La única verdadera sabiduría es saber que no sabes nada

Sócrates

“Es en el momento de empezar cuando hay que cuidar atentamente que los equilibrios queden establecidos de la manera mas exacta”

Frank Herbert, Dune

Sabemos que esto es una locura, pero teníamos que intentarlo. El periodismo no es optativo.
 
En una carta a The Sun, Hunter S. Thompson escribió: “En lo que a mí respecta, es una maldita vergüenza que un campo vital y potencial como el periodismo sea invadido por tontos, vagos, por la apatía, por la complacencia, y que, en general, esté estancado en una ciénaga de mediocridad. Si esto es de lo que busca alejarse, entonces creo que me gustaría trabajar para usted”.
 
Sabemos que no somos Hunter S. Thomson, pero sí que le habríamos contratado. Queremos alejarnos un poco del periodismo para aprender a hacerlo de otra manera.
 
Sabemos que somos pequeños. No hemos venido para salvar España, sólo vamos a contarla a trocitos. No nos interesa derribar gobiernos, pero si alguno tiene que caer por nuestra culpa no nos temblará el pulso. No hemos venido a rescatar la economía, sólo intentaremos explicarla. No hemos venido para salvar el periodismo, pero lo practicaremos con denuedo. Que nadie espere de nosotros complacencia con el poder ni con quienes lo persiguen como un fin en sí mismo.
 
Sabemos contar historias. Buenas historias. Relatos fidedignos y relevantes. Y muchas veces nos equivocaremos. No pasa nada, somos humanos. Cuando suceda, nos disculparemos.
 
Sabemos que no podemos competir con cabeceras más grandes y dotadas de enormes plantillas y recursos. Es necesario que existan y, pese a las críticas que puedan recibir, en ellas trabajan excelentes profesionales que hacen todo lo que pueden. Nuestro objetivo es que después de acercarse por los grandes medios para informarse, acuda a nosotros para descubrir otras historias diferentes. No tenemos rivales en otros medios, sólo compañeros, y les citaremos, les felicitaremos y les complementaremos cuando corresponda.
 
Sabemos que somos un medio pequeño. Pero es una ventaja tanto como un inconveniente, porque podremos intentar, sin miedo y con sentido del humor, cosas diferentes. Unas funcionarán y otras no. Con suerte, nos copiarán alguna. Somos una pyme. Una start-up. No tenemos más límites que nuestro presupuesto, nuestra imaginación y la verdad.
 
Sabemos está financiado por inversores privados que se han limitado a darnos un mandato: haced periodismo. Pretendemos cumplirlo. 
 
Sabemos que, aunque los periodistas tienen ideas, el periodismo no debe tener ideología. Si después de un año acudiendo a leer nuestras historias nuestro público sigue preguntándose a qué partido votaría este medio, es que hemos hecho bien nuestro trabajo. Sabemos que la palabra “Sabemos” puede recordarle a un partido político. Casualidad. La primera persona de plural del presente de indicativo es de todos.
 
Sabemos que no podemos hacerlo solos. No estamos creando un medio. Estamos creando una plataforma de cocreación con nuestros lectores y con otros medios. Vamos a hacer todo lo posible para escuchar a nuestra comunidad, para animarla a contribuir al proyecto y hacerla cada vez más grande sin dejar de ser pequeños. Especialmente al principio.
 
Pediremos a nuestros lectores que nos corrijan cuando nos equivoquemos, que nos cuenten sus propias historias, que colaboren en las distintas secciones si tienen algo que aportar. 
 
 
En lo que a la información de empresas se refiere, no tenemos intención alguna de ser fieles. Pero sí vamos a ser leales. Somos amigos de las empresas. La palabra “empresa” significa también “aventura”. Pero los buenos amigos no son sólo quienes dicen cosas buenas de ti, son quienes te ayudan a corregir el rumbo cuando te has equivocado. Quienes te dan una colleja cuando te la mereces. Los verdaderos amigos pueden resultar muy incómodos. Vamos a financiarnos con publicidad y con contenidos patrocinados. Esperamos innovar en ambos campos y no publicaremos, sea o no de pago, nada que no estuviéramos dispuestos a leer si no trabajásemos aquí.  
 
Sabemos que las noticias, como las ideas, son cada vez más contagiosas. Intentaremos propagarnos como las semillas. A través de cada medio a nuestro alcance. No sólo queremos que nos lean, queremos que nos compartan. 
 
Sabemos que no somos extraordinarios. Todo lo contrario. Somos muy normales y pretendemos escribir para gente normal.
 
Acompáñanos. Será una gran aventura. Es de lo único de lo que estamos completamente seguros.