Desde Murcia para toda España, Redmovil quiere situarse a la altura de los paparajotes , pasteles de carne y marineras en el sector de las telecomunicaciones. No será sencillo, pero con una apuesta por tratar de forma cercana al cliente, intentarán ganarse el afecto de todos.

La canción es conocida en el sector de las telecomunicaciones cada vez que llega un nuevo player al mercado: “no hay sitio para nadie más”. Los grandes son muy grandes y los operadores móviles virtuales que ya existen siguen creciendo. Ante esta expectativa parece muy osado intentar cualquier aventura, aunque de atrevidos está el mundo lleno.

De este modo, a finales del año pasado tuvimos la noticia de que llegaba al sector telecos un nuevo operador: Redmovil. Con denominación Made in Murcia y unos objetivos muy claros: “liberar” a los murcianos de todas las ataduras que puedan tener hasta ahora con otras compañías. Con una estructura de tarifas bastante sencilla y llamadas que se basa en expresiones típicamente murcianas, buscan desde una atención al cliente llevada a cabo desde la propia región, que todos esos usuarios y clientes itinerantes de móvil prueben algo de la tierra.

En el mundo empresarial, como reflejo de la propia vida, hay optimistas y pesimistas campando a sus anchas con docenas de consejos. “Esto saldrá bien y lo otro mal”. “No lo intentes, no merece la pena”. Cada uno controlando las verdades absolutas de su ombligo.

En el contexto de las telecomunicaciones nada es diferente. Por eso, la llegada de otro OMV causa cierto recelo. Además, existe el condicionante de ser “especializado”, en este caso operando en una región concreta. Todo dispuesto para ser observados con lupa y el mazo para dar palos cuando proceda.

Pero cero complejos. Sus lemas contundentes y de la tierra: defender el pastelico de carne, el uso del limón para todo lo comestible, las marinericas con Estrella Levante y los paparajotes. La gran noticia es que hora los murcianos lo podrán contar a través del móvil con un operador 100% de la región.

Sin miedo y con las ideas muy claras

Para entender mejor todo el funcionamiento de Redmovil  hablamos con su director comercial, Raúl Pascual. Sobre el margen que todavía queda en el sector para competir, cree que “es bueno que exista competencia en el mundo de las telecomunicaciones y, como todos se basan principalmente en las mismas armas, es decir, en bajar y bajar los precios, nosotros nos hemos centrarnos en lo que, a fin de cuentas es lo más importante, el cliente. Intentamos abrirnos hueco entre las grandes aportando algo que ellas parece han olvidado, atención directa al cliente”.

No obstante, hay que ser realistas. A la hora de contratar cualquier servicio móvil el bolsillo es quien manda. Por lo tanto, ¿valdrá el asunto del trato diferencial para atraer clientes? Raúl Pascual cree que “con el apoyo de primeras de los murcianos y después del resto de público potencial en España, podamos poco a poco abrirnos un hueco en el mundo de las telecomunicaciones como una alternativa comparable a las grandes”.

Esperanzas e ilusión con el calor de la región

Lo bueno de ser relativamente pequeño es que lo agobios también lo son. Por ejemplo, el asunto del 4G, junto con los retrasos que ha habido con respecto al uso de esta tecnología en la banda de 800 MHz (la mejor para navegar) ha provocado que desde Redmovil no hayan publicitado este asunto de manera especial.

Además, los objetivos son humildes pero necesarios. “Si llegásemos a los 5.000 nuevos clientes de aquí a diciembre de este año, sería un éxito para nosotros y nos daría más fuerza y ganas, si cabe, para seguir avanzando, evolucionando y reafirmando que éste es el camino a seguir”, asegura Raúl Pascual.

Con todo esto y un trimestre de andanzas, Redmovil, como tantas otras OMV, busca un lugar en un sector altamente competitivo. Los miedos son lógicos, pero la ilusión por volcarse con la tierra es un aliciente añadido.