Los destinos vacacionales low-cost de sol y playa son una especie en vías de extinción. Cada vez más, los comercios y las autoridades locales de los pueblos turísticos se centran en atraer a visitantes con un mayor poder adquisitivo, que huyen de las masificaciones, valoran el atractivo de la naturaleza y reniegan del jaleo nocturno. Son el homo sapiens frente al homo neanderthalensis , son el “turista sofisticado” frente al “turista de chancleta”.

Para encajar en este nuevo escenario, .Ozone Drive lo tiene claro: quiere alquilar vehículos eléctricos a turistas.

Los planes de la compañía pasan por sacar adelante una campaña de crowdfunding en la plataforma Indiegogo y conseguir 50.000 dólares con los que cubrir los costes operativos y de mantenimiento para una flota de 10 vehículos eléctricos. De cara a este verano, el objetivo es ofrecer un servicio de carsharing -una modalidad informal de alquiler de coches- para que quienes se acerquen a Baleares puedan viajar sin contaminar.

“Nuestro principal objetivo es convertirnos en el primer servicio de alquiler de vehículos exclusivamente eléctricos del Mediterráneo”, dice su fundador

“Es la combinación de hacer algo innovador y algo por el medio ambiente”, explica el fundador de .Ozone Drive, Ángel Samartino. “Nuestro principal objetivo es convertirnos en el primer servicio de alquiler de vehículos exclusivamente eléctricos del Mediterráneo, pero hasta llegar ahí, estamos dando pasitos”.

Este emprendedor, que sacó tiempo cuando estudiaba en la Universidad de Berkeley (California) para crear la compañía en 2010, quiere colaborar con hoteles de Mallorca e Ibiza para establecer ahí las bases en las que cargar los vehículos. De esta forma, los turistas pueden utilizar los automóviles eléctricos para sus viajes por las islas y devolverlos en el mismo resort o en otro.

Para disponer de un parque de vehículos, .Ozone Drive recurre a préstamos de unidades que realizan los fabricantes de coches eléctricos, quienes también se benefician del escaparate que supone esta iniciativa para sus autos, según Samartino.

Otra forma de promoción del automóvil eléctrico

La startup, dice, se fundó para agilizar la adopción de la conducción eléctrica, para facilitar que la gente pruebe estos vehículos. “Los coches eléctricos son excepcionales pero la gente sigue teniendo un montón de prejuicios. Esto es lo que hay que cambiar, porque después de acercarse a uno, a los usuarios les apasiona”, indica Ángel.

La industria de la automoción se mueve muy despacio, según Ángel, aunque los fabricantes “ven claro que el coche eléctrico es el futuro”. “Es la nueva tendencia y ha venido para quedarse”, subraya.

La campaña de crowdfunding ya lleva 7.000 dólares recaudados en Indiegogo

El principal problema de estos automóviles sigue siendo la duración de la carga de las baterías, aunque Ángel cree que la autonomía que tienen, cercana a los 180 kilómetros en algunos casos, es suficiente para un consumo de transporte urbano y para unas excursiones cortas por las islas.

En una experiencia similar durante el año pasado, la startup consiguió atraer a 200 usuarios en 20 días. Si el crowdfunding sale bien, vaticina Ángel, este verano podrían superar los 1.000 usuarios en Baleares.

.Ozone Drive, que ha recibido capital semilla de los ministerios españoles de Industria y de Medio Ambiente, va por los 150.000 euros de capital recaudados desde que echó a andar. Por el momento, lleva más de 7.000 dólares en Indiegogo para sus coches eléctricos, con la firme intención de disminuir la huella de carbono de las chancletas cuando pasan por las islas.