El ideólogo de la formación y secretario de Proceso Constituyente y Programa ha pasado de vender el proyecto en los platós a conferenciar por provincias y organizar actos menores.

“En Podemos hay un antes y un después del ‘caso Monedero'”. Así explicaba hace unas semanas José Luis Fernández Peña, ‘Chunda’, histórico jefe de prensa de José Bono y actual lugarteniente del candidato socialista por Madrid, Antonio Miguel Carmona, el estancamiento en las encuestas del partido de Pablo Iglesias. La reflexión de ‘Chunda’, realizada en un curso de la Universidad Europea Miguel de Cervantes (Valladolid), concluyó aseverando que el daño hecho a Podemos por los polémicos trabajos en Latinoamérica del número cuatro del partido es irreparable.

Y bien parecen haberlo entendido así también en la propia formación, que ha cambiado radicalmente el rol de su ideólogo. Juan Carlos Monedero ha pasado de ser su gran estrella mediática junto a Iglesias a ocuparse de labores mundanas y reducir al mínimo sus apariciones en medios. Ahora ejerce de ‘fontanero’ más que de divulgador del proyecto que ayudó a crear hace un año.

Así, desde el mes de enero apenas ha participado en grandes actos del partido, limitándose a representar a Podemos en ‘bolos’ de provincias, conferenciar en universidades y gestionar tareas menores en el día a día de la formación. Oficialmente se dice que está enfrascado en la elaboración del programa electoral, trabajo que, unido a su tarea en la Universidad Complutense, le deja escaso margen para otros menesteres.

Desplazamientos a Barcelona, Bilbao o Córdoba

Sin embargo, Monedero sí ha encontrado tiempo para viajar a Barcelona a presentar un libro en el que se recoge una entrevista con él -fue el 11 de marzo y allí declaró que el soberanismo conduce a un “callejón sin salida”-, a Bilbao -el 27 de marzo dio una charla en la Universidad del País Vasco titulada Vieja y nueva política en Europa-, o a Córdoba -el martes conferenció en la universidad de esa capital junto a Julio Anguita sobre El papel de la izquierda en Europa-. Incluso estuvo este miércoles acompañando a los trabajadores de Coca-Cola a las puertas del Tribunal Supremo, en plena jornada laboral. Allí coincidió con el candidato de IU a la Comunidad de Madrid, Luis García Montero, con quien charló amistosamente.

Da conferencias junto a Anguita pero no participa en las reuniones con los candidatos autonómicos

El secretario de Proceso Constituyente y Programa ha completado esa apretada agenda privada con el desarrollo de una labor en el partido poco vistosa y más sacrificada de lo realizado hasta entonces. Ni ha estado en las reuniones de la dirección con los equipos de campaña autonómicos, ni ha comparecido tras las sucesivas reuniones de la cúpula, pese a que sí ha participado en muchas de ellas. En vez de eso, Monedero ha organizado las jornadas Plan de rescate ciudadano que el próximo lunes y martes Podemos celebrará en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, encaminadas a pulir parte del programa económico con el que se presentarán a las elecciones.

Además, fue el enviado de la ejecutiva al I Encuentro Podemos Castilla-La Mancha, celebrado el 14 de marzo en Alcázar de San Juan (Ciudad Real), y a la Convención Programática que Podemos Castilla y León convocó en Valladolid el pasado sábado. Como guinda extravagante a este nuevo rol, el profesor participó ese mismo día por la tarde en el I Encuentro de Espiritualidad de su formación, en una iglesia de Vallecas.

Relegado en la campaña andaluza

El carácter menor de esos eventos no ha impedido que Monedero, fiel a su estilo, siga acaparando titulares, bien calificando de “neothatcherianas” las propuestas de Ciudadanos, bien diciendo que “el Papa ha llevado a Dios al otorrino” o bien comparando al PP con el partido nazi de Adolf Hitler. Como él mismo dijo en público, es “imposible” que se esconda porque a cada lugar al que vaya, por pequeño que sea, irá seguido de los medios de comunicación. Y dará que hablar.

“Os vais a cansar de verme”, aseguró tras el encuentro de espiritualidad de Podemos en Vallecas

En sintonía con ese nuevo rol, adoptó un perfil muy bajo en la campaña electoral andaluza. Participó en un mitin en Linares el 16 de marzo junto a políticos locales -la candidata Teresa Rodríguez tenía ese día un acto en Huelva junto al cabeza de lista aragonés, Pablo Echenique, y la secretaria de Análisis Político y Social, Carolina Bescansa- y se dejó ver en el fin de campaña junto al resto de la cúpula en Dos Hermanas, aunque no intervino. Sí lo hicieron los dirigentes Pablo Iglesias e Íñigo Errejón.

Pero si algo llama la atención de la nueva vida del ideólogo de Podemos es su desaparición de los platós televisivos. Sus apariciones en los medios desde enero han sido contadas y algunas de ellas, además, improvisadas. Así ocurrió a medidados de febrero, cuando Espejo Público le entrevistó en plena calle tras salir de la Complutense, o el pasado sábado al abandonar el encuentro espiritual de Vallecas. Al concluir su mesa redonda, Monedero abandonó con celeridad la iglesia y solo atendió a los medios un par de minutos a las puertas del coche. “Os vais a cansar de verme en la campaña y de verme en vuestros medios”, respondió cuando fue cuestionado por su nuevo y prudente papel. Un vaticinio que, al menos de momento, está lejos de cumplirse.