Contaba ayer Sabemos que el compañero sentimental de la popular presentadora de televisión Terelu Campos se libró de sentarse en el banquillo de los acusados, en el marco de la denominada operación Edén , por el “pasotismo” del entonces titular del Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid, Santiago Torres , según denunció en su día el fiscal del caso. Pues bien, este periódico digital está en disposición de ofrecer más datos sobre el polémico juez: SABEMOS ha tenido acceso a documentos que demuestran que, en la actualidad, Santiago Torres asesora como abogado a personas que él mismo procesó.

Por Froilán Bravo y José Luis Lorente

El 31 de julio de 2013 el juez Santiago Torres colgó la toga. Ese día dijo adiós a veinticinco años de una supuesta brillante carrera. En enero de 1999 logró que el entonces alcalde de Marbella y presidente del Átlético de Madrid, Jesús Gil, entrara en prisión.

Años después destapó la mayor trama de corrupción en torno a licencias concedidas por el Ayuntamiento de Madrid en el caso Guateque y desarticuló las mafias que controlaban la noche madrileña en la operación Edén y así una larga lista de casos como el llamado Yugoslavia o la Operación Calimocho.

En la actualidad, Santiago Torres ejerce como abogado particular, actividad que compagina con su presencia en distintos platós televisivos. Es precisamente en esas cadenas de televisión donde el ex juez se lamenta de que tuvo que abandonar la carrera debido a que no tenía medios para investigar la corrupción.

Nada más lejos de la realidad. Según los documentos que obran en poder de SABEMOS, Torres se encarga ahora de asesor como abogado a uno de los imputados en la Operación Edén que, como el compañero sentimental del Terelu Campos, no llegó a sentarse en el banquillo de los acusados por el “pasotismo” del ex juez, según el término textual que empleó el fiscal adscrito al Juzgado de Instrucción número 2 de a Audiencia Nacianal.

Antecedentes penales

En concreto, se trata de David Martínez García, que fue detenido por la Policía en el transcurso de la Operación Edén y posteriormente imputado por el propio Santiago Torres ante la posibilidad de haber cometido los delitos de blanqueo de capitales, organización criminal, fraude fiscal y falsificación. Cuando fue arrestado, David Martínez contaba con antecedentes policiales. Años antes la Guardia Civil le detuvo por asociación ilícita, robo con fuerza en las cosas y simulación de delito.

En la actualidad David Martínez es director comercial de la firma I-joy Europe Internacional SL, mientras el exjuez Torres ejerce la asesoría jurídica en dicha empresa, cuyo objeto es el comercio al por mayor y menor de todo tipo de material electrónico, hardware, software, pequeño y gran electrodoméstico y telefonía.

En poder de Sabemos obra un escrito en las que aparecen las firmas de David Martínez y Santiago Torres, como responsables del área comercial y jurídica, respectivamente. En ese documento –escrito en inglés-, el director de ventas y el abogado dan cuenta a una empresa china de la reorganización de sus servicios financieros, al tiempo que avisan de que no reconocerán ninguna obligación de pago para cualquiera de los productos que no se han recibido en sus instalaciones y para los que no exista evidencia documental.

“Tal afirmación se hace sobre la base de que algunos de los pagos que usted está reclamando parecen corresponder a bienes que no se han recibido en nuestras instalaciones, y entendemos que esos bienes fueron entregados a empresas con las que I-joy Europa International SL no tiene personal ni relación”, se afirma en el escrito.

Se da la la circunstancia de que fue el propio Torres quien, en su calidad de titular del Juzgado de Instrucción número 32, ordenó y firmó el auto de entrada para que los policías encargados de la investigación de la Operación Edén pudieran registrar el domicilio de David Martínez García.