No hay duda de que al PP no le viene nada bien que el caso Rato vuelva a las primeras páginas de los periódicos a pocas semanas de que comience la campaña de las elecciones municipales y autonómicas. Pese a ello, los principales dirigentes del partido en el Gobierno decidieron ayer ponerse de perfil ante el escándalo. Ninguno de ellos salió a la palestra a desmarcarse del ex vicepresidente económico del Gobierno en la etapa de Aznar. Ninguno de ellos le pidió explicaciones. Ninguno, salvo Esperanza Aguirre.

La candidata de los populares a la Alcaldía de Madrid vuelve a alejarse de su partido con un discurso propio en materia de corrupción y muy beligerante contra el ex director gerente del Fondo Monetario Internacional, investigado ahora por blanqueo de capitales. Aguirre se encargó de dejar claro que ella nunca ha dicho que el “autor del milagro económico hubiera sido Rodrigo Rato”, porque formó parte del primer gobierno del ahora presidente de honor del PP y conoce “perfectamente quien marcó las directrices para conseguir cumplir todos los objetivos de inflación y de déficit de deuda y ese no fue otro que José María Aznar”.

En declaraciones a Los Desayunos de TVE, la lideresa exigió a Rato que salga de inmediato a dar explicaciones. “Como Bárcenas, Pujol y otros señores, tendrá que aclarar de dónde salió el dinero defraudado”, dijo Aguirre tras recordar que el padre de Rato, “por tener dinero en el extranjero”, en tiempos de Franco fue a la cárcel y luego ganó el pleito.

Las duras declaraciones de la candidata a la Alcaldía de Madrid cogieron con el pie cambiado, como suele ser habitual, al Gobierno y al PP. Al ministro de Justicia, Rafael Catalá, no le quedó otra que comparecer ante los medios para asegurar que cualquier persona que esté siendo sometida a una investigación tiene que ofrecer explicaciones, bien sea ante los servicios de inspección o en el ámbito de la Justicia.

Por su parte, el vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano, aseguró al ser preguntado por los políticos, cargos públicos o funcionarios que se acogieron a la amnistía fiscal que lo importante, “sea quien sea es que se investigue y se asuman las responsabilidades que haya que asumir”.

El PSOE exige la dimisión de Montoro

En cambio, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, evitó comentar el asunto en el Congreso pese a los envites a ello de los grupos de la oposición durante el debate sobre el Consejo Europeo. Tampoco lo hizo al abandonar el hemiciclo cuando le preguntaron los periodistas. “Llevo cinco horas hablando desde la tribuna de oradores”, zanjó Rajoy sin hacer más comentarios.

A cuarenta días de las elecciones municipales y autonómicas los partidos de izquierdas creen haber encontrado un filón en la investigación por blanqueo a Rato. El líder socialista, Pedro Sánchez, sacó a relucir el asunto durante el debate del Congreso para intentar hacer daño al Gobierno. “Le pido, señor Montoro, que por decencia política abandone su escaño y dimita”, exigió el secretario general del PSOE al ministro de Hacienda, presente en el hemiciclo, ante los aplausos de la bancada de su partido. Dirigiéndose a Rajoy, Sánchez dijo que “lecciones del Gobierno sobre fraude fiscal, ninguna”. Además, el PSOE exige conocer toda la lista de los que se acogieron a la amnistía fiscal caiga quien caiga y acusa a Montoro de haber sido “un auténtico Atila” para la Hacienda pública.