La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha señalado que la recuperación global continúa, pero ha advertido de que en muchas partes del mundo “no es lo suficientemente fuerte” y los riesgos financieros y geopolíticos han aumentado.

En una conferencia organizada por el ‘think tank’ Atlantic Council, Lagarde destacó que desde la última reunión anual del FMI celebrada el pasado otoño se han producido cambios “significativos”, ya que la economía global se ha beneficiado de “la inyección” que ha supuesto la caída del crudo y el fuerte comportamiento de Estados Unidos y se han reducido los riesgos macroeconómicos.

La recuperación global continúa, pero es moderada y desigual. En demasiadas partes del mundo no es lo suficientemente fuerte. En demasiadas partes del mundo, la gente no la siente lo suficiente. Además, los riesgos financieros y geopolíticos han aumentado”, advierte la directora gerente del FMI.

En este sentido, recalcó que el problema no es que el crecimiento “sea malo”, ya que el aumento del PIB global del 3,4% en 2014 está en línea con la media de las últimas tres décadas, sino que dado el “persistente impacto” de la Gran Recesión en los ciudadanos, el crecimiento “no es lo suficientemente bueno”.

Lagarde recordó que hace seis meses ya alertó del riesgo de que la “nueva mediocridad” que supone el bajo crecimiento se prolongue en el tiempo, por lo que incidió en que ahora es necesario evitar que esta “nueva mediocridad” se convierta en “la nueva realidad”. “Podemos hacerlo mejor. Debemos hacerlo mejor”, apostilló.

En este contexto, consideró necesario que las políticas macroeconómicas y financieras vayan acompañadas de reformas estructurales para aumentar la confianza y fomentar la inversión. “Francamente, en demasiados países estas reformas han sido rezagadas”, criticó.

mejores cosas

Una semana antes de que la organización presente sus nuevas previsiones de crecimiento, la directora gerente del Fondo detalló que las economías avanzadas se están comportando “ligeramente mejor” que el pasado año.

En concreto, remarcó que la recuperación es “firme” en Estados Unidos y Reino Unido, mientras que las perspectivas en la eurozona están mejorando con el “bienvenido apoyo” de las medidas de alivio monetario del Banco Central Europeo (BCE).

Por el contrario, las previsiones para la mayoría de las economías emergente son “ligeramente peores” que en 2014, debido principalmente a la caída de los precios de las materias primas. Sin embargo, esto esconde patrones divergentes, ya que la fortaleza de India o el crecimiento de China, más lento pero más sostenible, contrasta con los problemas de Rusia, Brasil y Oriente Medio.