Sabemos consigue que Luis Garicano responda a las dudas de las asociaciones de autónomos

Madrid. Teatro Goya. Abril de 2015. Ciudadanos, estrella en ascenso del panorama político español, presenta la segunda parte de su programa económico. Albert Rivera, el líder, va acompañado de Luis Garicano, Manuel Conthe y Diego Comín, el selecto trío de economistas que ha puesto su firma a las propuestas que la formación quiere llevar en su programa a las elecciones generales. ¿Qué puede fallar? Vienen a presentar su fórmula para mejorar la vida de los españoles, en la que se va a prestar especial atención a un colectivo que ha adquirido aún más protagonismo con la crisis: los trabajadores por cuenta propia, los autónomos. Cuando se le pide horas después una valoración a Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), no puede ser más claro: que no les vendan motos. Toma ya. ¿Qué les ha propuesto Ciudadanos y qué no les gusta? Sabemos ha consultado a ATA cuáles son sus dudas y se las ha trasladado a Luis Garicano. Este es el resultado.

1. Los autónomos que no alcanzan el Salario Mínimo Interprofesional, ¿tendrán que pagar?

La propuesta de Ciudadanos contempla que se cambie completamente el cálculo de las cotizaciones que pagan los trabajadores por cuenta propia en este país. Aquellos cuyos ingresos netos no alcancen el salario mínimo interprofesional pasarán a pagar un 7,2% sobre dicha ganancia calculado solo una vez al año. Como explica a este periódico la vicepresidenta ejecutiva de ATA, Celia Ferrero, hay “más de 400.000 autónomos que no están obligados a cotizar en el RETA (el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos)” porque su rendimiento neto (ingresos menos gastos) no supera el 75% del salario mínimo interprofesional. Eso es así merced a una sentencia del Tribunal Supremo de 2007 que puso esa barrera junto al más etéreo concepto de la habitualidad (tener actividad de forma recurrente) como factor determinante para estar obligado a darse de alta como autónomo o no. En ATA se preguntan si la propuesta del partido de Rivera va a hacer que paguen cotizaciones quienes ahora no están obligados a hacerlo. 

La respuesta de Garicano es que su “propuesta es más amplia que la sentencia del Tribunal Supremo y más ventajosa para los autónomos con pocos rendimientos”. El motivo es que su intención es “extender la ausencia de coste para el autónomo hasta el 100% del Salario Mínimo Interprofesional”. Es decir, que en realidad no se pagaría el citado 7,2%. Y quedaría por aclarar, en opinión de Ferrero, “qué prestaciones son las que van a disfrutar estos autónomos que no aportan al sistema y cómo se van a financiar”. 

2. Cómo hacer que la cuota sea progresiva en un país donde todos se apuntan a la cuota mínima

La intención del partido de Albert Rivera es que, a quien supere la barrera del salario mínimo se le aplique para determinar la cuota de cotización un porcentaje progresivo sobre su rendimiento neto (ingresos menos gastos), un esquema similar al que se aplica el Reino Unido. La vicepresidenta de ATA les recuerda que “el 86% de los trabajadores autónomos que cotizan a la Seguridad Social paga por la base mínima”, es decir, como si sus ingresos mensuales netos fuesen 884,4 euros. Ya pueden vender más o menos cafés, pintarse tres o 30 pisos, escribir artículos día y noche para colaborar en todos los periódicos posibles o vivir de las siempre mejor remuneradas tertulias televisivas que, a la hora de abonar la cuota que cubre sus prestaciones sociales, la mayoría elige pagar lo mismo: 264 euros al mes, es decir, el 29,8% de sus rendimientos netos, que incluye la cobertura a las prestaciones por incapacidad temporal. (Actualmente existen autónomos que pagan 50 o 120 euros porque sus cotizaciones están bonificadas temporalmente debido a medidas tomadas durante la crisis).

“El 86% de los autónomos ha elegido cotizar por la base mínima”.

 

Pagar por el mínimo no es fraude. “La ley permite a los trabajadores por cuenta propia elegir libremente la base por la que cotizan”, recuerda Ferrero. Y dada la incertidumbre que rodea su actividad, hasta que no se acercan al momento de la jubilación, no suben su aportación a la caja de la Seguridad Social. Y lo hacen para mejorar lo que van a cobrar cuando cuelguen los hábitos pero aún así, “hay cerca de 300.000 autónomos jubilados que están cobrando su jubilación con el complemento a mínimos por lo poco que han cotizado”. De media, “la cotización del autónomo es un 40% inferior a la de un trabajador por cuenta ajena (si se suma lo que pagan a la Seguridad Social tanto el trabajador como la empresa)”.

No está nada claro que, con este esquema, se vayan a ver beneficiados los 700.000 autónomos que, según Ferrero, tienen actualmente un rendimiento neto anual superior a 30.000 euros. Todo dependerá de los porcentajes que se establezcan pero, teniendo en cuenta el alto número de trabajadores por cuenta propia que han optado por cotizar por el mínimo, en la Asociación ven difícil que gran parte de ellos no se vea perjudicada.

Garicano sabe que su propuesta no va a gustar tanto esta vez a los autónomos. Su idea es que “mientras la economía no se recupere, se mantenga la opción de cotizar por la base mínima y siempre que el autónomo tenga un rendimiento neto superior al SMI”. ¿Y cuando la economía se recupere? Entonces las cosas cambian. “Nuestra propuesta es cambiar costes fijos por variables con el objetivo de fomentar la iniciativa empresarial y la asunción de riesgos”.  

La vicepresidenta de ATA está “segura de que las propuestas son bienintencionadas y no hay duda de que el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos necesita una revisión completa para que sea equitativo, pero hay que estudiar bien las cosas y la propuesta, en lo que se conoce hasta ahora, va a suponer una subida en las cotizaciones para muchos autónomos”, aunque sea a medio plazo. Lo ideal, en su opinión, sería establecer tramos para reequilibrar el sistema pero con cuidado. Intentar copiar el modelo británico basándose en la extendida idea entre la sociedad de que allí los autónomos pagan el equivalente a 12 euros al mes no puede ser el objetivo. Esa cifra corresponde solo a los que no llegan al salario mínimo británico, explica Ferrero. “Los autónomos británicos con rendimientos netos situados entre 2.000 y 2.500 euros al mes, pagan 700 euros a la Seguridad Social con menos coberturas de las que se ofrecen en España”.

Para su tranquilidad, Garicano asegura que sus propuestas son “un punto de partida” y que su intención es “negociar con las asociación de autónomos”, con quienes aún no se han sentado a hablar. 

3. El régimen de módulos. La tarifa plana ante el Fisco del autónomo español

Las asociaciones de autónomos tienen un temor añadido. Actualmente hay un alto porcentaje de este tipo de trabajadores que está acogido al régimen de módulos a la hora de rendir cuentas ante el fisco. Una serie de parámetros, como el número de mesas de una cafetería, los metros cuadrados del establecimiento o las compras a proveedores son los que determinan cuánto tienen que tributar independientemente de lo que facturen o ganen. La tarifa plana, mil veces cuestionada por ser un foco de fraude en las facturas pero a la que no ha metido mano ningún Gobierno por la repercusión que podría tener en sus resultados electorales, podría verse en entredicho desde el momento en que haya que declarar la facturación real de cara a determinar cuál es la cuota a la Seguridad Social que hay que abonar. 

¿Qué responde Garicano a este temor? “Nuestra intención es reformar en profundidad el régimen de módulos, pero no suprimirlo”. ¿Detalles? El próximo día 21 en la presentación de su propuesta de reforma fiscal. 

La nueva política trae nuevas respuestas y una tendencia: todo está abierto a negociación. Lo confirma la última respuesta de Garicano: “Nuestra propuesta no es una idea cerrada sino un punto de partida que traslade a los interesados nuestras ideas, y que siempre es susceptible de mejoras. Estaremos encantados de conocer el punto de vista de las Asociaciones de Autónomos, como del resto de la Sociedad Civil, con la intención de mejorar nuestras propuestas”.

Los electores, de momento, se quedan a la espera de conocer los detalles para decidir su voto. Seguiremos informando.