El líder de Podemos ha asegurado que si el Jefe del Estado ve la serie comprenderá “las claves sobre la crisis política de España”. El Monarca ha aceptado el obsequio: “Me parece muy bien. No la he visto”.

Pablo Iglesias siente predilección por Juego de Tronos, ha asegurado en múltiples ocasiones que es su serie favorita y ahora quiere que el Rey Felipe VI comparta afición con él. Durante la visita que el Monarca ha realizado a las instituciones europeas en Bruselas, Iglesias se ha saltado el protocolo y se ha lanzado sobre él para hacerle entrega de un pack con la serie completa.

“Espero que le guste”, ha dicho el líder de Podemos, quien considera que en Juego de Tronos -cuya trama narra, medieval y fantásticamente, intrigas y luchas de poder entre familias aristocráticas- están las claves de la “crisis política de España”, tal y como ha declarado poco después. Felipe VI ha aceptado el obsequio sonriente: “Me parece muy bien, no la he visto”. La cuenta oficial de la formación en Twitter se ha hecho eco de la noticia inmediatamente después de producirse, dándole publicidad a lo ocurrido.

La devoción del líder de Podemos por esta producción audiovisual estadounidense viene de antiguo y le llevó incluso a escribir un libro al respecto el año pasado. En Ganar o morir. Lecciones políticas de Juego de Tronos, Iglesias y sus colaboradores aplican las enseñanzas de la serie a la política actual. En la propia sinopsis se afirma que “conecta directamente con cierto pesimismo generalizado y cierta conciencia oscura del fin de nuestra civilización occidental tal y como la conocemos”. Para su realización, reunió a un grupo de “analistas, politólogos, activistas y políticos de nuevo cuño” que diseccionaron la producción “con un claro objetivo: elaborar un original curso de ciencia política cuya lectura contribuya al análisis de ese complejo tablero que constituye la política en la que vivimos inmersos”.

La devoción de Iglesias por la serie le llevó a escribir un libro sobre ella el año pasado

El distendido encuentro entre el líder de Podemos y el Jefe del Estado llega precisamente un día después de la polémica suscitada por la no participación del partido en las protestas republicanas del 14 de abril, una decisión que ha enfadado a gran parte de su electorado más convencido. Es la primera vez que ambos coinciden, pues la audiencia que Iglesias pidió a Zarzuela en febrero sigue sin ser concretada. La entrega del regalo se ha hecho después de la reunión de 20 minutos mantenida entre Felipe VI y los eurodiputados españoles -a la que se han negado a acudir IU, ICV, Convergencia, ERC y Bildu-, dentro de esa visita al Parlamento, el Consejo y la Comisión europeos.

El Monarca ha relizado este viaje sin la compañía de la Reina Letizia y lo concluirá con una comida con los comisarios de la Unión, antes de poner punto final y emprender una nueva vista oficial a Dinamarca.