Los primeros efectos de la rebaja del IRPF que entró en vigor el 1 de enero de 2015 ya se están dejando notar en las arcas públicas, que dejaron de ingresar 223 millones de euros en los dos primeros meses del año por los cambios introducidos en el impuesto.

Según datos de la Agencia Tributaria recogidos por Europa Press, la rebaja media del 12,5% de las retenciones del trabajo en el IRPF para el conjunto de los contribuyentes del impuesto ha supuesto una merma de recaudación de 203 millones de euros entre enero y febrero, mientras que la caída del tipo de retención para las ganancias del capital del 21% al 20% (mobiliario, arrendamientos y fondos de inversión) ha recortado otros 15 millones.

Aparte, el cobro anticipado de la nueva deducción en el IRPF para familias numerosas o con discapacitados a su cargo ha reducido los ingresos por este impuesto en otros 5 millones de euros en el primer mes de vigencia.

A pesar de esta importante caída de la recaudación por IRPF, Hacienda ha recuperado una parte de lo perdido gracias a la recuperación de la paga extra de 2012 de los funcionarios, que ha permitido a las arcas públicas ingresar 80 millones de euros más por el aumento de las retenciones.

Igualmente, la rebaja introducida, también desde el 1 de enero de este año, en el Impuesto sobre Sociedades a través de la caída del tipo de retención en las ganancias de capital ha recortado los ingresos por este tributo en siete millones de euros más.