplicación para que los clientes gestionen su aplicación móvil, con una nueva interfaz. 

Según el diario suizo Neue Zürcher Zeitung (NZZ), la clave para el cambio de nombre ha estado en dejar de pagar el canon de licencia que la compañía seguía pagando a Orange y que todavía iba a estar vigente hasta 2017.