José Mercé, Pepe Habichuela, Carmen Linares, Tomasito, Guadiana… Son algunas de las figuras del flamenco que se reúnen este lunes 20 de abril en el Auditorio Marcelino Camacho de Madrid (20:00).

La razón, rendir homenaje a Ramón el Portugués, uno de los símbolos del cante extremeño al que los problemas de salud le han apartado de los escenarios.

Extremadura tiene derecho a reclamar su parcela dentro del flamenco. Sus argumentos para discutir la, en ocasiones, mal entendida exclusividad andaluza se vuelven irrebatibles al nombrar figuras como el Marqués de Porrina o rincones emblemáticos como la Plaza Alta de Badajoz. Allí forjó su estilo Ramón Suárez Salazar, sobrino del mítico Porrina y miembro de esta saga gitana. ‘El Portugués’, como se le conoce en los tablaos donde debutó a los 12 años, es una de las voces que mejor ha cuidado los palos ya considerados genuinos de esta región, como los ‘jaleos’ o el ‘tango extremeño’.

Nacido en 1948, pertenece a esa generación a la que se le debe buena parte de la universalidad de la que hoy goza el flamenco, y en la que se incluyen nombres como Enrique Morente o Camarón de la Isla. “No se puede hablar de quién influía a quién, en aquellos 70’s y 80’s, ellos se juntaban y todos aprendían del otro”, explica Antonio Benamargo, coordinador del concierto que le rinde este lunes homenaje en Madrid.

Así lo ha explicado el propio cantaor en varias ocasiones: “Camarón y yo éramos amigos. Yo le enseñé los tangos extremeños, él los cantó y los mejoró, porque él era un genio y yo no, esa es la verdad”. Sus voces bebieron de los clásicos, pero no cerraron el oído a lo que les llegaba desde otros estilos.

En su carrera, que le llevó a ser uno de primeros cantaores en actuar en Japón en 1967, ha tocado todos los palos con maestría y mimado los de su tierra. Una trayectoria prolífica y también agitada. Este lunes Ramón el Portugués estará en el Auditorio Marcelino Camacho, pero una afección de garganta le tiene apartado del cante. Por eso el mundo del flamenco se ha unido para rendirle un nuevo tributo. Por medio de su hermano Antonio ‘Guadiana’ y de miembros de su familia, pero también de otros muchos que le consideran influencia como José Mercé, Pepe Habichuela, Carmen Linares, Potito, Tomasito, Pitingo, Los Chunguitos… Porque aunque su voz esté apagada, su aportación sigue muy presente.