Qué duda cabe que, pese a lo ocurrido en la última semana, Rodrigo Rato mantiene buenas relaciones con los grandes empresarios españoles. De hecho, se le mantuvo en el Foro Puente Aéreo –formado por los presidentes de las corporaciones con mayor raigambre en Madrid y Barcelona, muchas de ellas pertenecientes al Ibex-, pese a que no tenía responsabilidades empresariales y ya había comenzado su viacrucis judicial. Precisamente, ese mismo Foro aprovechará la reunión que mantiene hoy con Mariano Rajoy para pedir cuentas sobre los interrogantes del “caso Rato”.

A un mes de las elecciones municipales y autonómicas, busca el jefe del Ejecutivo la foto con los grandes del Ibex. Y lo conseguirá en un almuerzo que hoy mantiene con el Foro Puente Aéreo. Sin embargo, la casualidad ha hecho que la cita en Moncloa coincida en el tiempo con el estallido del escándalo protagonizado por el que ha sido hasta ahora uno de los integrantes de dicho punto de encuentro entre el mundo empresarial y el político: Rodrigo Rato.

Y es que existe cierto grado de malestar entre los grandes empresarios españoles por la forma en que el Gobierno, con su presidente a la cabeza, ha pilotado hasta ahora el “caso Rato”. Ellos esperan que el jefe del Ejecutivo aclare rápidamente la solidez de los indicios que llevaron a tomar la medida fulminante de la detención del antiguo director gerente del Fondo Monetario Internacional.

“¿Era realmente preciso que un agente le agarrase del cogote y le introdujera en el coche policial?”, se pregunta uno de los asistentes al almuerzo de mañana en conversación telefónica con este medio digital. En su opinión, queda la sensación de que el Gobierno maniobra para distanciarse de Rato y, a la vez, controlar los efectos del nuevo escándalo.

Este empresario está de acuerdo con Rajoy, como no podía ser de otra manera, en el principio de que “todos los españoles somos iguales ante la Ley”, pero critica que, en el caso de Rato, el exvicepresidente del Gobierno se ha visto zarandeado por la pena del telediario y por la falta de respeto a su presunción de inocencia.

Los errores de Gobierno y oposición

Otro de los integrantes del Foro Puente Aéreo sostiene que yerra la vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, cuando pretende hacer creer que lo de Rato es un asunto particular y se equivoca Rajoy si pretende eludir las explicaciones sobre quien ha ocupado importantes responsabilidades de Estado y ha sido un destacado miembro del partido. “¿Por qué, entre 705 investigados por presunto blanqueo, se filtró recientemente el nombre del ex director gerente del FMI? El ministro Cristóbal Montoro tendría que dar respuesta a esta pregunta”, afirma este empresario.

En lo que coinciden ambos miembros del Foro Puente Aéreo es en la opinión de los partidos alejados del Gobierno no deberían buscar réditos políticos de este escándalo, máxime cuando queda poco más de un mes para las elecciones de mayo.

Está previsto que en el almuerzo de hoy en La Moncloa asistan los presidentes de las casi cuarenta empresas que integran este Foro, entre las que figuran Telefónica, Repsol, Endesa, Cepsa, Acciona, Indra, Iberia, Ono, Grupo Godó o Caixabank. Ésta es la primera ocasión en la que el presidente del Gobierno se reúne con este Foro, si bien en mayo del año pasado ya recibió en la Moncloa al Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), que representa a 17 de las principales multinacionales españolas y al Instituto de Empresa Familiar.

El Foro Puente Aéreo, una iniciativa impulsada por Enrique Lacalle, reúne periódicamente a sus miembros (de Madrid y de Barcelona) con personalidades de la vida política  española en lugares diferentes. La primera reunión fue invitado el presidente de la Generalitat, Artur Mas. Meses después el político agasajado fue el entonces candidato a la presidencia Mariano Rajoy. Otras personalidades que han compartido mesa y mantel con los componentes del Foro fueron Felipe González, Esperanza Aguirre y Soraya Sáenz de Santamaría.