El equipo Fnatic gana la final de los playoffs europeos del videojuego League of Legends , que congregó a 6.000 espectadores en la arena madrileña del Palacio de Vistalegre.

“¡Huni, Huni, Huni!”. El madrileño Palacio de Vistalegre se venía abajo este domingo y coreaba el alias de uno de los ganadores de la tarde, el surcoreano SeungHoon Heo, que forma parte del equipo Fnatic. Su conjunto tuvo que agotar las cinco mangas del encuentro para doblegar a Unicorns of Love (UOL), los otros finalistas. ¿De qué deporte se trata, capaz de llenar un estadio de tales dimensiones? De los playoffs europeos de primavera para el campeonato de League of Legends, uno de los videojuegos online con más seguidores del mundo.

El del domingo fue un intenso encuentro, con el resultado final de 3-2 a favor de los de Huni, que congregó a 6.000 personas en el famoso polideportivo de Carabanchel. Hinchas que no dejaron de vitorear las acciones más destacadas del encuentro, retransmitido por pantallas gigantes para que los asistentes no se perdieran ningún detalle de la encarnizada contienda.

Aunque los videojuegos no parezcan un asunto serio, cada vez se organizan más torneos de diversas sagas, en algunos casos dotados con sumas astronómicas para los vencedores. No es de extrañar que, habida cuenta de los suculentos premios, muchos competidores se dediquen profesionalmente a esta tarea. Como en cualquier otra disciplina, si se quiere ser el mejor hay que dedicar grandes cantidades de tiempo. A la competición profesional de videojuegos, de hecho, se le llama e-Sports, deportes electrónicos.

En el caso de League of Legends, el juego consiste en dos equipos de cinco personas, que manejan cada uno a un campeón, a un personaje con habilidades diferenciadas, para encontrarse en un mapa y acabar con los avatares del otro conjunto. Aunque cada uno esté pendiente de su pantalla de ordenador, los diez jugadores se dan cita online y de manera simultánea para la batalla, que sucede en un universo ficticio lo suficientemente amplio para que cada uno pueda poner en práctica diversas estrategias militares.

Unas finales llenas de expectación

En las finales que ha vivido Vistalegre estaba en juego una plaza para el campeonato mundial de media temporada que se celebrará en Tallahassee, la capital administrativa del estado de Florida. Se trata de la primera vez que el torneo europeo de este juego del estudio Riot Games recala en España.

Además de la asistencia al palacio de deportes de aficionados de todo el país, con 12.000 entradas vendidas para la final y para el enfrentamiento por el tercer puesto, las partidas fueron retransmitidas por internet para todo el mundo. Se conectaron medio millón de personas a las emisiones comentadas en 5 idiomas.

El tanteo del set final no dejaba dudas sobre el resultado: 26 a 9 en el marcador de muertes, a favor de Fnatic. Aunque los unicornios se hicieron con la primera batalla, Fnatic consiguió las dos siguientes; la cuarta entrega del partido fue de nuevo para UOL, que alcanzaron así el empate. No obstante, cayeron en la última confrontación, aplastados por un Huni inspirado (8 asesinatos, 4 muertes y 13 asistencias) y por un Steelback desatado (9 asesinatos, 1 muertes y 13 asistencias), según las estadísticas oficiales.

Al final, con el enemigo borrado del mapa, los integrantes de Fnatic soltaron sus ratones y sus teclados para fundirse en un abrazo, acompañado por el sonido de sus gritos de tensión liberada. Tras el deportivo saludo a los contrincantes -igualmente exhaustos-, los jugadores se encontraron con su entrenador y alzaron el trofeo de campeones ante el público que, de pie, jaleaba a los héroes de la jornada. El confeti para los vencedores desató la euforia en el Palacio de Vistalegre.