Cuatro altos cargos del Estado han recibido la autorización del Gobierno para ejercer una actividad privada en lo que va de año, con casos particularmente llamativos por su dudosa compatibilidad con las leyes reguladoras de los conflictos de intereses.

Las autorizaciones de compatibilidad para actividad privada están regidas por la Ley 5/2006, de 10 de abril, que establece que, “durante los dos años siguientes” a la fecha de su cese, los altos cargos de la Administración General del Estado “no podrán desempeñar sus servicios en empresas o sociedades privadas relacionadas directamente con las competencias del cargo desempeñado”.

Eso no impide, según revela el Portal de la Transparencia puesto en marcha recientemente por el Gobierno, que el exministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, fuera autorizado el pasado 21 de enero a ejercer la abogacía.

Asimismo, un caso particularmente llamativo es el del teniente general Fernando Sacristán Ruano, nacido en 1951 y quien entre 2008 y 2011 ejerció de jefe del Estado Mayor del Mando Aéreo de Combate y entre 2011 y agosto de 2014 desempeñó la jefatura del Mando del Apoyo Logístico del Ejército del Aire. En 1994 resultó ileso tras un atentado de ETA con bomba lapa, cuando ocupaba el cargo de agregado del Ejército del Aire en la Embajada española en Roma.

El pasado 9 de enero, Fernando Sacristán fue autorizado por el Gobierno para ejercer puestos de responsabilidad en las empresas Tecnobit, Bess-Beyond Soluciones y Servicios, SL y Hornet Consulting SL.

Tecnobit es una empresa líder en ingeniería electrónica que ofrece tecnología avanzada en los sectores de defensa y seguridad, entre otros, y que ha colaborado con Santa Bárbara Sistemas en la consecución del contrato del misil anticarro Spike y con la firma estadounidense Lockheed Martin en el suministro de a la marina estadounidense. Entre sus clientes figuran, además, el propio Ministerio de Defensa de España.

Bess-Beyond Soluciones y Servicios, SL, del Grupo Bess, también tiene entre sus clientes al Ministerio de Defensa, al Estado mayor de defensa, al Ejercito de tierra, a la Armada Española, al Ejercito del aire, a la Unidad Militar de Emergencias, a la Guardia Real, al Instituto Social Fuerzas Armadas y al Colegio Huérfanos Armada, según indica su página web.

Por su parte, Hornet Consulting SL es una empresa especializada en consultoría y formación en cuestiones como logística, comercio, telecomunicaciones y transporte, entre otras, cuya sede se encuentra en Torrelodones (Madrid), que opera desde octubre de 2014 y en la que Sacristán ejerce de apoderado.