La compañía estadounidense ha sido formalmente acusada por la Comisión Europea (CE) de abusar de su posición de dominio, al favorecer en su buscador los resultados de su servicio comparador de vuelos Google Flight Search frente a otras herramientas similares.

La respuesta de Google no ha tardado en llegar, después del anuncio de la comisaria de Competencia, la danesa Margrethe Vestager, quien esta mañana ha explicado la acusación de las autoridades europeas. La réplica ha corrido a cargo del vicepresidente de Google para la división de búsquedas, Amit Singhal.

Respetamos pero estamos en profundo desacuerdo con la necesidad de emitir un pliego de cargos y estamos deseando presentar nuestro punto de vista en las próximas semanas”, ha escrito Singhal en una entrada del blog corporativo de Google, bajo el título “La búsqueda del daño“.

En su comparecencia, la comisaria Vestager ha indicado que la percepción preliminar de la CE es que en los servicios de compra hay un abuso de posición dominante por parte de Google y que la empresa tiene 10 semanas para responder y presentar alegaciones.

Por otro lado, ha anunciado “una investigación en profundidad a Android“, el sistema operativo para teléfonos inteligentes desarrollado por Google.

Los defensores de Google

Al rescate de Google ha querido salir la asociación de compañías tecnológicas y de internet CCIA (Computer and Communications Industry Association), de la que también forman parte otros gigantes del sector como Facebook, Amazon y Samsung.

En una conferencia telefónica para medios en la que ha participado Sabemos, el responsable de esta asociación en Europa, James Waterworth, ha afirmado que “la economía de internet es un mercado extremadamente dinámico”, en el que “es muy fácil entrar”. “La competencia es mayor que antes de la llegada de internet”, ha concluido.

“Las alegaciones de daños relacionadas con consumidores y competidores han demostrado ser incorrectas”, defienden desde Google

Waterworth ha venido, así, a complementar una de las ideas defendidas por Amit Singhal, quien sostiene que Google es un player más en un entorno digital en el que los consumidores cada vez recurren más a aplicaciones móviles y redes sociales para encontrar información. “Aunque puede que Google sea el motor de búsqueda más usado, ahora podemos encontrar y acceder a información de maneras diferentes y, las alegaciones de daños relacionadas con consumidores y competidores han demostrado ser incorrectas”, ha concretado Singhal.

En el encuentro telefónico con periodistas también han participado dos expertos en Derecho de la Competencia. El abogado español Alfonso Lamadrid, del despacho Garrigues, ha resaltado que la Comisión se ha tomado su tiempo para sacar conclusiones de la investigación a Google, que comenzó hace cinco años, durante la era Almunia.

Por su parte, el investigador del Centre for European Policy Studies Andrea Renda se ha mostrado cauto ante las consecuencias que puede tener la acusación para Google. “La Comisión necesita formalizar que Google es dominante en un mercado, lo que es mucho menos obvio de lo que parece. Todo el mundo sabe que Google es una compañía grande, pero ser grande no implica tener una posición dominante”, ha precisado.

El gigante con sede en Mountain View (California) ha culpado a varias compañías de viajes online como Expedia, Kayak y Travelocity de tratar de dinamitar la compra del proveedor de búsqueda de vuelos ITA, que Google anunció en 2010. “Presionaron sin éxito a los reguladores de EEUU y de la Unión Europea para bloquear el acuerdo”, según la empresa. Aunque con retraso, los contratiempos han acabado por llegar.