El Tesoro Público ha colocado 4.722 millones en la última subasta de bonos y obligaciones y ha ofrecido a los inversores los intereses más bajos de la historia en dos de estas referencias.

Con los 4.722 millones el Tesoro se ha quedado en la parte alta del rango, ya que esperaba captar entre 4.000 y 5.000 millones. La demanda, por su parte, ha sido alta y ha superado los 10.000 millones. En concreto, el organismo ha vendido 1.602,23 millones en bonos con cupón del 0,50% y vencimiento a 31 de octubre de 2017, según ha informado Europa Press.

Los inversores han llegado a pedir 4.777,23 millones en esta referencia, por lo que la demanda ha superado en 3 veces lo vendido (3,8 veces en la anterior ocasión). El interés de este papel ha caído respecto a la última subasta (marzo) y ha tocado mínimos históricos. En concreto, el tipo medio ha pasado del 0,180% al 0,133% y el marginal del 0,203% al 0,156%.

Por otro lado, el Tesoro ha emitido 1.836,02 de los 3.441,02 millones demandados en obligaciones con cupón del 4,65% y vida hasta el 30 de julio de 2025. Así, las peticiones han superado en 1,9 veces lo colocado. En este caso, el interés medio se ha situado en el 1,229% y el marginal en el 1,239%. Estas obligaciones no se pueden comparar con exactitud, aunque el marginal se ha quedado ligeramente por encima del 1,050% que marcó una referencia similar en marzo. Finalmente, el Tesoro ha colocado 1.284,29 en obligaciones a 30 años con cupón del 5,15% y vencimiento a 31 de octubre de 2044. En este caso, el mercado solicitó 1.811,91 millones, de forma que la demanda ha superado en 1,4 veces lo vendido (1,2 veces en la anterior ocasión).